mide 15 centímetros de ancho

Un hombre expulsa un coágulo de sangre con forma de árbol bronquial al toser

La imagen, en otro contexto, podría identificarse con un coral de las profundidades marinas, pero es parte del árbol bronquial derecho

Foto: Los médicos no se explican cómo pudo expulsar el impresionante coágulo (Foto: The New England Journal of Medicine)
Los médicos no se explican cómo pudo expulsar el impresionante coágulo (Foto: The New England Journal of Medicine)
Autor
Tiempo de lectura2 min

El diario médico The New England Journal of Medicine publica habitualmente fotos impactantes sobre anomalías médicas. Una de las últimas que ha añadido a su curiosa lista de imágenes tiene como protagonista a un hombre de 36 años que ingresó en la UCI de un hospital con un problema derivado de su insuficiencia cardíaca crónica.

El hombre fue atendido en urgencias debido a su delicado historial médico y le colocaron un dispositivo de ayuda ventricular para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca. Además, comenzaron a inyectarle heparina para la evitar la coagulación. Durante la siguiente semana, el paciente tuvo pequeños episodios de hemoptisis, que es la expectoración de sangre procedente de los pulmones o los bronquios, pero nada alarmante.

Sin embargo, durante un terrible ataque de tos el paciente expectoró espontáneamente lo que parecía una parte intacta del árbol bronquial derecho, uno de las redes tubulares más importantes del cuerpo humano ya que transportan aire hacia y desde los pulmones.

El árbol bronquial derecho consta de tres ramas segmentarias en el lóbulo superior, dos en el lóbulo medio y cinco en el lóbulo inferior. Tras expulsar el coágulo, que medía 15 entímetros de ancho, los médicos intubaron rápidamente la tráquea del paciente y le practicaron una broncoscopia, que reveló una pequeña cantidad de sangre en las ramas basilares del lóbulo inferior derecho.

No es el primer caso

El tubo permaneció en el paciente durante dos días después y no volvió a tener más episodios de expectoración tan espectaculares como el de la foto. Por desgracia, apenas una semana después de retirarle el tubo, murió por complicaciones derivadas de su insuficiencia cardíaca, pese al dispositivo de asistencia ventricular que se le había colocado.

A día de hoy, los médicos no saben cómo el hombre de 36 años pudo expulsar esa parte del interior de su cuerpo sin que se rompiera. George Wieselthaler, uno de los cirujanos que atendieron al paciente ahora fallecido, asegura a The Atlantic que se quedaron “anonadados. Es una curiosidad que no te puedes imaginar; es muy, muy, muy raro”.

Aunque es raro, no es el único caso. El Diario de la Asociación Médica Americana relata un caso de 1926 en Estados Unidos, en el que una mujer de 34 años ingresó con una infección de las vías respiratorias. La mujer expulsó un enorme coágulo de su interior al toser que era “un molde de la tráquea, ambos bronquios y varios bronquiolos”.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios