SOLAMENTE LA CABEZA MIDE 40 CENTÍMETROS

Encuentran una cabeza de lobo gigante de hace 40.000 años con el cerebro intacto

Será sometido a pruebas de ADN para compararlo con los lobos modernos y comprender cómo ha evolucionado la especie

Foto: La cabeza del lobo de 40.000 años, mientras es analizada por los científicos (Foto: YouTube)
La cabeza del lobo de 40.000 años, mientras es analizada por los científicos (Foto: YouTube)

El permafrost es esa capa de suelo que está siempre congelada en las zonas más frías del planeta. Ahora, el calentamiento global generado por el cambio climático está provocando que esa capa de la Tierra se descongele, liberando algunos tesoros que, hasta ahora, no estaban al alcance de los humanos. Así, en 2018 se descubrió la cabeza de un lobo que se ha datado hace unos 40.000 años pero que tiene algo muy especial: aparentemente conserva su cerebro intacto.

Tal y como explica The Siberian Times, el descubrimiento se ha presentado en Tokio aprovechando una exposición titulada El Mamut y que analiza diversas criaturas congeladas en la Edad de Hielo. Sin embargo, el hallazgo lo realizó Pavel Efimov, un hombre que paseaba por Abyisky, al norte de la República de Saja-Yakutia, muy cerca del Ártico, y que fue consciente de que estaba ante algo importante, por lo que llamó a las autoridades que, inmediatamente, alertaron a los científicos.

Desde que se descubrió la cabeza del lobo, un equipo mixto ruso-japonés lo ha analizado, aunque tras la exposición será sometido a pruebas de ADN en Suecia, para compararlo con los lobos modernos y comprender cómo ha evolucionado la especie. Pero lo más importante es que su cerebro, además de su pelaje y los colmillos, está intacto y los científicos podrán investigarlo a fondo.

El premafrost, un oasis

Esos primeros análisis de la cabeza del lobo han permitido saber que murió cuando tenía entre dos y cuatro años. Para Albert Protopopov, de la Academia de Ciencias de la República de Saja-Yakutia, "es un descubrimiento único de los primeros restos de un lobo del Pleistoceno completamente desarrollado y con su tejido preservado. Lo compararemos con los lobos de hoy en día para comprender cómo ha evolucionado la especie y para reconstruir su apariencia".

La cabeza de este lobo del Pleistoceno mide 40 centímetros, es decir, casi la mitad de lo que mide un lobo moderno hoy en día, entre 65 y 85 cms.

La cabeza de este lobo del Pleistoceno mide 40 centímetros de longitud, es decir, casi la mitad de lo que mide un lobo moderno hoy en día, entre 65 y 85 centímetros, aproximadamente. El deshielo del permafrost está permitiendo encontrar muchas sorpresas: así, en las últimas semanas se ha descubierto un potro datado hace 42.000 años que mantenía la sangre líquida en sus venas, pero también mamuts o gusanos prehistóricos.

Los científicos están analizando también un cachorro de león de las cavernas. Lo han llamado ‘Spartak’ y se sabe de él que habría muerto poco después de nacer, ya que apenas pesa 800 gramos y mide 40 centímetros. Es un excelente ejemplar para la investigación ya que su estado de conversación es extraordinario.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios