importante distinción europea al pais vasco

El hallazgo de 2 hermanos desconocidos que revolucionó la ciencia desde un pueblo vasco

La Sociedad Europea de Física nombra a Bergara "sitio histórico" de la Ciencia por el descubrimiento del wolframio en 1783 por Juan José y Fausto Elhuyar en su laboratorio del Real Seminario

Foto: Los hermanos Elhuyar Etxenike. (EC)
Los hermanos Elhuyar Etxenike. (EC)

A Pedro Miguel Etxenike, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica, le podría llevar toda una tarde (como poco) hablar de las utilidades del wolframio. Su pasión por la física y las innumerables y estratégicas propiedades de este material en diferentes campos, incluido el ámbito armamentístico, conforman un cóctel que invita a largas horas de charla. Es lo que tiene referirse a un elemento con una presencia notable en muchos temas candentes de la investigación de física y química, entre ellos el proyecto de fusión nuclear ITER, donde adquiere una importancia vital.

El wolframio, o tungsteno como también es conocido por razones “divertidas” que bien podrían dar lugar a otra amplia conversación, sigue siendo una revolución hoy en día transcurridos más de 200 años desde su descubrimiento, como lo demuestra el hecho de que anualmente se publican al menos 4.000 artículos científicos sobre este material o sus compuestos. Mucho se sigue y se seguirá escribiendo sobre este elemento, pero la primera página de este libro de hojas infinitas que comenzó a redactarse en 1783 y que acumula miles de firmas lleva la rúbrica de quienes hasta entonces eran dos desconocidos hermanos vascos.

Juan José y Fausto Elhuyar revolucionaron la ciencia desde un pequeño pueblo de Guipúzcoa al ser los primeros en aislar el wolframio, un elemento metálico que ha sido decisivo en el avance de la ciencia moderna y la tecnología, en la que está considerada la mayor y más importante aportación científica del País Vasco en toda la historia. “Daremos a este nuevo metal el nombre de volfram, tomándolo del de la materia de la cual lo hemos sacado”, expusieron ante la Asamblea General de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País a la hora de dar cuenta del hallazgo del nuevo elemento químico, descubierto el 28 de septiembre de 1783 en su laboratorio del Real Seminario de Bergara.

Su hallazgo llega hasta nuestros días: la Sociedad Europea de Física (European Physical Society, EPS) ha avalado el trascendental trabajo que desarrollaron los hermanos Elhuyar y la capacidad científica del Laboratorio y del Real Seminario de Bergara al nombrar esta semana a la localidad guipuzcoana como nuevo "sitio histórico" de la Ciencia.

Pedro Miguel Etxenike, Elena Lete y Ricardo Díez (director del DIPC).
Pedro Miguel Etxenike, Elena Lete y Ricardo Díez (director del DIPC).

En un principio, su descubrimiento fue achacado a la casualidad, no se sabe si por envidiosos del alcance de un hallazgo de repercusión mundial que era perseguido en otros laboratorios —esta teoría también ha llegado a nuestros días, ya que en ocasiones se habla de su descubrimiento como una circunstancia puntual fruto del azar—. Pero tras esta localización hubo un "arduo" trabajo de "un grupo de inquietos ilustrados" que vino a certificar la "labor docente e investigadora" que se estaba impulsando en el Seminario, que contaba con un innovador laboratorio con instrumental puntero, según pone en valor el actual Museo Laboratorium de Bergara para rechazar toda teoría de la suerte.

"No sucedió en Bergara por casualidad, sino gracias a la existencia entonces de una serie adecuada de circunstancias que lo propiciaron: la planificación y fines científicos que el Real Seminario de Bergara mantenía en aquella época; el buen equipamiento de sus laboratorios; científicos de prestigio (como Proust o Chabaneau), ambiente intelectual, contactos, y otros muchos factores, que desembocaron en aquel acontecimiento científico de primer orden", destaca el Museo Laboratorium sobre la que es "sin lugar a dudas la mayor aportación y la más universal que el País Vasco haya hecho jamás al ámbito científico".

Para despejar dudas están los registros de la época. Los pasos dados hasta dar con el wolframio fueron expuestos de forma minuciosa ante la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País por los propios hermanos Elhuyar, según se refleja en los Extractos de las Juntas Generales celebradas por esta entidad entre 1783 y 1785. En el apartado relativo a las 'comisiones segundas de ciencias y artes útiles' se da cuenta de la detallada exposición de Juan José y Fausto sobre los procesos, métodos, proporciones o principios que siguieron sobre el "análisis químico del wolfram y examen de un nuevo metal" a partir de este material.

"Este metal presenta varias propiedades que lo distinguen de todos los demás que se conocen", resaltan antes de dar cuenta de nueve cualidades concretas que lo hacían único, como su "pesadez específica", "los vidrios que forma con los fundentes" o "las aligaciones con los demás metales, distintas de las que forman estos entre sí". "Todas estas diferencias son bastante notables para que podamos mirar esta materia metálica como un metal 'sui generis' distinto de todos los demás", remarcan.

"Este metal presenta varias propiedades que lo distinguen de todos los demás que se conocen", resaltaron los hermanos al informar del hallazgo

"Este nombre [el de volfram] le corresponde mejor que el de tungusto o tungsteno, que pudiéramos darle en atención a haber sido la tungstene o piedra pesada la primera materia de que se ha sacado su cal, por ser el volfram un mineral que se conocía mucho antes que la piedra pesada, a lo menos más generalmente entre los mineralogistas, y que el término volfram está ya recibido en casi todos los idiomas de Europa, aun en el mismo sueco. Mudamos su terminación 'm' en 'n' para acomodar mejor al genio de nuestra lengua las denominaciones de las sales que se formen con esta substancia, llamándolas sales volfránicas", concluyeron su intervención los hermanos Elhuyar. Su exposición fue reflejada posteriormente en inglés por la London Institution y en francés por la Academia de las Ciencias de Toulouse.

El descubrimiento del wolframio a cargo de los hermanos Elhuyar. (Museo Laboratorium de Bergara)
El descubrimiento del wolframio a cargo de los hermanos Elhuyar. (Museo Laboratorium de Bergara)

Ahora, la Sociedad Europea de Física (European Physical Society, EPS) ha avalado el trascendental trabajo que desarrollaron los hermanos Elhuyar y la capacidad científica del Laboratorio y del Real Seminario de Bergara al nombrar a esta localidad guipuzcoana como nuevo "sitio histórico" de la Ciencia. Este municipio pasa así a engrosar una lista que apenas está integrada por una treintena de nombres, lo que, en cierto modo, viene a equiparar la labor científica que desarrolla el Real Seminario con la del Instituto Curie (Francia), la Einstein House Bern y el CERN Synchrocyclotron (Suiza), el Niels Bohr Institute (Dinamarca), la Ludwing Maximilian Universität de Munich (Alemania) o el Philips Nat Lab (Holanda), entre otros. En España, se suma al Observatorio Fabra de Barcelona y a la Residencia de Estudiantes de Madrid, que ya tienen este importante reconocimiento europeo.

La distinción se oficializará el día 20 en un acto presidido por Urkullu al que acudirán relevantes representantes europeos del ámbito de la ciencia

La distinción, que reconoce a aquellos lugares que, como explica Etxenike, "han sido fundamentales en el devenir de la física y han contribuido al progreso humano de manera decisiva", será oficializada el sábado 20 de octubre, cuando se colocarán sendas placas de la EPS en reconocimiento a su valor histórico tanto en el Laboratorium como en el Seminario de Bergara en un acto institucional que estará presidido por el lendakari Iñigo Urkullu y al que acudirán destacados representantes europeos del ámbito de la ciencia. Se distinguirá así una labor científica de primer nivel que se fraguó en estas instalaciones, por aquel entonces una de las cuatro universidades del Estado Español.

"Bergara fue la cuna de la ciencia en el País Vasco y supo unirse a las ideas innovadoras que llegaban desde Europa. Posteriormente ha trabajado para recuperar todo este patrimonio y su resultado es el Museo Laboratorium, donde está toda nuestra colección científica y cuyas puertas están abiertas", resalta la alcaldesa de la localidad, Elena Lete.

El wolframio, o tungsteno.
El wolframio, o tungsteno.

El wolframio, material estándar para fabricar los filamentos de las bombillas incandescentes —por su resistencia al calor ha sido indispensable para el funcionamiento de las bombillas que se han ido utilizando en los hogares— , fue hallado cuando únicamente eran conocidos 24 elementos químicos dentro de una lista que en la actualidad está compuesta por 118 materiales en la tabla periódica, que divide los elementos en 18 grupos —el wolframio está encuadrado en el grupo 6 de la tabla periódica de los elementos con la letra 'W' como símbolo—.

En el descubrimiento de los diferentes materiales solo han participado 13 países, entre ellos Alemania, Francia, EEUU, Suecia o Reino Unido. A este respecto, el Museo Laboratorium señala que la bibliografía española asigna al Estado el descubrimiento de otros dos elementos químicos más: el vanadio, que también está asignado a Suecia, y el platino, que fue hallado en 1735 en la actual Colombia.

