la agricultura da beneficios, ¿pero y esos aguiluchos?

Cambian secano por regadío en plena sequía y expulsan aves en peligro de sus santuarios

Aumentan significativamente las peticiones para cambiar cultivos de secano por regadío en zonas protegidas, una medida que afecta a varias especies de aves en peligro de extinción

Foto: Grullas y avutardas en el parque nacional de Cabañeros (EFE)
Grullas y avutardas en el parque nacional de Cabañeros (EFE)

Los amantes de los pájaros tuvieron que lograr una pequeña victoria para darse cuenta de la guerra que estaban perdiendo.

La localidad de Olite está considerada como la capital del vino navarro, y así lo atestigua cada año su fiesta de la vendimia o la proximidad de la célebre Bodega Inurrieta. Sin embargo, en una de las villas de su merindad, el pequeño municipio de Miranda de Arga, la expansión de este néctar ha sido severamente limitada por las leyes ambientales. Un proyecto pretendía convertir 50 hectáreas de secano en viñedos, puestos además en régimen de regadío.

El problema es que los cultivos estaban ubicados en una Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA) declaradas en peligro de extinción, como el cernícalo primilla, el aguilucho cenizo, la avutarda o el sisón común, dos especies que tienen en España su último reservorio europeo. Las alegaciones de SEO/Birdlife, una ONG centrada en ornitología, han logrado convencer al Gobierno de Navarra para frenar el proyecto de transformación. Al fin y al cabo, ellos mismos decretaron aquella zona como de interés ecológico.

Sin embargo, antes de poder celebrar nada observaron cómo, además de Navarra, las solicitudes para transformar cultivos de secano en otros de regadío registraban un "significativo aumento" en áreas protegidas de regiones como Castilla La Mancha, Extremadura, Andalucía, Murcia o Aragón.

El cambio de cultivos de secano a regadío es, para estos ornitólogos, doblemente sangrante. Por un lado, y pese a las recientes lluvias, España sigue padeciendo la sequía más grave en décadas. Por el otro, la introducción de estos nuevos cultivos, viñedos en regadío o árboles frutales, desplaza a las aves endémicas que hasta ahora habitaban estos ecosistemas.

"El tipo de aves son las mal llamadas 'esteparias', porque en España casi no quedan estepas naturales", explica a Teknautas Ana Carricondo, responsable de programas de la ONG. "Las que quedan están asociadas a la agroestepa, y encuentran en los sistemas de cultivo herbáceo de secano, cereal de invierno, allí donde hay barbecho, leguminosas, rotaciones... encuentran lo más parecido a su hábitat natural, las grandes estepas de Oriente Medio o Rusia".

El caso navarro es sólo una excepción, positiva por su desenlace, pero con numerosos antecedentes. En 2016, la Generalitat de Catalunya estudió la introducción de cultivos de riego en las zonas protegidas del canal Segarra-Garrigues, en esta ocasión manzanos y pistachos. Aunque la iniciativa fue paralizada, en noviembre del año pasado se estrenaron en la zona pruebas piloto de áreas regables para brócoli y azafrán.

En Cieza, Murcia, zona habitual de cultivos como el melocotón o el albaricoque, los ecologistas denunciaron la construcción ilegal en 2016 de un embalse de riego regulado dentro de una de las ZEPA, y lo mismo ocurrió en Villamiel de Toledo un año antes. Es difícil cuantificar cuántos intentos está habiendo actualmente en España, dado que algunos aparecen en el BOE y otros no, pero desde SEO/Birdlife hablan de "decenas".

"El número de solicitudes es alto, algunas se conceden y otros operan de manera ilegal, porque comienzan a hacer obras antes de que se les conceda", explica Carricondo, "se entiende que si en una ZEPA existe un uso tradicional agrario era porque aquellos cultivos eran positivos para las especies que iban a anidar allí".

Hace unos meses, una empresa de Badajoz fue multada con 240.000 euros precisamente por cambiar cultivos de secano por olivos y almendros sin haber obtenido aún la declaración de impacto ambiental.

Un cernícalo primilla en el Parque Nacional de Cabañeros (EFE)
Un cernícalo primilla en el Parque Nacional de Cabañeros (EFE)

El caso de todas estas áreas protegidas hay que enmarcarlo en una situación en la que los cultivos hortícolas, y en particular los viñedos, están creciendo en toda España año tras año, pero cada vez encuentran menos resquicios para hacerlo. En 2017 volvieron a crecer hasta casi alcanzar el millón de hectáreas. En el caso del proyecto navarro, la responsable de SEO explica que "era una explotación bastante grande, de 50 hectáreas, en la zona los cultivos hortícolas están en expansión porque tienen un gran valor añadido".

En el último año del que existen datos, 2016, la hectárea de viñedo protagonizó un espectacular aumento en algunas regiones de España. En Castilla y León, una región que aglutina hasta cinco denominaciones de origen, el precio aumentó un 8,9% de un año a otro, hasta los 19.565 euros por hectárea. En la Comunidad Valenciana el precio creció aún más, un 13,3% desde 2015.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios