la guardia civil investiga el suceso

La sequía desvela un misterio en Córdoba: coche y cadáver afloran en un pantano

El embalse de Sierra Boyera, al noroeste de Córdoba, está a un 35% de su capacidad y ha hecho emerger un coche con restos óseos. Muchos en el pueblo sospechan de quién se trata

Foto: La Guardia Civil interviene ayer para extraer el vehículo del pantano (Cedida)
La Guardia Civil interviene ayer para extraer el vehículo del pantano (Cedida)

Cuando la Guardia Civil anunció ayer que se había encontrado en el pantano un vehículo con restos humanos dentro, los vecinos de Peñarroya-Pueblonuevo, al norte de Córdoba, tuvieron pocas dudas sobre el desenlace de esta truculenta historia.

La sequía ha golpeado al embalse de Sierra Boyera, que tiene un volumen de unos 41 hectómetros, hasta dejarlo al 35% de su capacidad. La bajada de las aguas hizo aparecer hace pocos días una estructura de apariencia metálica que ha acabado resultando ser la baca metálica de una furgoneta.

Algunos testigos de la retirada ayer del vehículo por parte de la Guardia Civil apuntan a una Citröen C-15 blanca.

Cuando los vecinos de Peñarroya-Pueblonuevo escucharon lo del coche, el primer nombre que se les vino a la cabeza es el de Gerardo Alcaraz, un empresario local que desapareció el 15 de octubre de 2009 sin dejar rastro. Por entonces contaba 78 años de edad. Era un vecino conocido en la localidad (12.000 habitantes) ya que regía Electrodomésticos Alcaraz, una tienda muy céntrica.

A media mañana de hoy, el teniente coronel de la Comandancia de la Guardia Civil en Córdoba ha confirmado a Cordópolis que todos los indicios apuntan hacia el empresario, aunque habrá que esperar al análisis de los restos, que fueron enviados ayer al Instituto de Medicina Legal de Córdoba, para certificar al 100% su identidad o cuánto tiempo llevaba el cuerpo sumergido en el pantano.

La Guardia Civil ha sugerido que, a tenor del estado del coche, éste llevaba mucho tiempo bajo el agua.

La parte del coche que asomaba en el embalse de Sierra Boyera (Cedida)
La parte del coche que asomaba en el embalse de Sierra Boyera (Cedida)

En octubre del año pasado, cuando se cumplían ya siete años de la desaparición, sus tres hijos presentaron un expediente para la declaración de su fallecimiento, que fue resuelto a principios de 2017 después de que nadie se presentara en el Juzgado de Primera Instancia de Peñarroya Pueblonuevo para aportar detalles sobre su paradero.

Ahora, pocos meses después, la sequía parece haber acabado de desvelar el misterio de la desaparición.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios