Los neurólogos alertan: el verdadero peligro para un futbolista está en cabecear el balón
  1. Tecnología
  2. Ciencia
"no son impactos benignos para el cerebro"

Los neurólogos alertan: el verdadero peligro para un futbolista está en cabecear el balón

Chocar cabeza contra cabeza es muy infrecuente, pero rematar el balón es un gesto rutinario que, a la larga, puede tener severas consecuencias neurológicas según un nuevo trabajo

Foto: Gerard Moreno, uno de los máximos cabeceadores de La Liga, compite con Sergio Busquets por un balón (EFE)
Gerard Moreno, uno de los máximos cabeceadores de La Liga, compite con Sergio Busquets por un balón (EFE)

Tras todas las revelaciones surgidas en los últimos años en torno a las lesiones cerebrales provocadas por el fútbol americano, ahora los focos se han desplazado a su primo hermano europeo.

Pese a que el fútbol no tiene la misma fama de violento, varios estudios han dictaminado recientemente que quienes lo practican tienen idénticas posibilidades de sufrir lesiones neurológicas, no tanto por las colisiones cabeza-con-cabeza sino por el repetido gesto de cabecear el balón, algo que puede tener efectos acumulativos y degenerar en una patología crónica.

Foto: Un hombre con insomnio en la habitación de un hotel (Trinette Reed / Corbis)

El último de estos estudios, llevado a cabo por investigadores del Albert Einstein College of Medicine (Nueva York, Estados Unidos) y publicado en 'Frontiers in Neurology' vuelve a incidir en el peligro de los remates de cabeza, un gesto rutinario y aparentemente inconsecuente, pero que a la larga puede provocar más quebraderos de cabeza que las aparatosas lesiones que todos recordamos.

Por ejemplo, el traumatismo craneoencefálico que dejó inconsciente al exjugador del Atlético Mario Suárez en un partido contra el Wolfsburg en 2014 o el terrorífico choque con Ezequiel Garay que dejó al alemán Christoph Kramer preguntándose dónde estaba en la final del Mundial de Brasil.

Un cabezazo dejó a Kramer con pérdidas de memoria.

Este estudio señala que quizá se está poniendo demasiado énfasis en esos choques, espectaculares pero muy infrecuentes, en lugar de centrarse en la verdadera amenaza. "Los impactos cerebrales involuntarios generalmente se consideran la causa más común de conmociones cerebrales diagnosticadas en el fútbol, ​​por lo que es comprensible que los esfuerzos de prevención actuales pretendan minimizar esas colisiones", dijo Michael Lipton, profesor de radiología y psiquiatría en la Albert Einstein, "pero los impactos cerebrales intencionales, es decir, cabecear el balón, ​​no son benignos".

En estudios anteriores, estos científicos mostraron que rematar de cabeza es una causa poco valorada de conmoción cerebral. Ahora han hallado además que el gesto parece alterar la función cognitiva de los futbolistas, al menos... temporalmente.

Para comprobar esto, siguieron durante dos semanas a 308 jugadores de fútbol 'amateur' en la ciudad de Nueva York. Estos deportistas completaron cuestionarios con su actividad futbolística reciente en los que incluían el número de cabeceos o los impactos involuntarios que sufrieron, ya fuera contra otro jugador o contra el poste. Además de esto, los voluntarios (78% hombres) completaron pruebas de aprendizaje verbal, velocidad psicomotora o memoria de trabajo.

placeholder

Aquellos futbolistas que dieron más cabezazos al balón tuvieron, al mismo tiempo, el rendimiento más bajo en capacidad psicomotora y tareas de atención, que suelen ser las mismas áreas a las que afecta una lesión cerebral.

Aunque estos cambios en la función cognitiva de los futbolistas no provocaron un deterioro clínico, los autores del trabajo alertan que "nos preocupa que las reducciones sutiles, incluso transitorias, en la función neuropsicológica derivadas de cabecear el balón puedan traducirse en cambios microestructurales en el cerebro que luego conduzcan a un deterioro funcional persistente", explicó Lipton, que se aventuró a hacer una osada recomendación a los futbolistas de élite o aficionados: reducir el número de remates de cabeza durante los entrenamientos y partidos de fútbol.

"El cabezazo es una posible causa de lesión cerebral", asevera, "y como está bajo el control del jugador, sus consecuencias pueden prevenirse".

Neurología Estudio científico
El redactor recomienda