Es noticia
Menú
El problema de la mortalidad infantil en Melilla que ningún científico logra resolver
  1. Tecnología
  2. Ciencia
a niveles de turquía o túnez

El problema de la mortalidad infantil en Melilla que ningún científico logra resolver

La ciudad autónoma acapara las mayores tasas de la UE y hace dos años incluso equiparable a países como Turquía. Paradójicamente, en 1975 ostentaba la tasa más baja de España

Foto: (Montaje: Carmen Castellón)
(Montaje: Carmen Castellón)

El último anuario regional de Eurostat, que la Oficina Europea de Estadística publicó ayer mismo, recoge diversas estadísticas regionales relacionadas con la demografía, la educación, el transporte o la salud. En este último aspecto, el anuario arroja un dato preocupante y, en cierta medida, sonrojante para nuestro país. La mortalidad infantil en Melilla sigue superando ampliamente la media nacional y, en 2015, llegó a triplicar esta cifra y situarse al nivel de países como Turquía o Túnez.

Foto: (Imagen: EC)

Por supuesto, en poblaciones tan pequeñas como las de las ciudades autónomas, es habitual que la estadística de muertes infantiles pueda sufrir cambios bruscos y repentinos. En Melilla nacen cada año 1.500 personas, por lo que un eventual brote de meningitis o una serie de accidentes de tráfico pueden alterar sobremanera los registros de muertes infantiles.

Por ello, desde Eurostat explican a Teknautas que "en cuanto a la metodología, para obtener la mortalidad infantil solemos usar una media de tres años".

En el anuario explican que los dos países donde se registró un mayor rango en mortalidad infantil entre regiones fueron Francia y España. El caso francés lo explican sus territorios de ultramar, mucho más pobres que la Francia metropolitana (el PIB en la Guayana Francesa es apenas la mitad que en regiones como Rhône-Alpes o la Costa Azul) y el caso español, sus dos ciudades autónomas.

La paradoja de Melilla

Cuando el Instituto Nacional de Estadística comenzó a medir la mortalidad infantil en 1975, la media española estaba en 19 muertes por cada mil nacimientos y paradójicamente, la región con menor mortalidad era Melilla, con 9,60 fallecidos. En el otro extremo de la balanza estaba Ceuta, que registraba casi 45 niños fallecidos por cada mil nacidos. Por hacernos una idea, es la tasa de mortalidad que ostentan actualmente países como Suazilandia, Papúa Nueva Guinea o Timor Occidental.

Sin embargo, desde que España entró en democracia, la tasa de mortalidad infantil de Ceuta ha ido reduciéndose hasta acompasar a la media nacional. Melilla, sin embargo, ha ido aumentando hasta superar los niveles medios de España y, desde hace pocos años, de la propia ciudad ceutí. Concretamente, la cifra de 17 muertos menores de un año registrada hace dos años no se daba en las ciudades autónomas desde mediados de los años ochenta, y fue en Ceuta donde se registró entonces.

En 2015, sólo 17 regiones europeas superaron la barrera de las siete muertes por cada mil nacimientos, la gran mayoría en países del este de Europa como Rumanía, Bulgaria o la región eslovaca de Východné Slovensko, fronteriza con Ucrania.

Ninguna de estas regiones superó, sin embargo, la tasa de mortalidad de Melilla.

El último anuario regional de Eurostat, que la Oficina Europea de Estadística publicó ayer mismo, recoge diversas estadísticas regionales relacionadas con la demografía, la educación, el transporte o la salud. En este último aspecto, el anuario arroja un dato preocupante y, en cierta medida, sonrojante para nuestro país. La mortalidad infantil en Melilla sigue superando ampliamente la media nacional y, en 2015, llegó a triplicar esta cifra y situarse al nivel de países como Turquía o Túnez.

Melilla Eurostat
El redactor recomienda