EN UNA ZONA REMOTA DE INDONESIA

La abeja más grande del mundo, el ‘bulldog volador’, ha reaparecido 40 años después

Mide casi 40 centímetros, tiene enormes mandíbulas y su nombre científico es ‘Megachile pluto’, aunque se la conoce como ‘abeja de Wallace’ por su descubridor

Foto: El fotógrafo Clay Bolt con un ejemplar de la abeja más grande del mundo (Foto: Twitter)
El fotógrafo Clay Bolt con un ejemplar de la abeja más grande del mundo (Foto: Twitter)

Es del tamaño del pulgar de una persona y hace casi 40 años que nadie la veía. Cuando se creía extinguida, la abeja más grande del mundo, conocida como ‘el bulldog volador’, ha sido redescubierta en un lugar remoto de Indonesia. Y no ha sido por casualidad: un equipo de cuatro personas llevaba años buscándola.

Clay Bolt es un fotógrafo conocido por sus imágenes sobre naturaleza. Estuvo acompañado de Eli Wyman, entomólogo de la Universidad de Princeton, Simon Robson, ecologista del comportamiento, y Glenn Chilton, ornitólogo. Todos ellos han pasado años estudiando a la ‘abeja de Wallace’, llamada así por su descubridor, A.R. Wallace en 1859, y cuyo nombre científico es ‘Megachile pluto’.

En declaraciones que recoge India Today, el fotógrafo Clay Bolt asegura que “fue increíble ver realmente cómo es de hermosa y grande esta especie, escuchar el sonido de sus gigantescas alas. Mi sueño ahora es elevar esta abeja a un símbolo de conservación en esta parte de Indonesia, un punto de orgullo para sus habitantes".

Sigue en peligro de extinción

La ‘Megachile pluto’ vive en la isla indonesia de Molucas del Norte, hace su nido sobre montículos de termitas, pero usa sus enormes mandíbulas para recolectar resina y proteger su hogar de las termitas. Las hembras son mucho más grandes que los machos, alcanzando ellas una longitud de 38 milímetros por los 23 de los machos.

Además del gran tamaño de la ‘abeja de Wallace’, también se la distingue fácilmente de otras especies por sus grandes mandíbulas y por tener una franja blanca en el abdomen.

El entomólogo Eli Wyman espera que el redescubrimiento de esta abeja “genere investigaciones futuras que nos brinden una comprensión más profunda de su historia y se hagan esfuerzos en el futuro para protegerla de la extinción.

La abeja está en serio peligro ya que su hábitat no está protegido y la deforestación salvaje con fines agrícolas que se practica en la zona no hace más que poner en riesgo su existencia.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios