AUNQUE ES UNA MALA NOTICIA

Un glaciar vuelve a crecer en el Ártico por sorpresa después de años fundiéndose

Perdía más de tres kilómetros de longitud cada año y unos 40 metros de espesor, pero ahora lleva dos años recuperándose al mismo ritmo

Foto: El glaciar Jakobshavn, en una imagen por satélite de la NASA
El glaciar Jakobshavn, en una imagen por satélite de la NASA

Un estudio publicado en la revista científica 'Nature' ha provocado una gran sorpresa entre los investigadores que llevan años alertando del cambio climático. Se trata del glaciar Jakobshavn, uno de los más grandes de Groenlandia y que estaba fundiéndose a una velocidad vertiginosa. Sin embargo, esta nueva investigación revela que este glaciar lleva dos años creciendo.

Tal y como explica el científico Jason Box a la NBC, el estudio "ha sido una sorpresa. Nos acostumbramos a un sistema descontrolado. La buena noticia es que es un recordatorio de que el deshielo no necesariamente está sucediendo tan rápido. Pero sigue sucediendo". Y el Jakobshavn está aprovechando rápidamente para recuperarse.

Los anteriores estudios sobre este glaciar revelaban que perdía más de tres kilómetros de longitud cada año y unos 40 metros de espesor, pero esa situación se ha revertido. Ahora, esta nueva investigación ha revelado que los dos últimos años el glaciar ha recuperado terreno y lo ha hecho al mismo ritmo que lo perdía anteriormente, aunque puede que se trate de algo meramente puntual.

Es una mala noticia

Ala Khazendar, un glaciólogo de la NASA y autor principal del estudio, cree que las causas de esta situación hay que buscarlas en un enfriamiento cíclico natural de las aguas del Atlántico norte. Eso es lo que, a juicio de los científicos, provocó que el glaciar reaccionara y es algo parecido a lo que sucedió en el Océano Pacífico con el fenómeno de El Niño: partes del océano se calientan y enfrían periódicamente.

La temperatura del océano es un factor más importante lo que se pensaba en la crecida y disminución de los glaciares
La temperatura del océano es un factor más importante lo que se pensaba en la crecida y disminución de los glaciares

Los investigadores han comprobado que el agua de Disko Bay, donde el glaciar Jakobshavn llega al océano, es unos 3,6 grados más fría que hace unos años. Pero, a largo plazo, se trata de una mala noticia porque, a juicio de los científicos, la temperatura del océano es un factor más importante lo que se pensaba en la crecida y disminución de los glaciares.

Josh Willis, científico climático de la NASA, explica que el agua se ha calentado en las últimas décadas debido al cambio climático: "A largo plazo, probablemente tendremos que elevar de nuevo nuestras predicciones del aumento del nivel del mar".

Para el científico Ian Joughin sería “un grave error” pensar que el cambio climático se ha detenido

Pero no sólo los científicos que han formado parte del proyecto avalan los resultados. Otros, como el investigador Ian Joughin, de la Universidad de Washington, ya predijo este cambio hace siete años y avisa de que “sería un grave error” pensar que el cambio climático se ha detenido: "Es un problema temporal porque la trayectoria a largo plazo es al alza".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios