salvo que usted se fume su calzado veraniego

No, las chanclas de Primark no dan cáncer pero la ciencia les atribuye otros riesgos

La empresa se ha visto obligada a retirar varios modelos en Reino Unido por la presencia de un compuesto sospechoso, pero hay riesgos para la salud mucho más inmediatos y probados

Foto: Las chanclas pueden ser peligrosas (iStock)
Las chanclas pueden ser peligrosas (iStock)

Ayer, Primark anunció la retirada de sus tiendas en Reino Unido de tres modelos de chanclas por contener niveles excesivos de criseno, una sustancia química clasificada como posiblemente carcinógena por la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC), institución que recordarán por haber anunciado a finales de 2015 que comer carne roja aumentaba el riesgo de cáncer.

Esta partida de chanclas contenía cantidades de criseno superiores al miligramo por kilo, por lo que el calzado "no es acorde a los estándares habituales" según dijo la empresa irlandesa en un comunicado. Pese a la retirada. lo que ha hecho saltar todas las alarmas.

En realidad, la retirada de productos forma parte de la rutina de empresas como Zara o Primark. A finales de marzo, esta misma compañía tuvo que retirar unos leggings con estampado de gatitos porque podía suponer un riesgo de ahogamiento para niños muy pequeños. Los tabloides titularon "Primark retira sus leggings porque podrían ser mortales" y la empresa aludió, de nuevo, a que no eran acordes a los estándares habituales. Un mes antes retiraron una camiseta inspirada en la serie The Walking Dead porque fue acusada de tener connotaciones racistas.

Ahora, con las chanclas ha ocurrido algo muy parecido.

¿Qué es el criseno y qué hace en mis chanclas?

El criseno forma parte de una familia de compuestos llamados hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP). A nivel práctico, se utiliza como parte de algunos tintes oscuros como el azul marino o el negro, que de hecho, son dos de los colores de las chanclas que ha retirado Primark.

Desde la filial española de la multinacional apuntan a Teknautas que "este modelo de chanclas no ha estado a la venta en las tiendas de España y es el único modelo que se ha visto afectado", explica una portavoz. "Además, todos los nuevos pedidos con la fábrica se han suspendido mientras llevamos una investigación exhaustiva sobre el tema".

No quieren decir que el resto de chanclas de Primark no lleven criseno, sino que éste no supera el umbral recomendable.

¿Pueden unas chanclas dar cáncer?

El criseno está clasificado por la IARC dentro del grupo 2B o "posiblemente cancerígeno". ¿Qué significa esto? Que, pese a no haber estudios concluyentes sobre la asociación entre criseno y cáncer, sí que hay algunas sospechas fundadas.

Quizá sólo se hayan dado en animales y nunca en el ser humano o quizá sea muy improbable que un ser humano se exponga a la cantidad necesaria de un producto como para que éste incremente sus opciones de padecer cáncer. En cualquier caso, si hay un mínimo indicio, la obligación de la IARC es incluirlo en la lista.

En el grupo 2B de carcinógenos, junto al criseno, uno puede encontrar de todo. Por ejemplo, el cobalto que forma parte de los circuitos de nuestros móviles, productos naturales como los extractos de Aloe Vera o Ginkgo biloba, pesticidas como el DDT, los campos magnéticos a baja frecuencia, el VIH y sobre todo, aditivos alimentarios como el E171. También conocido como dióxido de titanio, forma parte habitualmente de la pasta de dientes o de las chocolatinas industriales. A su alrededor seguramente encontrará docenas de productos incluidos en esta lista 2B, incluido el criseno.

Si está pensando en adquirir unas chanclas y le preocupa su bienestar, más que su contenido en criseno deberían evaluar otros factores

Hasta el momento, se han realizado más de 1.500 estudios sobre este químico, y las principales sospechas sobre su carcinogenicidad se han dado en ratones, no en humanos. Por otro lado, el criseno forma parte de conglomerados mayores de sustancias capaces de elevar el riesgo de cáncer, como el humo del tabaco o el alquitrán, lo que incrementa las sospechas. Sin embargo, el criseno, como otros HAP, puede encontrarse también en los alimentos. Las cantidades máximas de esta sustancia están regulada por la ley 835/2011 de la Unión Europea.

Así que por su ubicuidad, uno puede estar expuesto al criseno y a otros HAP de muchas formas, por ello la ciencia ha estudiado concienzudamente en qué casos la exposición a estos compuestos puede aumentar el riesgo de cáncer.

Los riesgos asociados a las chanclas

Si están pensando en adquirir unas chanclas y les preocupa su bienestar y el de su familia, más que su contenido en criseno deberían evaluar otros factores. La ciencia ha recogido en multitud de estudios los principales riesgos asociados a este calzado veraniego.

Lodz, Polonia. Año 2011. Las chanclas y la obesidad de un hombre se aliaron para que, al insertar el pie en el calzado, se rompiera el tendón patelar de la rodilla. El exceso de peso fue determinante, pero no es baladí que el uso de chanclas incrementa el estrés en la flexión de la rodilla o la flexión dorsal del tobillo. Además, el uso continuado de chanclas parece incrementar el dolor de talón entre los jóvenes.

Uno de los más curiosos es Efecto del tipo de zapato en mujeres bajando un bordillo, realizado en 2012 por una empresa consultora de Philadelphia y donde comparan la cinemática de la rodilla y el tobillo en mujeres bajando un escalón con tacones, zapatillas o chanclas. No sorprendentemente, los resultados señalan que "las mujeres demuestran un esfuerzo, precaución y atención adicional cuando llevan tacones".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios