ha sucedido en burgos

Qué falló para que la borrasca Ana arrancara de cuajo un aerogenerador de 94 toneladas

La ciclogénesis explosiva ha dejado al norte de Burgos unas imágenes sorprendentes: granjas eólicas dañadas por los vientos. ¿Por qué ha sucedido esto? ¿Puede volver a pasar?

Foto: Uno de los aerogeneradores derribados por la borrasca al norte de Burgos. (@GorkaHermoso1)
Uno de los aerogeneradores derribados por la borrasca al norte de Burgos. (@GorkaHermoso1)

Para ser la primera borrasca nombrada desde España, ciertamente, Ana ha superado las expectativas. Esta ciclogénesis explosiva entró, por ejemplo, en un bar de la localidad coruñesa de Cambre haciendo volar mesas y sillas. También hizo encallar un ferry de 200 pasajeros en el puerto de Calais, pero sin duda las imágenes más espectaculares proceden del norte de Burgos, donde el viento tumbó un aerogenerador además de destrozar varias palas en un campo eólico cercano.

Según ha podido saber Teknautas, el aerogenerador, fabricado por Gamesa, forma parte del parque eólico El Canto, operado por Acciona y situado en la comarca de Las Merindades, a unos 80 kilómetros de Burgos.

"Hemos tenido efectos en dos parques", confirman desde la empresa, "uno es en El Canto, donde un aerogenerador se cayó, y en otro, Peña Alta, se rompieron tres palas de algunos de los aerogeneradores".

Un aerogenerador dañado por la borrasca Ana en el parque eólico de Peña Alta. (@Iban_Junquera)
Un aerogenerador dañado por la borrasca Ana en el parque eólico de Peña Alta. (@Iban_Junquera)

"Los parques en general están preparados para resistir", explica este portavoz, "pero las velocidades que se alcanzaron fueron excepcionales, no fue nada habitual: se habla de doscientos y bastantes kilómetros por hora".

¿Cuánto viento es demasiado?

Gorka Hermoso, un joven aficionado a la meteorología y residente en la zona, fue quien subió a internet algunas de estas fotos, cuyo autor desconoce. "En Villasana de Mena se han caído numerosos árboles, ramas y tendidos telefónicos", explica Hermoso. "En mi estación registré 117 kilómetros por hora y la estación que se sitúa en el embalse de Ordunte alcanzó los 126", según datos de Euskalmet consultados por este aficionado.

Los dos modelos de aerogenerador instalados en este parque son 23 ejemplares del Gamesa G47 y seis del Gamesa G58, empleado en la posterior ampliación del mismo. En las especificaciones técnicas del G47, el 'survival wind speed' (velocidad máxima a la que el aerogenerador puede operar con seguridad) está establecida en 59,5 metros por segundo, es decir, 214 kilómetros por hora.

El aerogenerador tronchado al norte de Burgos.
El aerogenerador tronchado al norte de Burgos.

En teoría, debería haber resistido, pero... ¿puede que la velocidad del viento a 55 metros de altura fuera mayor que la que marcó la AEMET?

"Los técnicos de El Canto tuvieron que dar explicación de los daños a la Guardia Civil", explica Hermoso. Según estos técnicos, los anemómetros (instrumentos de medición de viento) habían registrado rachas de viento cercanas a los 300 kilómetros hora. "Concretamente, 280, según lo que me han dicho", dice esta fuente.

El quid de la cuestión

"Sin lugar a dudas, la zona más afectada ha sido Medina de Pomar, donde se han reportado daños en tejados, árboles y en diversas infraestructuras de la ciudad", explica Hermoso. En esta localidad burgalesa, ubicada a solamente 17 kilómetros del parque eólico, la AEMET registró, el domingo 10 a las 22:10 horas, una velocidad máxima del viento de 151,6 kilómetros por hora.

España durante el pasado fin de semana. En los puntos rojos, la velocidad del viento superó los 120 km/h. (AEMET)
España durante el pasado fin de semana. En los puntos rojos, la velocidad del viento superó los 120 km/h. (AEMET)

Este pueblo está a unos 600 metros de altitud, mientras que el lugar donde se sitúa el parque eólico El Canto está alrededor de los 1.100 metros. "Además, dicho parque se encuentra expuesto directamente a los vientos oeste-suroeste, mientras que Medina está más protegida por las montañas que la rodean", añade Hermoso, quien recuerda velocidades superiores a los 200 km/h en anteriores borrascas que asolaron la zona.

El rotor del aerogenerador cayó desde unos 50 metros de altura.
El rotor del aerogenerador cayó desde unos 50 metros de altura.

¿Pueden estas diferencias geográficas explicar la velocidad que nos falta para tumbar el aerogenerador?

Los datos recogidos por la delegación castellanoleonesa de AEMET no ayudan a aclarar el misterio. Por ejemplo, en Salces, a menos de 40 kilómetros de distancia y a 900 metros de altitud, los vientos máximos registrados el sábado fueron de 157 km/h. La velocidad máxima registrada la noche del 10 al 11 de diciembre entre las 22:00 y las 22:30 fue de 183 kilómetros por hora en el pico Cuchillón, a unos 60 kilómetros al oeste en línea recta desde El Canto, según Meteo Campoo.

Este pico alcanza, además, los 1.900 metros de altura, casi un kilómetro más alto que El Canto.

¿Error técnico? ¿Fallo de mantenimiento?

Existen varios tipos de aerogeneradores con diferentes capacidades de resistencia al viento (IEC I, II o III) en función del lugar donde se vayan a instalar. Según fuentes consultadas, suelen hacerse numerosas pruebas previas a la instalación para valorar la velocidad media del viento en cada sitio. Según estas mismas fuentes, otro factor a considerar en este caso es la antigüedad del grupo de aerogeneradores.

El aerogenerador caído, visto desde detrás.
El aerogenerador caído, visto desde detrás.

Acciona, por ejemplo, instaló sus primeras granjas eólicas en 1994 y recientemente encargó a la empresa Nordex la renovación de uno de sus parques más antiguos: El Cabrito, en Cádiz. Este tipo de aerogeneradores suelen tener una vida media de alrededor de 25 años.

Otro de los interrogantes que despierta este caso es por qué unos se cayeron y otros no, o por qué en algunos aerogeneradores el viento provocó la rotura de las palas y en otros, la caída a plomo de toda la estructura. Alguien que conoce de cerca el funcionamiento de este tipo de infraestructuras —tanto que prefiere no ser identificado— explica a Teknautas que "aparte de haber superado el umbral de seguridad, puede haber sido un fallo técnico como no poner las palas en modo bandera", explica esta fuente, que añade que El Canto ya experimentó el año pasado "la sustitución de una de sus máquinas".

Para Acciona, no hay caso: "Ha sido el viento", indican.

Pero habría una forma de saberlo. "Fomento posee en el puerto de montaña donde se sitúa El Canto una estación meteorológica para la vigilancia en el plan de vialidad invernal", explica Hermoso. Lamentablemente, sus datos son privados y restringidos al público.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios