Es noticia
Menú
Entramos en un 'data center' español: una fortaleza de 46.000 metros cuadrados
  1. Tecnología
INTERNET COMO NUNCA TE LO HABÍAN EXPLICADO

Entramos en un 'data center' español: una fortaleza de 46.000 metros cuadrados

En el capítulo #04 del pódcast 'Internet como nunca te lo habían explicado: los data centers', nos adentramos en los 'castillos de internet' que custodian tus datos

Foto: Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay.

Calle Valgrande número 6, Alcobendas, Madrid. Ante nosotros, lo que podría ser un edificio de oficinas normal y corriente, sin nada que llame la atención. Lo que no saben quienes pasan por delante es que, detrás de esas puertas, están las instalaciones gracias a las cuales miramos nuestro correo electrónico, enviamos audios de WhatsApp o vemos una serie en Netflix.

¿Es la sede de una especie de conjura de los poderes de las grandes tecnológicas? En absoluto: se trata de un data center, una de esas instalaciones que procesan los datos que circulan cada segundo por internet. En el último capítulo de Internet como nunca te lo habían explicado: los data centers, un pódcast de cuatro capítulos lanzado por Vertiv y Spain DC en El Confidencial con el hilo conductor de Javier Cancho y Marta García Aller, conocemos cómo son los centros de datos desde dentro.

[Pincha aquí para escuchar todos los capítulos de 'Internet como nunca te lo habían explicado']

Así se protegen tus datos

Nos recibe Nacho Velilla, presidente de Spain DC —la asociación española de data centers— y director general de Equinix, la empresa con la mayor infraestructura digital de todo el país, con presencia en cinco continentes y permitiendo a las empresas conectar sus cadenas de suministro digitales a través de la mayor plataforma global de interconexión.

Nos encontramos en un edificio de nada menos que 46.000 metros cuadrados. Tras una estructura laberíntica, llegamos a los centros de datos, que ocupan dos de las cuatro plantas. Se encuentran a una temperatura en torno a los 25 grados, una cifra que no es precisamente casual: "Cada grado que subes, al bajar la temperatura, tiene un efecto brutal en el consumo eléctrico", nos explica Velilla. "Se está llegando a un punto en el que lo que se busca es que los equipos trabajen en condiciones relativamente buenas, pero que sea lo más eficiente posible. Que el consumo eléctrico adicional que necesitas para disipar su calor tenga sentido".

Foto:

La seguridad también es esencial. Todas las salas de servidores donde se almacenan los datos están equipadas con sistemas de detección de humo, se controla todo lo que sucede durante las 24 horas de los 365 días del año. En caso de que hubiera un incendio, el agua o la espuma pueden causar más daños en un data center que un cable carbonizado. Por tanto, se prefieren los gases especiales de extinción. Un gas extintor reduce el contenido de oxígeno en el aire, sofocando la fuente del fuego y resultando inofensivo tanto para las personas como para los equipos. Los centros de datos están llenos de servidores que son como computadoras de escritorio muy voluminosas y sin pantallas ni teclados. Son computadoras que contienen chips para procesar los datos. En efecto, las salas más modernas parecen un paraje de Matrix.

Todas las salas de servidores tienen sistemas de detección de humo, se controla todo lo que sucede las 24 horas de los 365 días del año

En las salas de servidores, los racks (los soportes metálicos donde se aloja el equipamiento electrónico, informático y de comunicaciones) suelen estar ubicados en un espacio cerrado para permitir una refrigeración óptima. Permanecen en jaulas para aumentar el nivel de seguridad física de los aparatos. Y a esas salas solo pueden acceder las personas autorizadas y solo si es absolutamente necesario.

En caso de que hubiera un corte de energía, entrarían en funcionamiento los generadores que se pondrían en marcha automáticamente. Mientras que los generadores pasan por una breve fase de arranque, las baterías proporcionan energía, permitiendo que los sistemas se mantengan sin ninguna interrupción. Luego los generadores se hacen cargo de la alimentación, proporcionando todo el suministro energético.

Foto:

Además, en la estación de control es donde están los comandos centrales. Toda la información importante se recopila a través de un sistema de gestión de la infraestructura y toda esa información aparece en las pantallas. Parece un control de realización de una gran televisión. Es ahí donde cualquier desviación de la operación estándar, cualquier detalle anómalo, se detecta de inmediato. Hay pasillos interminables con bloques de máquinas a derecha e izquierda. Estamos rodeados de datos, de datos de todo tipo de servicios que usamos cada hora de cada día.

Se trata, en definitiva, de construir una fortaleza de internet. Un lugar donde los datos sean no solo tramitados y procesados, sino también securizados. Todo ello para que los usuarios podemos navegar felizmente por internet sin necesidad de ser conscientes de todas las infraestructuras que se ponen a trabajar cuando lo hacemos.

Calle Valgrande número 6, Alcobendas, Madrid. Ante nosotros, lo que podría ser un edificio de oficinas normal y corriente, sin nada que llame la atención. Lo que no saben quienes pasan por delante es que, detrás de esas puertas, están las instalaciones gracias a las cuales miramos nuestro correo electrónico, enviamos audios de WhatsApp o vemos una serie en Netflix.

Internet como nunca te lo habían explicado ECBrands