la siguiente pregunta es: ¿matan para comer?

Este vídeo demuestra por primera vez que las liebres americanas son carnívoras

Los linces canadienses que habitualmente cazan liebres, ahora son comidos por éstas cuando mueren y sus cadáveres quedan expuestos en el bosque

Foto: Las bajas temperaturas pueden ser las causantes de este comportamiento en las liebres (Rosamund Macfarlane)
Las bajas temperaturas pueden ser las causantes de este comportamiento en las liebres (Rosamund Macfarlane)

Hasta ahora, todas las subespecies que conocíamos de liebres eran herbívoras, ya que se alimentan principalmente de hierbas silvestres, raíces, heno o cortezas de árbol, entre otros. Sin embargo, un científico canadiense ha descubierto por casualidad que las liebres americanas también son carnívoras y hay un vídeo que lo demuestra.

Lo ha publicado National Geographic tras hablar con el científico que hizo el descubrimiento. Michael Peers había colocado cámaras en la zona del Yukón, en la frontera entre Canadá y Alaska (una zona muy fría en invierno), para analizar el comportamiento de los animales en el bosque ante la presencia de cadáveres, pero no contaba con ver liebres: “Resultó desconcertante observarlo la primera vez. No tenía ni idea de que comieran carroña”.

No es el primer investigador que habla de la posibilidad de que las liebres también se alimenten de carne, pero es la primera vez que hay imágenes que lo demuestran. Otros estudios anteriores ya habían profundizado en la delgada línea que separa a herbívoros de carnívoros, sobre todo en territorios donde el clima marca la forma de vida.

¿Matan para comer?

Rudy Boonstra es un ecofisiólogo de la Universidad de Toronto que ya descubrió la misma conducta en los años 80. En aquel entonces se trataba de susliks, un pequeño roedor parecido a la marmota, que se alimentaba de lemmings, otros roedores más pequeños. Y, tal y como sucede en el caso de las liebres, todo sucedía en entornos muy fríos.

Eso lleva a pensar a los investigadores que estos animales que son herbívoros durante la primavera, el verano o, incluso, el otoño cuando hace buen tiempo, se vuelven carnívoros en invierno ante la necesidad de ingerir proteínas que no están a su alcance en esta época del año.

En los 80, Boonstra fue testigo de cómo las ardillas sacaban a los lemmings de sus madrigueras para llevárselos a sus refugios para comérselos. Por eso, Peers, que ha dirigido un estudio sobre este caso, y otros científicos se hacen ahora otra pregunta: ¿Serán las liebres capaces también de matar para comer?

De momento, la selección natural ha dado un giro de 180 grados: los linces canadienses que habitualmente cazan liebres, ahora son comidos por éstas cuando mueren y sus cadáveres quedan expuestos en el bosque.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios