se beneficiaron del "periodo cálido medieval"

Los vikingos no eran para tanto: vivían en una Groenlandia más cálida de lo que creías

A través de los elementos químicos hallados en insectos atrapados en el sedimento de un lago centenario, un estudio desvela secretos del clima en el que vivieron esos fieros guerreros

Foto: Un señor danés disfrazado de vikingo participa en el Eisfasching de Berlin (Reuters)
Un señor danés disfrazado de vikingo participa en el Eisfasching de Berlin (Reuters)

Los legendarios vikingos han sido considerados durante siglos un pueblo robusto, fiero y sanguinario, que vivían continuamente bajo cero y llevaban un casco de hierro hasta para dormir. Pero ahora un nuevo estudio, publicado esta semana en la revista 'Geology', podría matizar bastante esa reputación, ya que sugiere que cuando los vikingos se establecieron en Groenlandia la temperatura allí durante buena parte del año rondaba los 10ºC.

Películas y series como 'Vikingos' dibujan a estos habitantes del norte de Europa como extremadamente resistentes a las bajas temperaturas, pero ahora un equipo de la Northwestern University ha reconstruido el registro climático del sur de Groenlandia durante los últimos 3.000 años para descubrir que, entre los años 985 y 1450, cuando se produjo el apogeo vikingo, la zona era relativamente cálida en comparación con los siglos anteriores y posteriores.

"La gente ha especulado con que los nórdicos se establecieron en Groenlandia durante un período inusualmente fortuito, pero no hubo reconstrucciones locales detalladas de la temperatura que lo confirmaran por completo", dice Yarrow Axford, científico climático en Northwestern. "Algunos trabajos recientes sugerían que ocurrió al contrario", así que creen haber resuelto "un pequeño misterio climático".

Para reconstruir el clima de los últimos treinta siglos, los investigadores estudiaron los núcleos de sedimentos del lago recolectados cerca de los asentamientos nórdicos en las afueras de Narsaq, al sur de Groenlandia. Debido a que estos sedimentos se forman por una acumulación de las capas anuales de barro, estos núcleos son capaces de almacenar registros del pasado. Y al mirar a través de las capas, los investigadores pueden identificar pistas climáticas de hace varias edades geológicas.

Quironómidos atrapados en el sedimento (Northwestern University)
Quironómidos atrapados en el sedimento (Northwestern University)

Para este estudio, el geólogo Everett Lasher analizó una mezcla de especies de moscas de lago, llamadas quironómidos, atrapadas dentro de las capas de sedimento. Al observar los isótopos de oxígeno dentro de los exoesqueletos preservados de las moscas, el equipo logró capturar una imagen del pasado.

Este método permitió al equipo reconstruir el cambio climático durante cientos de años y completar el primer estudio capaz de cuantificar los cambios de temperatura pasados ​​en el llamado Asentamiento Oriental, un grupo de granjas, iglesias y comunidades establecidas en la época medieval donde llegaron a vivir 4.000 vikingos y del que hoy solo quedan ruinas.

Reproducción moderna de la iglesia de Thjodhild, en la región que dominó Erik el Rojo, Brattahlíð (Everett Lasher)
Reproducción moderna de la iglesia de Thjodhild, en la región que dominó Erik el Rojo, Brattahlíð (Everett Lasher)

"Los isótopos de oxígeno que medimos en los quironómidos registran los isótopos del agua del lago en los que crecieron los insectos, y ese agua proviene de la precipitación", dijo Lasher, primer autor del artículo. "Los isótopos de oxígeno en la precipitación están controlados parcialmente por la temperatura, por lo que examinamos el cambio en los isótopos de oxígeno a través del tiempo para inferir cómo podría haber cambiado la temperatura".

Otros estudios apuntaban a que, durante los siglos en que los vikingos habitaron aquella zona de Groenlandia, algunos glaciares estaban avanzando hacia ese área, sugiriendo que el clima sería mucho más frío. Eso, al menos, es lo que esperaban estos investigadores, pero sus resultados sugieren que la tendencia de enfriamento se vio interrumpida por un breve periodo cálido: aproximadamente 1,5ºC más caluroso que en los siglos precedentes y posteriores. Cuando este periodo cálido terminó, las temperaturas se volvieron más erráticas, marcando récords tanto de calor como de frío, algo que —se cree— motivó el abandono de los vikingos de Groenlandia.

Causas del periodo cálido medieval

¿Qué provocó exactamente ese periodo cálido medieval? Al principio se sospechaba de la Oscilación del Atlántico Norte (NAO, por sus siglas en inglés), una fluctuación natural en la presión atmosférica que a veces provoca anomalías climáticas. Sin embargo, Axford y Lasher hallaron que ésta probablemente no se encontraba en una fase capaz de afectar a la subida de temperaturas.

Cuando este periodo cálido terminó, las temperaturas se volvieron más erráticas y motivaron el éxodo de los vikingos

"Descubrimos que la NAO no podía explicar los cambios climáticos medievales en nuestro sitio", dice Lasher. "Eso podría cuestionar su uso para explicar el cambio climático a largo plazo en los últimos 3.000 años en otros lugares".

Los investigadores especulan que el aumento de temperaturas podría haber sido causado por corrientes oceánicas más cálidas en la región. "A diferencia del calentamiento en el siglo pasado, que es global, el calor medieval fue localizado", dice Axford. "Queríamos investigar lo que estaba sucediendo en el sur de Groenlandia en ese momento porque es una parte climáticamente compleja del mundo donde pueden ocurrir cosas contraintuitivas".

Ciencia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios