Medio ambiente: En Madrid orinamos tanta cafeína que se ha convertido en un contaminante ambiental
ÚNICO SITIO DE ESPAÑA DONDE ESTO SUCEDE

En Madrid orinamos tanta cafeína que se ha convertido en un contaminante ambiental

El consumo de café, té y refrescos en la capital hace que los niveles de paraxantina, principal metabolito de la cafeína, provoquen posibles efectos adversos en la naturaleza

Foto: Una taza de café servida en Caracas (Jorge Silva / Reuters)
Una taza de café servida en Caracas (Jorge Silva / Reuters)

Solemos pensar que el efecto de un café sobre nuestro organismo termina cuando tiramos de la cadena. Es cierto, pero ese café no desaparece sino que comienza un nuevo viaje, uno especialmente turbulento que comienza en la estación depuradora y termina en nuestros ríos.

En Madrid, la situación ha alcanzado niveles preocupantes y supone la única región de España donde la cantidad de cafeína en aguas superficiales (o incluso potables) podría llegar a tener "efectos adversos" para el ecosistema y convertirse en un "riesgo aceptable para el consumo humano".

Raquel Dafouz y Yolanda Valcárcel, dos investigadoras de la Universidad Rey Juan Carlos, han reunido en un artículo, recientemente aparecido en 'Revista de Toxicología', todo lo publicado al respecto durante los últimos años en España. Diversos estudios han evaluado el impacto de esta sustancia en Barcelona, Sevilla, Toledo, Albacete o La Rioja. Sin embargo, las cantidades registradas en Madrid hacen palidecer a todas las demás.

Hay varias formas en las que la cafeína puede llegar, desde nuestra casa, a acabar en un río o un acuífero. Además de la que se desprende del chascarrillo 'café y cigarro, muñeco de barro' —y que tiene su explicación científica en el efecto que el café tiene sobre la función del colon distal— la cafeína también termina introduciéndose en el ciclo del agua por la eliminación de los posos del café a través del drenaje del domicilio.

Además, existen infraestructuras especialmente dadas al consumo de café, como los hospitales, donde diversos estudios han mostrado datos extraordinarios de esta sustancia en aguas cercanas, una cifra que estaría relacionada "con el gran consumo por parte de pacientes, familiares y trabajadores en estas instalaciones", explican las autoras.

Del WC al grifo

En España, el nivel máximo de cafeína en el agua potable se encuentra también en Madrid, concretamente 75 nanogramos por litro. "Dicha concentración se determina como un riesgo aceptable para el consumo humano", indica el estudio.

Otro asunto es el efecto sobre los ecosistemas acuáticos, más sensibles y que sí podrían verse afectados. De este modo, la cafeína actúa como un contaminante más, aunque según las investigadoras "se requieren más estudios y ensayos para determinar los efectos ecotoxicológicos de la cafeína sobre las especies tanto de forma aislada como de forma conjunta con otros contaminantes emergentes".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios