28 euros por una pegatina

Parches contra la radiación para el móvil: la pseudociencia llega a las aerolíneas

Iberia ofrece en su catálogo de a bordo un producto que promete desviar los campos electromagnéticos de nuestro 'smartphone'. Pero ni lo hace ni es necesario que lo haga

Foto:

"Los 'smartphones' y los ordenadores son esenciales en nuestra vida diaria; sin embargo, emiten radiación electrónica perjudicial. El Parche Bloqueador de Radiación reduce estos efectos negativos hasta en un 97,17%". Así anuncia la revista de a bordo de Iberia un bloqueador electromagnético de la empresa Kyutec, nombre que esconde una simple pegatina para el móvil y cuyo precio es de 28 euros. Ni la eficacia de estos productos ni los efectos nocivos de la radiación sobre nuestra salud han sido demostrados de forma científica.

Las pegatinas contra la radiación de los móviles ya existían antes de los 'smartphones' y es fácil encontrarlas en internet de todos los colores y precios, aunque no importa demasiado porque todas prometen un 97,17% de protección. En 2011, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) publicó un rotundo artículo en contra de estos productos: "No malgaste su dinero [...]. Su eficacia no es demostrable. Prometen neutralizar las ondas de nuestro móvil, ya sea bloqueándolas o contrarrestándolas con una onda inversa. Para poder cumplir su promesa deberían afectar al funcionamiento de nuestro teléfono. Y en ocasiones, podrían producir el efecto contrario al deseado".

Esto no impide que empresas como Kyutec aseguren que sus pegatinas pueden "proteger" el cerebro, "eliminar" problemas en los ojos y "mejorar" la concentración. "El Parche bloqueador de radiación está cargado negativamente para desviar las partículas cargadas positivamente del campo electromagnético", dice la tienda en su web. El vídeo explicativo va un poco más allá al añadir que estas radiaciones "posiblemente guardan correlación con los tumores cerebrales y el cáncer".

Las pegatinas antirradiación analizadas cuentan con unos circuitos en su interior, pero ni batería ni fuente de energía alguna que pudiera hacer 'algo'. Es lo que descubrió atónito el médico y autor de 'Mala ciencia' Ben Goldacre cuando abrió un colgante de 80 euros comercializado de forma similar a los parches para móviles —solo que en este caso es el usuario el que lo lleva— tras haber comprobado que no absorbía radiación alguna. "[El circuito electrónico] parece impresionante, pero sea lo que sea no está conectado a nada".

La cantidad de radiación que recibes de una antena de telefonía es la misma que de una bombilla de 100 vatios encendida a un kilómetro

El biólogo y divulgador A. Bayon coincide en que este tipo de productos no funcionan y asegura que la mejor forma de demostrarlo es comprobar si el terminal tiene cobertura: "Si las radiaciones no pasan... ¿cómo es posible que funcione el móvil?". Además, propone un sistema alternativo más barato a las pegatinas de 28 euros: "La mejor forma de que no lleguen las ondas es envolverlo bien en papel de aluminio porque entonces se forma una jaula de Faraday". El rollo de 30 metros de este material se puede adquirir por algo menos de dos euros.

Ni funcionan... ni hace falta que lo hagan

Los bloqueadores de campos electromagnéticos en forma de pegatina no funcionan pero, tal y como señala Bayon, "tampoco hace falta que funcionen". La ristra de estudios que asegura que la radiación que emiten nuestros 'smartphones' es insuficiente para causar daños como los que enumera la web de Kyutec es cada año más larga. La última revisión tuvo lugar en abril de 2017, cuando el Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud recalcó en un informe que "no hay evidencias" que relacionen el uso de móviles con problemas para la salud.

"La cantidad de radiación que recibes de una antena de telefonía actuando a máxima potencia es la misma que te llega de una bombilla incandescente de 100 vatios encendida a un kilómetro de distancia. En el caso de un móvil es muchísimo menos", asegura Bayon. Esto no quiere decir que el uso de 'smartphones' sea inocuo: la luz de sus pantallas se ha relacionado en numerosos estudios con el insomnio y la mala postura al mirarlo por la calle puede causar dolores cervicales. Más allá de eso, podemos decorar el móvil con pegatinas decorativas mucho más baratas y bonitas sin necesidad de preocuparnos por parches bloqueadores de radiación.

Este medio ha intentado contactar con Iberia para saber su opinión sobre la venta en sus aviones de un producto sin eficacia demostrada, pero al cierre de este artículo no ha recibido respuesta.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios