la actividad de cumbre vieja se intensifica

Enjambre sísmico en La Palma: ¿puede de verdad causar un tsunami que arrase EEUU?

Un viejo estudio científico predice que el volcán Cumbre Vieja acabará deslizándose al mar y, cuando eso pase, provocará un gigantesco tsunami que golpeará la Costa Este de EEUU

Foto: Documental de la BBC basado en el tsunami de La Palma.
Documental de la BBC basado en el tsunami de La Palma.

El Comité Científico de Evaluación y Seguimiento de Fenómenos Volcánicos se reunirá mañana en la isla de La Palma para estudiar la inusual actividad de los últimos días, en los que se han registrado unos 40 movimientos sísmicos de baja intensidad.

Aunque la gran mayoría han resultado imperceptibles para la población palmera, los vulcanólogos andan extrañados por el reciente comportamiento registrado en el subsuelo y barajan que el volcán Cumbre Vieja pueda estar activándose. En las últimas horas, el Instituto Geográfico Nacional ha instalado tres estaciones portátiles para reforzar la vigilancia en la isla.

Desde el Instituto Canario de Vulcanología han señalado que "es absolutamente normal que volcanes activos registren enjambres sísmicos como el que este fin de semana se ha registrado en el volcán Cumbre Vieja" y su director, Nemesio Pérez, ha señalado que, pese a que ha habido un cambio significativo en la sismicidad, "no se puede decir que se vaya a producir una erupción".

Sin embargo, si hay tanta gente en vilo ante este acontecimiento tectónico no es sólo por su intrínseco atractivo. Existe, desde hace 16 años, una conocida teoría que dice que un desplazamiento de este volcán hacia el océano provocaría un devastador tsunami que se desplazaría a más de 800 kilómetros por hora en dirección al otro lado del Atlántico, provocando olas de 40 a 50 kilómetros de altura desde la costa brasileña a Nueva York.

Esta hipótesis, que ha servido de base para documentales como el que la BBC emitió hace unos meses con el tranquilizador título '¿Podríamos sobrevivir a un mega-tsunami?', es obra de los geólogos Simon Day y Steven Ward, que en 2001 publicaron este análisis en la revista 'Geophysical Research Letters', una de las más prestigiosas en su campo de estudio. Lo que hicieron fue, básicamente, un modelo de lo que podría suceder si, tras una erupción, el flanco occidental del Cumbre Vieja acababa despeñando hacia el mar "un volumen de roca dos veces superior a la isla de Man", en Gran Bretaña.

Señalado con la banderita, el volcán Cumbre Vieja en La Palma y al fondo, la isla de Tenerife (Google Maps)
Señalado con la banderita, el volcán Cumbre Vieja en La Palma y al fondo, la isla de Tenerife (Google Maps)

"El colapso ocurrirá durante una futura erupción, después de días o semanas de deformación preliminar y terremotos", dijo en su momento Day, que tranquilizó al público advirtiendo que "las erupciones en Cumbre Vieja ocurren a intervalos de décadas a siglos, y podría haber varias erupciones antes del colapso".

¿Por qué este volcán de La Palma?

La segunda isla más occidental del archipiélago canario muestra desde el espacio un enorme agujero, la caldera de Taburiente, centro del Parque Nacional y que se eleva hasta los 2.500 metros sobre el nivel del mar. La parte que nos interesa es la del sur de la isla, y más en concreto, el flanco occidental, que es donde se han producido esas docenas de temblores.

Mapa de los terremotos registrados en los tres últimos días (IGN)
Mapa de los terremotos registrados en los tres últimos días (IGN)

La teoría de Day y Ward es que esa parte de la isla está asentada sobre una plataforma inestable, hecha a base de escombros geológicos procedentes de anteriores erupciones. Si la estructura cede, un enorme volumen de tierra se desplazaría: no sólo lo que tiene inmediatamente encima, sino mucho más material que forma parte de la plataforma insular. El estudio de 2001 se ponía en lo peor, y estimaba la cantidad afectada por el desplazamiento en 500 kilómetros cúbicos.

¿Hipótesis plausible o exagerada?

En ciencia, una afirmación extraordinaria raramente suele quedar sin contestación. ¿Pero resultaría extraordinario un evento así?

En realidad no. El área ya ha sufrido erupciones volcánicas durante el siglo pasado. Concretamente, la erupción del 24 de junio de 1949, día de San Juan, provocó una falla a lo largo de la cordillera de Cumbre Vieja que es la que puso sobre alerta a Day y Ward. Si esa falla sigue agravándose con sucesivos temblores y erupciones acabará por ceder provocando el desenlace que estos dos geólogos advirtieron en 2001. Sin embargo, hay que recordar que ya hubo otras erupciones en este área en 1971 y esta falla no se reactivó.

Parece haber consenso entre los científicos en que la falla acabará cediendo, aunque para eso podrían pasar siglos. En 2010, otro estudio analizó la estructura interna de esta parte de la isla empleando el método magnetotelúrico, y encontró que bajo una resistente capa de un kilómetro de grosor existía un flanco inestable. Los hallazgos "confirman estudios previos que sugerían la existencia de un flanco occidental apoyado sobre materiales de escombro de colapsos y hialoclastitas", una roca volcánica que se forma en erupciones submarinas.

Otra de las imágenes del mega-tsunami generada por la BBC.
Otra de las imágenes del mega-tsunami generada por la BBC.

Harina de otro costal es lo del mega-tsunami. Estudios posteriores, como el realizado en 2012 y publicado en el 'Journal of Geophysical Research' por investigadores franceses y estadounidenses ponen en duda que este desplazamiento, cuando suceda, pueda movilizar 500 kilómetros cúbicos. Usando herramientas computacionales más sofisticadas, proponen tres escenarios con volúmenes de 20 kilómetros cúbicos, 40 y el peor escenario, de 80. Estos autores, como otros antes que ellos, critican la exagerada simulacion de Day y Ward, centrándose sólo en el impacto que este tsunami podría tener en el archipiélago.

"El impacto máximo fue computado en algunos lugares clave de Canarias", destacan, "en La Palma, la ciudad de Santa Cruz sería golpeada por dos olas de inundación simultáneas con consecuencias devastadoras". Además, debido a su ubicación, El Hierro y La Gomera serían también impactadas con fuerza.

Dave Petley, experto en corrimiento geológico de la Universidad de Sheffield, llegó a desplazarse este verano a la isla canaria para examinar de primera mano la apocaliptica teoría de Simon Day y Steve Ward. No quedó muy convencido. "Para un colapso de 80 kilómetros cúbicos, que sería el 'peor escenario', la altura de las olas en la Costa Este de EEUU sería de menos de dos metros", dice Petley, "no es el escenario desastroso que los periódicos han disfrutado propagando".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios