así puedes ser como ellos

Los 'influencers' que te enseñan a vivir sin plástico: "Usas mucho más del que necesitas"

La gente acude a ellos alertados por el peligro medioambiental. Dan consejos para sustituir artículos caseros o crean campañas en redes sociales para despertar conciencia

Foto: Marion de la Porte y Javier Terrón, cofundadores de Sinplastico.com (Cedida por Marion de la Porte)
Marion de la Porte y Javier Terrón, cofundadores de Sinplastico.com (Cedida por Marion de la Porte)

Según la ONU, 12 de millones de toneladas de plástico terminan cada año en los océanos, con el consiguiente daño a los ecosistemas, la economía y nuestra salud. De seguir así, en 2050 habrá unos 12.000 millones de toneladas entre el agua y los vertederos. Por ello, el organismo pidió hace unas semanas “repensar la manera en que se manufactura, se usa y se maneja el plástico”. Y a ello se dedican blogueros y tiendas ‘online’ en España, con la reflexión que aportan proyectos globales.

Durante el mes de julio se celebra el Plastic Free July, una iniciativa que nació en Australia en 2011 y que sirve para concienciar sobre el uso del plástico y reducirlo. “Estaba asombrada por cuántos desperdicios producimos y cuán complicado es procesarlos y tratarlos”, cuenta a Teknautas su fundadora, Rebecca Prince-Ruiz. Comenzó con 40 voluntarios, de manera muy informal, y hoy tiene participantes en más de 150 países. El reto “ofrece una oportunidad a la gente de ser parte de la solución”.

Otra pequeña compra sin residuos ☺️. ¡Estamos en julio! Hoy comienza @plasticfreejuly. Es una campaña con el objetivo de sensibilizar sobre el uso del plástico desechable. Su fundadora, tras una visita (deprimente) a una planta de reciclaje, decidió intentar evitar comprar ningún plástico de un sólo uso durante el mes siguiente, que dio la casualidad de que era julio. Con la ayuda de sus compañeros de trabajo y con las redes sociales unas 40 personas se unieron a esta iniciativa, que más tarde llamaron Plastic Free July. Esto fue en el 2011, el año pasado más de 2 millones de personas de 159 países se unieron. ¡Nos encanta ver la fuerza que ha cogido! ¿A que quieres apuntarte? Como ella misma nos dijo cuando la entrevistamos hace un par de años: "Es un reto, no una competición. Una vez que abras los ojos, te darás cuenta de que está en todos lados. Regístrate en Plastic Free July para tener ayuda y no te sientas tan solo. Mira las cosas que utilizas y escoge algunas de las que usas más habitualmente para empezar a evitarlas. Si acabas usando alguna de ellas no dejes de intentarlo. Céntrate en lo que puedes evitar, no en lo que no puedes. Pero, sobre todo, diviértete, es un aprendizaje y hay muchísimas cosas buenas en la vida que no vienen envasadas en plástico". ¿Te apetece? ¿Qué es un mes en una vida? Te dejamos en la bio el enlace a a entrevista donde encontrarás el enlace para registrarte. ¡A ver si este año llegamos a los 3 millones!

Una publicación compartida de Vivir sin plástico (@vivirsinplastico) el

Prince-Ruiz asegura que “la gente se sorprende del plástico que usa, mucho más del que necesita”, una afirmación que corroboran los blogueros y dueños de tiendas ‘online’ que observan que, aunque todavía llevan pocos años en ello, cada vez reúnen más gente a su alrededor en busca de un cambio de hábitos.

Luchar contra el 'lobby' del plástico

Peines de madera, bolsas de algodón para comprar a granel, pajitas de metal… Estos son algunos de los productos que se pueden comprar en Sinplastico.com, la tienda ‘online’ referencia en España, con un blog de alternativas al material. La idea nació hace más de seis años. Javier Terrón, uno de sus fundadores, conoció entonces una tienda de Canadá con un concepto parecido. Entonces, él tenía una inquietud: proteger a sus hijos de los aditivos del plástico. También entonces, Marion de la Porte, una francesa afincada en España, tenía ganas de montar un proyecto empresarial enfocado a la ecología; ella ya había trabajado en varias ONG del ramo con productos sostenibles, ambos se conocían en movimientos ecologistas en los que compartían espacios y vivían en una dinámica de generar los mínimos desechos posibles y evitar el plástico. “Nos costaba un montón encontrar productos” cuenta De la Porte a Teknautas. “Teníamos que comprar una cosa allí y otra allá. Entonces, creamos la tienda de nuestros sueños, la tienda que nos gustaría que existiera para reducir nuestra basura y nuestro plástico”.

Pez espada hecho con trozos de plástico recogidos en una playa por Patri y Fer, los promotores de Vivir sin plástico (Vivir sin plástico | Facebook)
Pez espada hecho con trozos de plástico recogidos en una playa por Patri y Fer, los promotores de Vivir sin plástico (Vivir sin plástico | Facebook)

Sinplástico.com lleva más de cuatro años en funcionamiento. En su blog denuncian mitos sobre el plástico, como que todo se puede reciclar; sugieren alternativas a objetos como los bastoncillos de plástico (que, además, son innecesarios para limpiar los oídos); proponen ideas de regalo o hablan de curiosidades como el Día Internacional sin Pajita. “Al principio el proyecto parecía un poco excéntrico a la gente”, porque no había tanta conciencia como hoy. Los dos primeros años fueron de “mucha paciencia, mucho perseverar”, pero poco a poco los internautas se fueron acercando a ellos. En opinión de De la Porte, las razones de su éxito son las referencias que han ido sembrando, trabajando su posicionamiento en internet y ejerciendo una labor “que nos apasiona”: “Transmitir nuestro camino de vida”, explica la cofundadora. “Lo que intentamos es explicar por qué hemos elegido esta manera de vivir”.

Según sus datos, cuentan ya con unos 7.000 clientes. En sus redes sociales, suman más de 30.000 acólitos, teniendo en cuenta que quizá se repitan entre los diferentes perfiles. En su catálogo hay más de 500 referencias; sus productos estrella son las pajitas de metal, la sección de higiene bucal (“en particular los cepillos de dientes”), las cantimploras y botellas, los productos de cosmética y los filtros de agua. Junto a ellos, algunos productos tan llamativos como escobillas de baño de madera, envoltorios lavables de cera de abeja para los bocadillos, discos de cedro antipolillas (una alternativa natural que, cuando se queda sin olor, solo hay que lijar) o toallitas reutilizables de algodón orgánico. Además, cuentan con una tienda física en Bilbao, cerca del Zubizuri, el puente que diseñó Santiago Calatrava, y el funicular de Artxanda, y distribuyen a minoristas.

Cuando quitas el plástico de tu vida pasas por un momento de culpabilidad, ya que de repente te das cuenta de todo lo que consumes

Sinplástico.com también tiene troles, pero a su manera. “El mayor trol es el ‘lobby’ del plástico, es la industria, porque es superdifícil ir en contra de esta ola del plástico”. También, “hay gente que nos manda mensajes raros. Yo creo que hay gente que se puede sentir atacada; y no pasa nada, es normal”. Se refiere a personas que les escriben para decirles que ellos siempre han usado, por ejemplo, táperes de plástico, pensando que no hacían mal. Casos como estos los entienden: “Viene de un miedo o de un sentimiento de culpabilidad, porque cuando quitas el plástico de tu vida pasas por un momento de culpabilidad o de agobio, ya que de repente te das cuenta de todo lo que consumes”. En cualquier caso, la mayoría de los mensajes que reciben son positivos: “Hay mucha gente que nos agradece existir”.

Pajitas de metal reutilizables, uno de los productos estrella en Sinplástico.com (Cedida por Marion de la Porte)
Pajitas de metal reutilizables, uno de los productos estrella en Sinplástico.com (Cedida por Marion de la Porte)

Campañas en redes

De los 7.000 clientes de Sinplástico.com a los casi 24.000 usuarios únicos y 64.000 páginas vistas del blog Vivir sin plástico. La web nació en agosto de 2015, después de que Patri Reina conociera por internet a las personas que viven sin generar basura, los llamados “residuos zero” o ‘zero waste’ en inglés. Lo comentó con su pareja, Fer Gómez, y decidieron intentar hacer lo mismo pero centrándose en el plástico, “que era la basura que más nos molestaba”, cuenta Reina a Teknautas.

Abrieron la web para hacer “un compromiso público” ante toda la Red. Guardaban todos los plásticos de una semana, el domingo los ponían sobre la mesa, les hacían una foto y la publicaban en el blog. “El compromiso era que esa montaña de plásticos, semana a semana, se fuese reduciendo”. Poco a poco empezaron a tener gente que los leía, los enlazaban en redes sociales y les escribían comentarios.

Patri y Fer, de Vivir sin plástico. (Imagen: Vivir sin plástico)
Patri y Fer, de Vivir sin plástico. (Imagen: Vivir sin plástico)

“Cuando nosotros empezamos, apenas se escuchaba [sobre el problema del plástico]”, explica Gómez a Teknautas. En su web han encontrado un espacio aquellos que criticaban el sobreenvasado de los productos o se indignaban con los platos, cubiertos u otros restos que se encontraban en las playas. “Había mucha gente que, al ver nuestra página, alzaba la voz. Estaban callados porque no sabían cómo expresarlo”, continúa. Con esos usuarios empezaron a hacer piña y cada vez se sumaron más personas. De hecho, la reciente normativa en vigor en España sobre las bolsas de plástico no ha supuesto un ‘boom’ de visitas: hace tiempo que sus lectores no las usan (“es casi lo primero que dejas cuando dejas de consumir plástico, porque no hacen falta”, añade Reina).

En su blog han promovido campañas parecidas al Plastic Free July. Se han sumado a #YoUsoMiBolsa, en la que animan a los internautas a subir fotos con su compra transportada en bolsas de tela. También lanzaron, junto al blog ecologista La Hipótesis de Gaia, la campaña #DesnudalaFruta, en la que invitaron a subir imágenes de frutas sobreenvasadas de manera extravagante, como naranjas y mandarinas peladas y guardadas en recipientes de plástico. Además, han promovido un directorio de tiendas a granel. La máquina no para y tienen otras ideas para el futuro, aún por desarrollar.

‘Influecers’ en la carnicería

Vivir sin plástico y Sinplástico.com son proyectos dedicados en exclusiva a un material muy presente en nuestras vidas diarias, pero la blogosfera española está llena de otras bitácoras ecologistas y de sostenibilidad que mezclan la preocupación por este junto a otros asuntos. Las autoras de estas webs, que promueven una vida consciente con el entorno, también han encontrado adeptos a su causa.

Alba Sueiro lanzó Una Vida Simple después de haber vivido en Holanda y participado en eventos sobre sostenibilidad. “Había visto que otra manera de hacer las cosas era posible”, explica a Teknautas. En su blog habla de consumo responsable; cuando se ha centrado en el plástico, ha tocado aspectos tan variopintos como productos de cosmética e higiene con los que no llenar de botes el cuarto de baño; limpieza del hogar, o una despensa libre del material, de los alimentos al menaje.

Cuando vamos a las tiendas locales con el táper… ahora es lo más natural del mundo, pero cuando empezamos a hacerlo alucinaban

“En general, la gente está interesada. Quiere saber cómo hacer cosas. No es que la gente no quiera colaborar, es que no tiene información, no tiene o no tenía cómo hacerlo”, explica la también empresaria (acaba de lanzar unos ecoapartamentos en una aldea de Cantabria). Por ello, cuando sus lectores se dirigen a ella, lo hacen en forma de preguntas sobre la cosmética o el jabón. Le pasa en internet y en San Vicente de la Barquera (Cantabria), el pueblo en el que vive. “Cuando vamos a las tiendas locales con el táper… ahora es lo más natural del mundo, pero cuando empezamos a hacerlo alucinaban”. Es más, cuando Sueiro va con el recipiente, la carnicera, “que es una señora saladísima”, abronca a los clientes que esperan junto a ella y no han hecho lo mismo.

Desde noviembre de 2015, fecha en la que lanzó Una Vida Simple, ha notado una mayor conciencia de la gente en la sostenibilidad, “en el plástico sobre todo”. “El debate ha salido más a la calle”, resume. “Eso es una gozada, la verdad, porque ver que las cosas empiezan a cambiar y que todo el mundo ya se empieza a concienciar de que no es normal con cada bebida utilizar una pajita o de que no es normal utilizar una bolsa desechable cada vez que vamos al supermercado, a mí por lo menos me hace feliz”.

Sueiro ha notado un aumento del interés en los últimos meses, y no por la normativa sobre bolsas de plástico, sino por, entre otras razones, la presencia de temas ecológicos en programas televisivos vespertinos, como ‘Más vale tarde’ o ‘Aquí la Tierra’. Su influencia es tal que las amigas de su abuela, “que no saben que tengo un blog”, la paran por la calle y le dan la enhorabuena por no usar bolsas de plástico después de haber visto el mismo comportamiento en la tele.

Porque los medios de comunicación también han ayudado a dar a conocer más la labor de los ‘influencers’. Reina dice que sale más en los medios “porque es lo lógico: esto cada vez va a peor”. De la Porte señala que el bombardeo de noticias ha hecho que la gente esté más informada y eso les lleve a buscar soluciones en sus webs.

Alba Sueiro, de Una Vida Simple. (Una Vida Simple | Facebook)
Alba Sueiro, de Una Vida Simple. (Una Vida Simple | Facebook)

Noemí Rodríguez también ha notado cómo la gente es más receptiva con estos temas: “Está bastante informada. Creo que quien más quien menos ya ha visto imágenes, ya sabe el problema que hay y que tenemos como humanidad con el plástico”, dice a Teknautas. En su blog, Viviendo Consciente, lleva desde 2016 mostrando una vida “en equilibrio”, según la descripción de la web, lo que la lleva a escribir sobre alimentación vegetal o naturaleza. También, se centra en el consumo de plástico: suele compartir recetas de cremas o desodorantes caseros, que ayudan a reducir el nivel de aquel. También, ha informado sobre botellas de plástico y vidrio saludable.

Rodríguez ha visto que el interés es “progresivo” y “creciente”, que la gente busca “ese tipo de recetas rápidas para la vida cotidiana”. Los internautas se involucran en los comentarios de Facebook e Instagram, y “siempre hay nuevos suscriptores, cada vez hay más lectores”. Su esperanza es que con estas acciones se cambie el mundo, que no solo lo hagan las personas que se acercan por ella, sino que por contagio lo hagan quienes están alrededor de estas.

¿Y cómo sumarse a los seguidores de Marion, Patri, Fer, Alba y Noemí? La gente suele preguntar a la cofundadora de Sinplástico.com si ese camino de vida es difícil. “Hay dudas, un poco de aprensión, porque parece que es un cambio supercomplicado, supergrande”, pero ellos siempre contestan lo mismo: “Este cambio se tiene que hacer tranquilamente. Es un cambio de muchos años”. Ella propone buscar una motivación para cambiar de vida; esta se puede encontrar “en mogollón de espacios”, y empieza a enumerar: si eres padre, por la salud de tus hijos; si te gusta ir al monte o al mar, por la limpieza de estos espacios… “Reducir el plástico es algo muy sencillo si nos lo tomamos con calma y vamos poco a poco”.

Que la gente no tire todo lo que tenga para empezar con cepillos de madera; eso no tiene sentido

No es cuestión de deshacerse de todo el plástico que tenemos en casa de un día para otro. “La idea es intentar evitar que más materiales, más recursos inutilizados lleguen al océano o a la tierra”, dice Sueiro. “Que la gente no tire todo lo que tenga para empezar con cepillos de madera; eso no tiene sentido. Con cabeza, poco a poco y cada uno siguiendo su propio camino”, resume la bloguera.

“Todo pasa por una reducción de ese plástico de un solo uso, evitarlo en la medida de lo posible”, recomienda Rodríguez. Con sus webs, han conseguido reunir a su alrededor a un gran número de simpatizantes que quieren mejorar su vida y la del planeta Tierra. No dañar nuestros ecosistemas es más fácil de lo que parece. Tan solo es cuestión “de coger el hábito”.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios