dos centímetros más grande y más oscura

Cinco claves para diferenciar a la avispa velutina o asiática de otras especies

La avispa velutina o asiática se ha ganado el calificativo de 'asesina' después de cobrarse, en apenas una semana, dos vidas en España, cuatro durante los últimos tres años

Foto: Primer plano de una avispa velutina o asiática | EFE
Primer plano de una avispa velutina o asiática | EFE

La avispa velutina o asiática se ha ganado el calificativo de 'asesina' después de cobrarse, en apenas una semana, dos vidas en España, cuatro durante los últimos tres años. Pero lo cierto es que no representa más peligro para el ser humano que las especies autóctonas: la única diferencia es que inyecta una cantidad de veneno acorde a su mayor envergadura.

No en vano, la picadura de esta especie invasora, que se ha asentado en el norte de la Península desde 2010, sólo es mortal para las personas alérgicas o enfermas, a quienes puede sobrevenir un shock anafiláctico en pocas horas. Tampoco son especialmente agresivas, pero sus nidos son más pequeños que los de las especies europeas y están más escondidos.

Galicia es la región con mayor presencia de la 'avispa asesina', aunque también se han avistado en Cantabria, Asturias, País Vasco, La Rioja, Cataluña y Baleares. Distinguirla de los ejemplares comunes no es excesivamente complicado para los biólogos, en tanto que sus características físicas distan bastante, pero sí para la mayor parte de la población. Éstas son las claves para reconocerla:

Mayor envergadura

La magnitud de la avispa asiática es su rasgo más distintivo. Las reinas pueden llegar a medir hasta 3,5 centímetros de largo y 2,5 las obreras, lo que supone entre uno y dos centímetros más que la avispa común (vespula vulgaris) y que las abejas (apis melifera). Más difícil es diferenciarla del avispón (vespa crabro), que puede alcanzar un tamaño similar.

Las tres principales especies de avispas en España, comparadas
Las tres principales especies de avispas en España, comparadas

Color del abdomen

Ante estos casos, puede ser confuso fijarse en el color del tórax: completamente negro en la avispa asiática; amarillo y negro en la avispa común y negro con una franja marrón en el avispón. El color del abdomen aporta indicios más claros. El de la avispa asiática es marrón, a excepción de un último segmento anaranjado, mientras que las avispas y avispones tienen un abdomen amarillo y negro.

Franja en el abdomen

Precisamente, la franja situada en los dos primeros segmentos del abdomen, que marca el final del tórax, es la pista definitiva para identificar el tipo de avispa. La asiática tiene una franja delgada y amarilla, mientras que en la avispa común predominan las franjas amarillas y negras como las del resto del cuerpo, y el avispón cuenta con una línea rojiza más gruesa que en el caso de la velutina.

Color de las patas

Las seis patas de la avispa asiática son oscuras, pero tienen una característica terminación amarilla que diferencia a ésta de otras especies. Son completamente amarillas en las avispas comunes y marrones o rojizas en el avispón europeo. Todas tienen el mismo número de extremidades y una longitud similar en relación al tamaño de su cuerpo.

Parte superior de la cabeza

El último elemento diferenciador a tener en cuenta es la parte de la cabeza situada por encima de los ojos. Es marrón oscura, casi negra, en el caso de la avispa asiática; marrón rojiza —del mismo color que la franja del tórax— en el avispón; y completamente negra en la avispa autóctona. Además, en esta última especie es más difícil apreciar pelos.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios