Científicos descubren al fin por qué unas partes del cuerpo tienen pelo y otras no
  1. Tecnología
  2. Ciencia
una nueva esperanza para los enfermos de alopecia

Científicos descubren al fin por qué unas partes del cuerpo tienen pelo y otras no

Un grupo de investigadores estadounidenses acaba de publicar un nuevo estudio en el que explican que detrás de la falta de pelo

placeholder Foto: (Foto: Pexels)
(Foto: Pexels)

Seguro que alguna vez te lo has preguntado. Y más mirando a ese amigo que no llega a ser el hombre lobo, pero se le acerca. ¿Por qué los humanos tenemos tanto pelo en ciertas partes de nuestro cuerpo y tan poco en otras? ¿Por qué algunos tienen más pelos que otros? Pues la ciencia puede haber encontrado por fin la respuesta. Y todo está en un inhibidor natural.

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania acaban de publicar un nuevo estudio en la revista científica 'Cell Reports' en el que aseguran que han dado con nuevas pistas para encontrar las razones finales que llevan a nuestro cuerpo a generar vello en lugares como los brazos o las piernas pero no en las palmas de las manos o de los pies. Y es que han conseguido dar con un inhibidor de origen natural secretado en el desarrollo de piel sin pelo que bloquea las vías de señalización, conocidas como vías WNT, que controlan el crecimiento del cabello.

Foto: Varas de incienso (David Sandoz / Flickr)

"En esta investigación hemos demostrado que la piel que encontramos en las zonas sin pelo produce de forma natural un inhibidor que impide que las vías WNT hagan su trabajo y generen cabello en estas regiones de nuestro cuerpo", aclara Sarah E. Miller, una de las autoras de dicho estudio. En cuanto al inhibidor, sabemos su nombre, Dickkopf 2 (DKK2), y que se trata de una proteína que se encuentra en tejidos embrionarios y adultos en los que desempeña una gran variedad de papeles.

placeholder Para comprobar la eficacia de este inhibidor, los expertos investigaron su efecto en la zona plantar de diferentes ratones de laboratorio. (Foto: EFE)
Para comprobar la eficacia de este inhibidor, los expertos investigaron su efecto en la zona plantar de diferentes ratones de laboratorio. (Foto: EFE)

Para comprobar que este era el culpable de la ausencia de cabello, los investigadores estudiaron la piel plantar de distintos ratones (cuyo tejido se parece al de la parte inferior de la muñeca humana) y encontraron que el DKK2 también era el culpable de que esa parte de su cuerpo no tuviese nada de vello. Por otra parte, cuando retiraron genéticamente este inhibidor, vieron que el cabello empezó a crecer en esta región. "Esto es muy importante porque nos dice WNT todavía está presente en regiones sin pelo pero está siendo bloqueado", apunta Miller.

Esperanza para la alopecia

Este descubrimiento puede parecer algo trivial, pero según los propios autores de la investigación sus hallazgos pueden resultar de gran utilidad para intentar frenar la alopecia. Al igual que otras pérdidas de pelo por otro tipo de enfermedades o accidentes.

Los folículos pilosos se desarrollan durante la vida fetal, pero su producción se detiene después del nacimiento. Como resultado, estos folículos no pueden volver a generarse si sufres cualquier tipo de quemaduras graves o extensas y profundas heridas en la piel.

Miller y su equipo están investigando si los inhibidores de WNT secretados suprimen el desarrollo del folículo del pelo en estos escenarios y si podría existir una forma de acabar con este inhibidor y permitir que el cuerpo vuelva a generar más cabello en esas zonas dañadas. En esta categoría también entra la alopecia, una enfermedad que afecta a al 42,60% de los hombres españoles y que es la culpable de la calvicie.

placeholder close up of man controls hair loss
close up of man controls hair loss

"Esperamos que estas líneas de investigación revelen nuevas formas de mejorar la cicatrización de heridas y el crecimiento del cabello, y tenemos la intención de seguir persiguiendo estos objetivos de aquí en adelante", termina Miller.

Medicina Alopecia Caída del pelo
El redactor recomienda