El nombramiento de Bergara como "sitio histórico" de la Ciencia tiene como 'padre' a Etxenike, que en su condición de presidente del Donostia Internacional Physics Center (DIPC) y miembro honorífico de EPS, presentó hace dos años una propuesta a la Sociedad Europea de Física para reconocer su contribución a la ciencia. Su propuesta se sustentaba en dos documentos que ponían de manifiesto el valor histórico del Laboratorio y el Real Seminario de Bergara y el valor científico del descubrimiento del wolframio, que, entre otras virtudes, "ha estado presente en algunas de las contribuciones más importantes al desarrollo de la física de attosegundos".

Museo Laboratorium de Bergara. (EC)
Museo Laboratorium de Bergara. (EC)

En estos escritos, el científico navarro ponía en valor el trabajo desarrollado por el Real Seminario de Bergara, que pronto comprendió que para que los proyectos tuvieran un "impacto" real debían realizarse cambios más profundos en la educación, de casi humanista a una más científica, a fin de "promover una cultura crítica de investigación". Esta filosofía le hizo convertirse en el "buque insignia" de un movimiento a lo largo de España en el que la educación era concebida como "uno de los principales instrumentos de la reforma social".

De Juan José y su hermano menor Fausto, Etxenike informaba de su educación y trayectoria científica, orientada en un principio hacia la medicina antes de encaminarse al poco tiempo después hacia la física, la química y la mineralogía. El germen del descubrimiento del wolframio, según detallaba, se sitúa en la estancia de Juan José en Uppsala (Suecia), donde aprendió técnicas de laboratorio con Torbard Bergman, uno de los químicos más influyentes de su tiempo. Fue en este lugar donde aprendió sobre el 'tung sten' o el 'lapis ponderosus' y "tuvo la intuición" de que podría haber algún elemento hasta entonces desconocido en esa "piedra pesada" que era el volfram. Sus presagios se hicieron realidad a su vuelta a Bergara, cuando trabajó en el laboratorio del Real Seminario para lograr el aislamiento del supuesto elemento.

"Nacido en una ciudad pequeña y con más de 200 años de edad, el wolframio aún tiene suficientes sorpresas para despertar la curiosidad de los investigadores de todo el mundo", resaltaba el Premio Príncipe de Asturias en uno de los escritos dirigidos a la EPS para solicitar el reconocimiento de Bergara como "sitio histórico" de la Ciencia a partir del trabajo de dos hermanos que se implicaron en "la transformación de las ciencias y la tecnología" durante la Ilustración. Su petición encontró el unánime aval de los destacados miembros de esta prestigiosa entidad, una de las asociaciones científicas más importantes de Europa —entre sus miembros se incluyen 42 sociedades nacionales de física europeas—, y para quienes "Bergara no estaba para nada en el mapa científico" hasta entonces.

El 'padre' de esta distinción ha sido Etxenike, que presentó hace dos años la propuesta a la EPS: "Bergara no estaba para nada en el mapa científico"

Pero ahora la historia, más bien el reconocimiento, de una población (Bergara) ha cambiado, al igual que la ciencia cambió con el hallazgo de dos hermanos (Elhuyar) de un material considerado clave —tiene, por ejemplo, una importancia estratégica para el desarrollo de la fusión nuclear como una fuente de energía viable— que se encuentra en la lista de productos más codiciados desde la Segunda Guerra Mundial por sus aplicaciones sobre el armamento. Como ejemplo, Estados Unidos mantiene unas reservas nacionales de seis meses de wolframio. Y es que se trata de un material que escasea. A modo de ilustración, Etxenike explica que hay 100.000 millones de veces menos wolframio que hidrógeno en el universo.

El reconocimiento al Seminario de Bergara, que será entregado por el presidente de la EPS Rüdiger Voss, también se hace extensible a los "logros" de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, que se convirtió en la institución ilustrada más "vibrante" de España en su época con una labor académica y científica similar a la que desarrollaban muchas sociedades en Francia y en Europa central, según ha trasladado Etxenike a la EPS. Esta entidad, según enfatiza la alcaldesa de Bergara, ha contribuido a poner en valor el pasado científico de una localidad cuyo trabajo "sigue teniendo validez mundial". La entrega de esta distinción supondrá el broche de oro a la conmemoración del 750 aniversario de Bergara. "Será un día de reconocimiento del pasado mirando al futuro", señala la alcaldesa.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios