"SON TRAMPAS MORTALES"

Las iglesias ‘mata-cigüeñas’ de Lleida: una muerta y seis heridas en una semana

La colocación de estos sistemas, que ya se ha cobrado la vida de una cigüeña, podría suponer una multa de entre 3.000 a dos millones de euros por ser una especie protegida

Foto: Una cigüeña muerta en un dispositivo anti-nidos de la Iglesia de Santa Maria de Gardeny (Ipcena/Albert Sater)
Una cigüeña muerta en un dispositivo anti-nidos de la Iglesia de Santa Maria de Gardeny (Ipcena/Albert Sater)

Trampas mortales. Así ha calificado el secretario general de Ipcena, Joan Vázquez, los dispositivos anti-cigüeñas que se alzan en los tejados de algunas iglesias de Lleida. La ONG compartía hace unos días una impactante imagen con la que pretenden concienciar de este problema: una cigüeña sangrante atrapada en un dispositivo anti-nidos de la Iglesia de Santa Maria de Gardeny.

Un paraguas invertido con unas varillas metálicas o unas redes son los elementos utilizados para evitar que las cigüeñas puedan posarse en los tejados, como explican desde la Sociedad Española de Ornitología. “Lo que no es legal es que se instalen en plena época reproductora”, indica a El Confidencial la delegada territorial en Cataluña, Cristina Sánchez. Hasta ahora, siete cigüeñas han sido víctimas de estos dispositivos, terminando seis heridas y una muerta, en tres iglesias de la localidad: Santa Maria de Gardeny, la Iglesia de San Martín y la Catedral Nueva. Los bomberos han tenido que intervenir para el rescate de algunas de ellas.

En redes sociales, tras la difusión de algunas de las imágenes, varios usuarios han calificado esta situación de “triste y lamentable”. “Se ve que lo de ‘criaturas de Dios’ no va con el señor obispo”, comentaba una usuaria en Twitter. “O que tiene más importancia la piedra que la vida”. “Parece que la conciencia por la conservación de la naturaleza no está entre las prioridades del obispado”, opinaba otro. “Lamentable ejercicio de crueldad”.

De 3.000 a dos millones de euros

SEO BirdLife e Ipcena han presentado varias denuncias y la próxima semana comenzarán los trámites para denunciar por vía judicial la colocación de estos sistemas. ¿Podría tener entonces consecuencias legales para el obispado de Lleida? “La cigüeña es una especie protegida”, señala Sánchez. Según la ley, está prohibido “dar muerte, dañar, molestar o inquietar intencionadamente a los animales silvestres” y la pena económica para quien se tome la justicia anti-cigüeña por su mano no es poca: las multas comprenderían entre 3.000 y dos millones de euros.

Una cigüeña atrapada en la Iglesia de San Martí (Ipcena/Albert Sater)
Una cigüeña atrapada en la Iglesia de San Martí (Ipcena/Albert Sater)

“Desde el obispado todavía no nos han dicho nada”, cuenta Sánchez. En un comunicado, la organización asegura que tanto el obispado como la empresa contratada para la instalación de los dispositivos, Cigüeñas Stop, “disponen de documentación suficiente sobre la protección de la especie y la legislación que la ampara”.

“Estos dispositivos también están instalados en distintas iglesias de España, no solo en Lleida”, recuerda la delegada territorial, que señala que, por el contrario, existen otras que facilitan que las cigüeñas puedan anidar. Por su parte, y mientras se toman las acciones legales oportunas, Ipcena ha lanzado una petición en Change.org dirigida al cura Gerard Soler, jefe del Capitolio de la Catedral Nova de Lleida y el responsable de contratar los trabajos de instalación del sistema anti-cigüeñas. De momento, han alcanzado más de 8.000 para pedir que se retiren todos los dispositivos.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios