se han analizado más de 63.000 casos

La ambulancia llega más tarde a los barrios pobres: "En un infarto, cada minuto cuenta"

El primer estudio que analiza la relación entre el tiempo que tardan los servicios de emergencia y la renta de cada barrio muestra preocupantes disparidades

Foto: Una ambulancia atiende a una mujer que fue apuñalada en Palma de Mallorca (EFE)
Una ambulancia atiende a una mujer que fue apuñalada en Palma de Mallorca (EFE)

En una emergencia sanitaria, una diferencia de cuatro o cinco minutos puede ser trascendental, y es exactamente la que hay entre los traslados de la ambulancia a barrios ricos y a barrios pobres, según un nuevo estudio que ha visto la luz en 'JAMA Network Open' que analiza casi 64.000 casos de paros cardíacos ocurridos en Estados Unidos.

Es el primer estudio nacional que evalúa las disparidades en la respuesta de los servicios de emergencia estadounidenses (el 911, equivalente del 112 aquí), un grupo de investigadores de la UC San Francisco ha examinado si las diferencias socioeconómicas entre barriadas se correspondían con mayores tiempos de espera a la ambulancia.

"Cuando se trata de un paro cardíaco, cada minuto cuenta", dice Renee Y. Hsia, profesora de medicina de emergencia en la UCSF y autora principal del estudio. "Encontramos que los tiempos de respuesta de los servicios médicos de emergencia fueron diez por ciento más prolongados en los barrios más pobres, lo que hunde las probabilidades de supervivencia para los pacientes de bajos ingresos".

El Instituto de Medicina ya había documentado que el acceso desigual a la atención médica es un factor principal para explicar que las comunidades de bajos ingresos y vulnerables padezcan más enfermedades o tengan una menor esperanza de vida. Este último dato sobre atención ambulatoria en vecindarios más pobres se une a una preocupante tendencia que incluye cierres de hospitales y salas de emergencias o el fin de servicio de muchas empresas privadas de ambulancias.

"Las repercusiones de la pérdida de estos servicios pueden ser particularmente perjudiciales en las comunidades de bajos ingresos, que dependen más de la atención prehospitalaria y tienen una mayor incidencia de enfermedades graves y potencialmente mortales", añaden los autores del nuevo análisis. El estudio analizó los datos de los Sistemas de Información de Servicios Médicos de Emergencia Nacionales durante todo el año 2014.

En total, suponen 46 de 50 estados, el 92 por ciento de todo el país. Solamente Massachusetts, Texas, Louisiana y Delaware no aportaron datos.

Una ambulancia del departamento de bomberos de Chicago  (EFE)
Una ambulancia del departamento de bomberos de Chicago (EFE)

Los autores se centraron en los paros cardíacos debido a la alta tasa de mortalidad que tienen y porque este tipo de emergencias requieren de atención inmediata. Las ambulancias juegan un papel importantísimo en la estabilización y el transporte de estos pacientes, pero la asociación entre la respuesta de ambulancia y los niveles de ingresos no se había estudiado demasiado hasta ahora.

Hsia y sus compañeros analizaron cuatro tramos: desde que la ambulancia sale hasta que llega a la ubicación del paciente; desde que llega a escena hasta que vuelve a salir; desde que sale de la casa del paciente hasta que llega al hospital y, por último, el tiempo total empleado por los servicios médicos de emergencia. Muchos sistemas de salud han adoptado puntos de referencia para tratar de llegar a la escena en menos de cuatro, ocho y 15 minutos, con el objetivo de administrar la reanimación cardiopulmonar (RCP) a pacientes con paro cardíaco antes de cinco minutos tras la llegada y aplicar la desfibrilación antes de nueve minutos.

En total, se analizaron 63.600 eventos. En el 58% de los casos los pacientes eran hombres y su edad media fue de unos 60 años. Los científicos hallaron que, en los barrios más adinerados (con una renta mediana de entre 50.146 y 99.688 euros) la mayor parte de la gente tenía seguro privado, mientras que en los más modestos (con ingresos de entre 17.817 y 37.516 euros) solían estar cubiertos por Medicaid, el seguro público estadounidense.

Los hallazgos mostraron que era más habitual cumplir con los protocolos de tiempo en los barrios pudientes: 37 minutos frente a 43 en los pobres

Los hallazgos mostraron que era más habitual cumplir con los protocolos de tiempo en los barrios pudientes, en los que el tiempo promedio de respuesta era de 37,5 minutos frente a los 43 de los barrios más humildes.

"Cada minuto de retraso aumenta las probabilidades de que un paciente no sobreviva a un ataque cardíaco", dijo Hsia. "Nuestros hallazgos son particularmente preocupantes dada la sensibilidad al tiempo de patologías como los paros cardíacos, cuando el corazón ha dejado de funcionar y se requiere atención médica inmediata para restablecer la función y la circulación".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios