piénsalo dos veces antes de reirte de él

Cuidado con decir que tu gato está loco: puede que solo te esté imitando

Un nuevo estudio revela que los lazos tan profundos que comparten humanos y animales pueden provocar que el dueño transmita su personalidad a su mascota

Foto: (Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

Seguramente lo hayas oído o dicho más de una vez. Lo de que las mascotas se parecen a sus dueños es algo que hemos repetido una y otra vez, pero ahora un nuevo estudio va más allá. Y es que vas a tener que controlarte antes de hablar del estado psicológico de tu mascota, especialmente si tienes gatos, pues puede que no es que le pase nada, sino que está reflejando tu estado emocional.

Una nueva investigación realizada por especialistas de la Universidad de Nottingham Trent y de la Universidad de Lincoln, ambas en Reino Unido, y publicada en la revista PLOS One ha demostrado que los lazos tan profundos que se generan entre el ser humano y su mascota provocan que muchos de los rasgos de personalidad del primero se reflejen en los comportamientos del segundo. Es decir, que si tú estás estresado o te sientes especialmente alegre, es muy posible que tu gato también experimente estas sensaciones.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron los comportamientos de hasta 3.000 personas y sus respectivas mascotas. Realizaron una serie de test de personalidad a los humanos y vieron si su situación personal se reflejaba en los animales, encontrando grandes coincidencias. Por ejemplo, vieron cómo las mascotas con dueños con más problemas emocionales reflejaban estas emociones con problemas de comportamiento tales como mayor agresividad, ansiedad, miedo o estrés. Además de problemas físicos como el sobrepeso.

Gracias a otros estudios ya sabíamos que esta fuerte conexión existía, pero lo que se busca con el nuevo estudio es profundizar en las consecuencias que puede tener nuestra situación personal en nuestros animales. Es decir, que parte de su bienestar depende de no solo cómo nos comportemos con ellos sino de cómo seamos en nuestro día a día aunque no tenga que ver, a priori, con nuestras mascotas.

Two-year-old cat 'Onis' waits to be blessed by a priest outside San Anton Church in Madrid, Spain, January 17, 2018. Hundreds of pet owners bring their animals to be blessed every year on the day of Saint Anthony, Spain's saint patron of animals. REUTERS Susana Vera
Two-year-old cat 'Onis' waits to be blessed by a priest outside San Anton Church in Madrid, Spain, January 17, 2018. Hundreds of pet owners bring their animals to be blessed every year on the day of Saint Anthony, Spain's saint patron of animals. REUTERS Susana Vera

"Es posible que los gatos no tengan una vida fácil como mascotas", explica Lauren Finka, una de las investigadoras que han llevado a cabo este estudio. "Es importante que seamos conscientes de cómo nuestro comportamiento puede afectarlos, tanto de manera positiva como negativa", apunta.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios