Astronomía: Resuelto el enigma de Oumuamua, el primer objeto interestelar que visita el Sistema Solar. Noticias de Ciencia
Pasó de ser un OVNI a un asteroide

Resuelto el enigma de 'Oumuamua', el primer objeto interestelar que visita el Sistema Solar

Sorprendió a los astrónomos al pasar cerca de la Tierra a finales de octubre. Ahora, un nuevo estudio internacional ofrece respuestas sobre este lejano visitante interestelar

Foto: Impresión artística del primer asteroide interestelar (M. Kornmesser / ESO)
Impresión artística del primer asteroide interestelar (M. Kornmesser / ESO)

En los últimos días de octubre, el astrónomo Robert Weryk avistó desde Hawai un extraño objeto alargado que se aproximó a 24 millones de kilómetros de la Tierra para, a continuación, proseguir su camino más allá de nuestro Sistema Solar.

Ese asteroide, bautizado desde entonces como 'Oumuamua (que significa "llegar desde lejos" en hawaiano) se ha convertido en el primer objeto interestelar detectado al visitar los alrededores de nuestro planeta.

Desde entonces, la actividad investigadora en torno a esta inédita visita ha sido muy intensa. Tras el descubrimiento, quienes tomaron el testigo fueron los promotores del proyecto Breakthrough Listen, financiado por el magnate ruso Yuri Milner (el mismo que apareció en los 'Paradise Papers' por sus inversiones 'offshore' en Facebook o Twitter) que centraron sus telescopios en el alargado objeto rocoso para tratar de desvelar si emitía algún tipo de señal. La pregunta a la que querían responder, en el fondo, no era de qué estaba hecho 'Oumuamua, sino si se trataba de una nave extraterrestre.

No es un OVNI, pero es interesante

Si alguien hubiese encendido una bombilla o hubiese hecho una llamada de móvil a bordo de 'Oumuamua, estos instrumentos lo habrían detectado. Sin embargo, estos buscadores de alienígenas no han logrado encontrar nada en el rocoso asteroide, que tiene unas dimensiones parecidas en forma y aspecto a las del rascacielos londinense The Gherkin, obra de Norman Foster.

Vista del edificio Gherkin desde lo alto del Edificio Leadenhall (Will Oliver / EFE)
Vista del edificio Gherkin desde lo alto del Edificio Leadenhall (Will Oliver / EFE)

Esta semana hemos conocido nuevos detalles gracias a un estudio liderado por investigadores de la Queens University de Belfast, Reino Unido, y publicado en 'Nature Astronomy'. El trabajo, dirigido por Alan Fitzsimmons y Michele Bannister, destierra la noción de que 'Oumuamua sea una nave alienígena, pero esto no le resta interés a los resultados.

Para empezar, se fijaron en que 'Oumuamua no se comportaba como un cometa. Analizaron también cómo reflejaba los rayos solares y se dieron cuenta de que parece ser un objeto compuesto de hielo rico en carbono, pero con una particularidad, una corteza seca que protege el interior de este 'rascacielos interestelar' de la radiación cósmica: "Hemos encontrado que una capa de medio metro de gruesa y rica en materia orgánica podría haber protegido el interior helado de evaporarse cuando el objeto fue calentado por el Sol, momento en el que alcanzó una temperatura de más de 300 grados centígrados".

Esta capa habría sido producto de la exposición del asteroide a rayos cósmicos durante cientos o miles de millones de años.

Otros trabajos, publicados este mes en 'Astrophysical Journal Letters', han avanzado también que el color de 'Oumuamua, entre grisáceo y rojizo, es similar al de los pequeños planetas situados en las afueras de nuestro Sistema Solar. Según Michelle Bannister, co-autora del estudio, "hemos descubierto que es un planetesimal con una corteza bien horneada". Un planetesimal es uno de los objetos que se encuentran en los discos proto-planetarios, aquellos que son más pesados comienzan a acumular masa hasta que logran formar un planeta sólido.

Muchas de las imágenes de 'Oumuamua han sido tomadas con el telescopio William Herschel, ubicado en el Roque de los Muchachos de la isla de La Palma. En la siguiente foto, por ejemplo, el asteroide, representado como un punto luminoso en el centro, viajaba a una velocidad de 26 kilómetros por segundo.

El asteroide, fotografiado con el telescopio Herschel de La Palma (IAC)
El asteroide, fotografiado con el telescopio Herschel de La Palma (IAC)

"Se parece mucho a algunos de los planetas más pequeños de las regiones exteriores de nuestro Sistema solar", ha añadido Bannister, de la Queen's University, "esto sugiere que la manera en que los planetas y asteroides se forman tiene mucho parentesco en los distintos sistemas que aparecen en torno a otras estrellas".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios