geología y pepinazos atómicos

El ensayo nuclear de Pyongyang causa uno de los mayores terremotos de este verano

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) registra el terremoto provocado este domingo a 600 kilómetros de Pyongyang con una magnitud de 6,3 y a una profundidad de cero kilómetros

Foto: Corea del Sur disparó este domingo un misil balístico en respuesta al ensayo nuclear de Corea del Norte. (EFE)
Corea del Sur disparó este domingo un misil balístico en respuesta al ensayo nuclear de Corea del Norte. (EFE)

Sungjibaegam, ubicada a 600 kilómetros al noreste de Pyongyang, ha vuelto a ser escenario de un nuevo ensayo nuclear por parte del Gobierno de Kim Jong-un. Según las primeras noticias, se trataría de la prueba de una bomba H, pero dado que en Corea del Norte este tipo de eventos se mueven entre los extremos de la opacidad y de la propaganda, mejor aferrarse a las pocas evidencias resultantes de una explosión así.

Una de ellas es la evidencia geológica que el ensayo nuclear dejó tras de sí: un terremoto de magnitud 6,3, o lo que es lo mismo, uno de los mayores detectados en el planeta Tierra en el último mes. Y, además, el único de los 10 que no sucedió de forma natural.

El seísmo fue registrado "claramente", según confirmó a EFE el director del Instituto Volcánico de Canarias, Nemesio Pérez, que añadió que cualquier sismógrafo del globo con la sensibilidad suficiente pudo detectar el ensayo nuclear norcoreano.

Según datos del United States Geological Service, la agencia gubernamental que se encarga de monitorizar los seísmos a nivel mundial, el registrado este domingo a 22 kilómetros de Sungjibaegam provocó el sexto mayor temblor sucedido en el mundo durante los últimos 30 días.

Distinguir un ensayo nuclear de un terremoto convencional es tan sencillo como ver a qué profundidad está el epicentro. En general, basta con seguir este sencillo truco: si el epicentro del seísmo está a cero kilómetros de profundidad y ha sucedido en Corea del Norte, lo más probable es que haya sido un ensayo con armas nucleares.

Habitualmente, la poca profundidad es síntoma de un terremoto especialmente destructivo. Afortunadamente, algunos de los peores terremotos del último mes han sucedido en pleno océano, como el registrado el pasado 18 de agosto al norte de la Isla Ascensión, un territorio británico de ultramar, o los acontecidos en Papúa y Nueva Guinea y Fiji.

El más dañino de todos los registrados sucedió el pasado 19 de agosto, un terremoto de 6,5 que acabó con la vida de 19 personas e hirió a centenares más en Yoglen, China.

Las técnicas de sismología forense están tratando también de esclarecer, por medio de las ondas generadas, a qué arma corresponde esta explosión. Como hemos explicado, es sencillo distinguir entre una explosión y un terremoto natural, pero identificar si fue una bomba de fisión o una bomba termonuclear, o si esta podría ser instalada en un misil como asegura el régimen de Pyongyang, es imposible con estas herramientas.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios