Es noticia
Menú
He probado el e-mail que promete privacidad sin pagar un euro, pero tiene un truco feo
  1. Tecnología
UN FILTRO PARA QUE NO TE ESPÍEN

He probado el e-mail que promete privacidad sin pagar un euro, pero tiene un truco feo

DuckDuckGo, el buscador alternativo a Google, ha lanzado un servicio de correo electrónico para evitar que te espíen, pero sin que tengas que crear un nuevo buzón. Es gratis, y ahí es donde empieza el truco

Foto: DuckDuckGo. (Cedida)
DuckDuckGo. (Cedida)

Una herramienta para evitar que te pueda espiar quien te envía un correo electrónico. No podrá saber si lo abres, ni cuánto tiempo lo miras, ni dónde clicas. Y todo gratis. Es lo que ha empezado a ofrecer DuckDuckGo, firma conocida por ofrecer un navegador y motor de búsqueda que tiene la privacidad por bandera. La propuesta suena tan bien, que no me ha quedado otra que lanzarme a probar este nuevo servicio. Spoiler: he descubierto que tiene un truco que es un tanto feo.

Lo primero que tienes que saber de DuckDuckGo Mail, nombre oficial de este producto, es que no es un buzón de correo electrónico. Es decir, no podrás acudir a una web o aplicación para consultar qué te han enviado. En cambio, sí te permite crear una dirección con su dominio, es decir, acabada en @duck.com. ¿Y para qué sirve si luego no puedes consultarlo? Es sencillo. Esto se debe a que la herramienta funciona como una especie de espejo entre el remitente y tu bandeja, de modo que filtra los correos y, después, te los reenvía a tu bandeja de entrada habitual. Una vez ahí, cuando respondes a un correo que te ha llegado a través de esta herramienta, el usuario solo ve esta dirección, no la de tu proveedor original.

Foto: DuckDuckGo.

Ese filtrado consiste en limpiar los correos electrónicos entrantes de rastreadores ('trackers'), que son una serie de piezas de código que hay en cada e-mail para que el emisor reciba información sobre qué haces con el contenido que te han enviado. Es una suerte de huella digital que se ha convertido en una pieza fundamental para el 'marketing' online. "Tu correo está vivo. Las empresas a las que te suscribes, y también el 'spam', quieren ver si has visto lo que te envían, dónde has pinchado, qué te interesa, dónde y cuándo lo abres… Hay muchas formas, DuckDuckGo las ha estudiado y las quita para que nos des pistas", dice Sergio de los Santos, Sergio de los Santos, jefe de Innovación y Laboratorio de Telefónica Tech. "Te permite suscribirte a algo que te interesa sin que te rastreen, porque lo que te molesta es que no haya privacidad", remacha.

Hasta aquí la teoría, pero lo que me ha hecho levantar las cejas ha sido la práctica. Y, por supuesto, el aforismo más cacareado de la historia de internet: si algo es gratis, el producto eres tú.

Una herramienta gratis para colarte lo demás

DuckDuckGo ofrece dos opciones de hacerse con su servicio de e-mail, aplicación móvil y web. Como no quería añadir la enésima app a mi teléfono, opté por hacerlo a través del navegador. Para trabajar utilizo Google Chrome y, al entrar en la página de esta herramienta de privacidad, lo primero que me pidieron fue instalar su extensión. De primeras, me chocó un poco, pero seguí adelante porque tampoco me pareció excesivamente raro. En menos de un minuto, tenía mi propia dirección y, además, descubrí una opción bastante interesante.

Esta aplicación te permite crear varias direcciones @duck.com vinculadas a la principal y que funcionan con la misma dinámica. En este caso, el nombre del correo es generado por una serie de números y letras aleatorias y, además, puede ser desechado cuando quieras. De este modo, generan una capa por encima para que, por ejemplo, no des tu correo en el formulario de una página que seguramente no vuelvas a visitar. Además, y esto es importante, la extensión para navegadores te permite autorrellenar estas cajas de texto con estas direcciones, así que ni tienes que acordarte de ella y puedes crear una para cada formulario. Hasta ahí, DuckDuckGo me tenía ganado, pero justo entonces ha saltado la sorpresa.

placeholder Cartel publicitario de DuckDuckGo. (DDG)
Cartel publicitario de DuckDuckGo. (DDG)

He seguido preparando este artículo utilizando Chrome y, cuando he colocado los términos de búsqueda en la barra, me ha redirigido automáticamente al buscador de DuckDuckGo. En ningún momento había dado un consentimiento explícito para que esto ocurriera, y no lo esperaba de un complemento de una firma con esa filosofía. No es algo muy simpático de primeras. Sobre todo, cuando te das cuenta de que no hay forma de tener este complemento sin que DuckDuckGo se convierta en tu buscador por defecto. He intentado volver a Google como buscador predeterminado, pero la única forma era deshabilitar DuckDuckGo. Es cierto que el filtro funciona aunque se desactive, pero el autorrelleno y las direcciones extra desaparecen.

"Se puede ver como que ahí tienen el retorno de la inversión. Te ofrecen un servicio gratis, pero que requiere una instalación que modifica navegador por defecto para llevar a los usuarios al que es su negocio 'core'", explica De Los Santos. En este sentido, cabe recordar que es ahí donde está la principal fuente de ingresos de DuckDuckGo, que vende publicidad, pero, a diferencia del resto, lo hace sin rastreo. "Su negocio sigue siendo el buscador y quieren posicionarse como alternativa segura y no rastreable. Es la misma estrategia que siguen otras tecnológicas, pero orbitando alrededor de la privacidad, que es una premisa diferenciadora. Al menos, aquí tienen un valor añadido. Es muy difícil llevar una estrategia diferente en servicios convergentes".

Foto: Gabriel Weinberg, creador y CEO del buscador privado DuckDuckGo. (Foto cedida)

En cualquier caso, cabe recalcar que ya había diferentes servicios muy similares en el mercado, aunque no sean muy conocidos por ahora. Ahí está el caso de iCloud+, el servicio 'premium' de Apple de correo electrónico, que incluyó esta opción a finales del año pasado como extra. Solo está disponible para aquellos que contraten alguno de sus paquetes, que parten de un precio de 0,99 euros al mes, ya que el principal atractivo es el alquiler de espacio en la nube (50 GB en el paquete más barato). También merece mención SimpleLogin, enfocado únicamente al correo electrónico y que ofrece un servicio más completo, como un agregador de buzones. Tiene una versión gratuita con ciertas limitaciones, pero otra de pago por cuatro dólares al mes (no indican la cantidad en euros).

¿De verdad es privado?

Una vez se resuelva el dilema de si merece la pena dejar de usar tu buscador de referencia para poder disfrutar de DuckDuckGo Mail, la pregunta es obligada: ¿de verdad no se quedan con ningún dato de los que pasan por sus servidores? "Ellos reciben los correos, los limpian y te los pasan a tu cuenta. En principio, es solo una asociación entre correos y aseguran que ni siquiera almacenan, lo hacen todo en la RAM de servicio", explica este especialista, que ve natural que haya dudas. "Hacen énfasis en que confíes en ellos, y en eso se basa esto: en que confíes", dice este profesional, que no ve motivos por ahora para hacer una cosa ni la contraria.

Eso sí, he hecho una prueba con algunos compañeros y, por ahora, no funciona muy allá. Dos personas me han enviado correos con rastreadores de Mailtrack a mi dirección de DuckDuckDuck Mail. En un caso, le ha llegado la notificación, pero no el correo, de que había abierto y clicado el enlace. En otro, no ha habido ninguna diferencia con el servicio habitual. "Es precipitado juzgar por ahora", avisa este experto, que recuerda que "las técnicas de rastreo no son estáticas y puede haber nuevas fórmulas que no capten; es un trabajo constante".

Una herramienta para evitar que te pueda espiar quien te envía un correo electrónico. No podrá saber si lo abres, ni cuánto tiempo lo miras, ni dónde clicas. Y todo gratis. Es lo que ha empezado a ofrecer DuckDuckGo, firma conocida por ofrecer un navegador y motor de búsqueda que tiene la privacidad por bandera. La propuesta suena tan bien, que no me ha quedado otra que lanzarme a probar este nuevo servicio. Spoiler: he descubierto que tiene un truco que es un tanto feo.

Internet Email Correo electrónico
El redactor recomienda