seguir los pasos del Übermensch tiene sus riesgos

No imite a Santiago Abascal: por qué beber agua directamente de un río es mala idea

El intrépido líder de VOX vuelve a mostrar sus credenciales para ser el Chuck Norris español, pero su hazaña de ir hasta el nacimiento de un río para beber entraña algunos riesgos

Foto: El presidente de Vox bebiendo del Nervión (Instagram: @santiago_abascal)
El presidente de Vox bebiendo del Nervión (Instagram: @santiago_abascal)

Santiago Abascal, presidente del partido VOX, encontró este fin de semana un hueco en su infatigable lucha por evitar que España se descomponga para visitar, junto a sus hijos, el nacimiento del río Nervión en Álava. Desde allí subió a su Instagram una imagen bebiendo directamente del cauce, algo que para mucha gente puede parecer inofensivo por ser agua corriente o cercana al nacimiento del río. Pero no.

El 'agua cruda' entraña riesgos, como sabemos gracias a esos 'pioneros' de Silicon Valley que hace unos meses se lanzaron a consumirla sin esterilizar o filtrar previamente. Al menos, Abascal no tuvo que pagar tres euros por botella, pero los potenciales peligros son los mismos.

En primer lugar, lo más obvio: beber agua sin tratar es peligroso, por muy en la montaña que uno esté. Incluso revistas especializadas como 'Desnivel' advierten de los riesgos de consumir agua sin emplear pastillas potabilizadoras ante el riesgo de diarreas, infecciones o incluso disentería.

Lo primero en lo que hay que fijarse es en la presencia de vacas u otros animales que hayan podido contaminar con sus restos el agua del río, pero el peligro no comprende solo contaminantes orgánicos. Un estudio sobre contaminación en ríos de la Comunidad de Madrid que se publica estos días en la revista 'Chemosphere' encontró restos de trisaminometano, un retardante de incendios, y de nonilfenol etoxilado, un compuesto común en detergentes recientemente prohibido por la Unión Europea por su potencial efecto como disruptor endocrino.

El escalador Álex Txikón bebe agua con una cánula potabilizadora en la Gran Torre del Trango, Pakistán. (Desnivel)
El escalador Álex Txikón bebe agua con una cánula potabilizadora en la Gran Torre del Trango, Pakistán. (Desnivel)

Otro de los compuestos que se han hallado en aguas superficiales españolas son los llamados parabenos, esos compuestos químicos conocidos, sobre todo, por haber sido retirados de los champús.

En general, y según datos de la Agencia Medioambiental Europea, en España solo la mitad de los ríos tiene un buen estatus ecológico. En la cuenca del Nervión, este porcentaje se sitúa entre el 30 y el 50%, según los mismos datos.

Sobre todo, no se deje engañar por que el río en cuestión esté a muchos kilómetros de la civilización. Un estudio que acaba de aparecer en 'Science of the Total Environment' analiza los sedimentos encontrados en el río Cinca, que nace en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, tras una crecida, momento en el que el cauce se ensancha arrastrando otros compuestos, por ejemplo de la actividad agrícola, y los incorpora a su corriente.

Los resultados, por supuesto, encontraron de todo, desde los habituales PCB (bifenilos policlorados) hasta derivados del DDT. Todos estos compuestos son, por supuesto, incapaces de hacer daño a alguien como Santi Abascal, un superhombre capaz de correr 101 kilómetros seguidos rodeado de legionarios, pero para cualquier mortal común, pueden ser peligrosos.

Lo más recomendable, por tanto, si va a beber agua directamente de un río o un lago de alta montaña, es llevar encima pastillas potabilizadoras, que pueden adquirirse en tiendas deportivas por menos de 10 euros.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios