Energías renovables: El experto en renovables que demandó por diez millones a quienes criticaron su estudio
también denunció a la revista por publicarles

El experto en renovables que demandó por diez millones a quienes criticaron su estudio

Mark Z. Jacobson, investigador en Stanford, predijo que todo EEUU podía funcionar con renovables. Al recibir críticas en 'PNAS' denunció a los autores por difamación de su persona

Foto: Mark Jacobson en un evento TedX
Mark Jacobson en un evento TedX

¿Puede todo Estados Unidos funcionar con un 100% de energías renovables? Mark Z. Jacobson, profesor de ingeniería civil en la Universidad de Stanford (California, EEUU) cree que sí, que técnicamente es posible alcanzar esta cifra en 2050 y tan solo los políticos pueden evitar que esto suceda. No se limitó a pensarlo, sino que lo racionalizó en un artículo publicado en 'PNAS'.

Meses más tarde, y como suele ser habitual en la ciencia, Jacobson recibió respuesta. Christopher Clark, de la Universidad de Colorado, y otros muchos expertos en renovables y cambio climático criticaron su artículo en las mismas páginas de la revista. Ni corto ni perezoso, Jacobson consideró que la crítica traspasaba varias líneas rojas y que contenía tantos errores factuales que ni la Primera Enmienda podía servir de parapeto a sus autores.

En resumen, lo consideró un libelo escrito con el único objeto de difamarle y demandó, tanto al autor principal como a la publicación científica, propiedad de la Academia Nacional de Ciencias, por 10 millones de dólares (unos ocho millones de euros) por los daños morales causados a su reputación.

Esto ocurrió en septiembre de 2017, pero la historia vuelve a cobrar relevancia estos días. Por un lado, porque el investigador de Stanford decidió el viernes pasado retirar la demanda. ¿La razón? Pese a que no logró rectificar el artículo de sus detractores, el anuncio de su denuncia millonaria ayudó a poner el foco sobre su caso. Entonces Jacobson se dio cuenta de que el litigio podía acabar durando más de seis años.

"Después de sopesar los pros y los contras, veo que no tengo razones para seguir con esta batalla", dijo en un comunicado el pasado viernes. "Creo que es mejor emplear mi tiempo tratando de resolver problemas urgentes del clima y la contaminación del aire".

Por el otro, porque un estudio que se publica esta semana en 'Energy and Environmental Science' apuntala con fuerza su hipótesis. El estudio no alcanza el optimismo de Jacobson de que todo Estados Unidos (el segundo país que más CO2 emite tras China) podría funcionar con un 100% de eólica y solar, pero sus autores aseguran que al menos un 80% es un objetivo factible.

¿Llevaba razón Jacobson?

"El hecho de que pudiéramos obtener el 80 por ciento de nuestra energía de la energía eólica y solar por sí solo es realmente alentador", ha dicho Steven Davis, profesor en la Universidad de California Irvine y uno de los autores del artículo. "Hace cinco años, muchas personas dudaban que estos recursos pudieran representar más del 20 o 30 por ciento".

Davis y su equipo analizaron 36 años (1980 a 2015) de datos meteorológicos horarios en su país para entender, básicamente, si el sol brillaba y el viento soplaba lo suficiente como para alimentar a EEUU con electricidad procedente de la energía solar y la eólica.

Campo de turbinas cerca de Canberra, Australia (Reuters)
Campo de turbinas cerca de Canberra, Australia (Reuters)

"Analizamos la variabilidad de la energía solar y eólica tanto en el tiempo como en el espacio y la comparamos con la demanda de electricidad de EEUU", explica Davis. "Lo que descubrimos es que podíamos obtener de manera confiable alrededor del 80 por ciento de nuestra electricidad de estas fuentes mediante la construcción de una red de transmisión a escala continental o con instalaciones que pudieran almacenar durante 12 horas la demanda de electricidad de la nación".

La clave está en el precio que esto costaría. Hace unos años, con los precios que tenían las baterías o las células fotovoltaicas, era inconcebible. Hoy, simplemente, sería una inversión "sustancial", según el propio Davis.

Sin nuclear ni biomasa

Otro de los principales puntos de fricción entre Jacobson y sus críticos era que éste cree que las energías de apoyo, como la nuclear o la biomasa, no serán necesarias en el mix, que basta con el viento, el sol y el agua para generar la electricidad que Estados Unidos (y el mundo) necesitan. "Es importante entender la distinción entre la posibilidad física y la viabilidad", escribían Clark y compañía.

La comunidad científica no acogió con alegría la iniciativa del profesor de Stanford, todo lo contrario. En redes sociales se inició una campaña titulada Don't Sue Science (No Demandes a la Ciencia) que exigía a Jacobson la retracción de la demanda hecha esta misma semana.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios