ferid murad sigue dando caña a sus 81 años

Salvó vidas, ganó un Nobel y causó millones de erecciones: ahora lucha contra el cáncer

El descubrimiento hace años del óxido nítrico y su papel en muchas enfermedades cardiovasculares no abrió las puertas de la fama al doctor Murad, pero la Viagra sí que lo hizo

Foto: El médico y farmacéutico Ferid Murad. (Vicent Bosch / Premios Rei Jaume I)
El médico y farmacéutico Ferid Murad. (Vicent Bosch / Premios Rei Jaume I)

A sus 81 años, el farmacólogo estadounidense de origen albanés Ferid Murad ha hecho méritos de sobra para no ser un completo desconocido: investigador en ciencia básica, logró descubrir en los años setenta y ochenta el papel que el óxido nítrico realiza en nuestro organismo, particularmente como vasodilatador, y su potencial para tratar diversas enfermedades: de la hipertensión pulmonar en bebés prematuros a la diabetes.

Las píldoras de nitroglicerina que los débiles de corazón se ponen bajo la lengua para prevenir un infarto se lo deben todo a Murad, pero lo que le catapultó a la fama es esa pequeña pastilla azul capaz de enhestar lo que antes era fláccido.

"Los periodistas me preguntan a menudo por la Viagra, pero yo intento desviarles a áreas médicamente más significativas", dice este médico, que ha estado esta semana en España para ejercer de jurado en los premios Rei Jaume I que se fallaron en Valencia.

Murad fue galardonado con el Nobel de Medicina en 1998 junto a Robert Furchgott y Louis Ignarro. Su descubrimiento fue revolucionario. Sin embargo, en los últimos 20 años, hemos encontrado nuevas formas de lastimar nuestro corazón —como el sedentarismo extremo o la comida con grasas trans— que hacen que ya no sea suficiente con el óxido nítrico o las estatinas. "Es cierto", sonríe Murad, "lipodietas, arterioesclerosis, glucosa y fructosa provocando diabetes... Hay muchas otras enfermedades que hacen complicado tratar las enfermedades cardiacas".

Paradójicamente, hoy no le preocupan tanto como antaño. "La frecuencia de las enfermedades del corazón está empezando a disminuir en los Estados Unidos", dice Murad, "no baja exactamente, pero se está estabilizando".

Actualmente, las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte en países desarrollados, también en España, pero esto está empezando a cambiar y Murad hace tiempo que puso la mirada en lo que Siddhartha Mukherjee denominó "el emperador de todos los males", el cáncer.

"La vida se vuelve muy ocupada después del premio Nobel, viajamos demasiado, damos charlas, servimos de asesores a empresas o universidades... Pero la mayoría de nosotros seguimos queriendo investigar porque es lo que disfrutamos", explica el científico, "sigo interesado en el óxido nítrico y el GMP cíclico, como siempre lo he estado, tratando de aplicarlo a otras áreas, actualmente en células madre y cáncer para ver lo que podemos lograr".

"Alterando la producción de óxido nítrico y GMP podemos alterar la producción y proliferación de células madre embrionarias humanas: podríamos suprimir tumores cancerosos". La teoría es sencilla, ahora falta probarla. Sin embargo, Murad cuenta con bastante crédito tras sus casi 50 años de investigación logrando aplicar el óxido nítrico para tratar tantas patologías diferentes. "En este caso, pensamos que regulan la transcripción y la expresión de genes", añade, "es complicado, pero interesante: tiene potencial".

Tanto el óxido nítrico como el GMP cíclico son lo que Murad llama "mensajeros fundamentales", emiten órdenes y ponen en marcha o detienen procesos. La clave, según el estadounidense, es que "fuera de las células es distinto, pero dentro no hay demasiados mensajeros, y los que hay hacen mucha biología, por lo que siempre surgen sorpresas".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios