A la estadística no le gusta el chocolate (tampoco los superalimentos)
  1. Tecnología
  2. Ciencia
"correlación no implica casualidad", repiten los expertos

A la estadística no le gusta el chocolate (tampoco los superalimentos)

Este manjar, además de delicioso, es bueno para el corazón. Pero los autores de un estudio publicado en la revista 'Heart' piden cautela

placeholder Foto: Come chocolate negro
Come chocolate negro

"Existe una correlación entre el consumo de chocolate per cápita y el número de laureados con un nobel en un total de 23 países", aseguraba un famoso estudio publicado en en 2012 en la revista 'The New England Journal of Medicine' [PDF]. Este se apoyaba en investigaciones previas que ya habían señalado que este alimento mejoraba las funciones cognitivas. El único problema es que el texto, escrito por el médico Franz Messerli, no era un estudio sino una pieza humorística cargada de fina ironía en cada línea.

Foto: Una mujer retira una tableta de pastillas de una caja de ibuprofeno. (EFE)

"Correlación no implica causalidad", repiten los estadísticos sin cesar. Aunque dos variables discurran paralelas no significa que una sea responsable de la otra. Por eso el consumo de margarina no tiene la culpa de que la gente se divorcie, ni el número de películas que estrena Nicholas Cage es responsable de cuántas personas mueren ahogadas. Y si Suiza tiene una cantidad de nobeles por encima de la media es poco probable que sea debido al consumo de chocolate. Dicho así suena gracioso, pero esta cuestión es un talón de Aquiles para los estudios denominados "observacionales".

En un estudio observacional el investigador se limita a 'mirar y apuntar'. Los de cohortes o seguimiento son muy utilizados en epidemiología: cogemos 25.000 personas que fuman y 25.000 personas que no lo hacen, y miramos cuántas de ellas son diagnosticadas con un cáncer de pulmón al cabo de unos años. Es lo que se ha hecho en un estudio publicado esta semana en la revista 'Heart' que asegura que el consumo de chocolate se asocia con un menor riesgo de arritmias. En otras palabras, que este manjar, además de delicioso, es bueno para el corazón. Pero los propios autores piden cautela.

"La evidencia indica que un consumo moderado de chocolate puede estar inversamente asociado con un riesgo de padecer arritmias, aunque la confusión residual no puede ser descartada", escriben los investigadores al final de su trabajo. Vamos, que la relación podría ser debida a otros factores. A la hora de seleccionar 55.000 participantes de entre 50 y 64 años y preguntarles si consumen chocolate, hay que tener en cuenta que aquellos que no lo hagan quizá estén motivados por algún problema de salud. Exacto: presentaban diabetes e hipertensión en mayor medida que los amantes de este dulce.

Es sólo uno de los muchos peros de un estudio que, por su polémica, ha estado acompañado de un editorial independiente en el que se señalaba esta objeción junto a otras. Por ejemplo, los autores fueron incapaces de tener en cuenta otros factores de riesgo para las arritmias, como las enfermedades renales o problemas respiratorios como las apneas del sueño.

Sí sirve como ejemplo de que los llamados 'superalimentos', término de 'marketing' sin validez científica, no existen

Esto no quiere decir que el estudio sea un 'timo': "Los resultados son interesantes y habría que tenerlos en cuenta por la importancia de identificar estrategias de prevención para la fibrilación auricular”, terminan los autores del editorial. Sí sirve como ejemplo de que los llamados 'superalimentos', término de 'marketing' sin validez científica que hace referencia de forma vaga a aquellos alimentos con múltiples beneficios para la salud, no existen. Porque, aunque el cacao sea bueno para nuestro corazón... los productos calóricos con gran nivel de grasas y azúcares donde lo encontramos son todo lo contrario.

Algo similar sucede con el vino, del que todavía se repite la leyenda urbana de que "un vasito con las comidas es bueno para la salud". El resveratrol, un fenol presente de forma natural en las uvas, ha demostrado ser beneficioso para el corazón. ¿El problema? Que el alcohol es una sustancia tóxica para el cuerpo cuya dosis recomendada es 0. Mejor comer uvas sin fermentar.

Volviendo al chocolate, los estudios observacionales ya han hecho de las suyas en el pasado. Hace unos años se popularizó un trabajo, llevado a cabo con adolescentes, que afirmaba que el manjar, al contrario de lo esperado, no engordaba. Pero el estudio tenía una limitación importante: los jóvenes que más chocolate consumían... también llevaban a cabo más ejercicio. Una explicación alternativa sería que los niños en forma no tienen vetado el chocolate por sus padres como lo tendrían aquellos con sobrepeso. Hay que tener cuidado para no acabar con un empaño a la búsqueda de ganar un Premio Nobel.

Chocolate Ciencia Estadística
El redactor recomienda