Es noticia
Menú
Glovo cierra la venta a Delivery Hero por un 65% menos del valor que cuando se anunció
  1. Tecnología
UNA COMPRA MUY CUESTIONADA

Glovo cierra la venta a Delivery Hero por un 65% menos del valor que cuando se anunció

El gigante alemán del 'delivery' anunció la compra al filo de la medianoche. El pago se haría en acciones de la compañía europea. El problema viene dado por el tremendo derrape que ha sufrido en bolsa

Foto: Un 'rider' de Glovo recoge un pedido en un establecimiento en Madrid. (Getty Images)
Un 'rider' de Glovo recoge un pedido en un establecimiento en Madrid. (Getty Images)

El pasado 31 de diciembre, al filo de la medianoche y, por tanto, del Año Nuevo, el gigante alemán Delivery Hero anunciaba la compra de Glovo. La operación valoraba a la 'startup' catalana en 2.300 millones de euros. Una cantidad que no se abonaría en metálico, sino en títulos de la multinacional teutona, cotizada en la Bolsa de Frankfurt. Este lunes la junta de accionistas daba luz verde por fin a la transacción. La cuestión es que ahora la compañía española queda valorada en menos de 800 millones, un 65% menos que al principio de este año. ¿La razón? El tremendo derrape que toda la industria, especialmente Delivery Hero, ha sufrido en los últimos meses, que ha hecho caer en picado la valoración de sus acciones. En enero cotizaban al filo de los cien euros. Ayer, a 35,10 euros.

Foto: Un repartidor de Glovo circula por Barcelona. (Reuters/Nacho Doce)

Al no haber incluido cláusulas que les protegiesen de esta sangría, ahora serán los propietarios de las acciones los que deberán decidir si venderlas ya o si esperan para ver si la situación remonta. Delivery Hero tiene que acometer aún la ampliación de capital para ejecutar este pago en especie. En un comunicado enviado a los medios, aseguraba haber realizado todos los trámites necesarios para la compra y aseguraba que Glovo seguirá operando bajo su marca original.

En total, adquirirá el 94% de la compañía. Ese 6% restante corresponde a títulos del propio fundador de la compañía, Óscar Pierre, así como a capitales minoritarios que han preferido rechazar los cantos de sirena de los alemanes. El problema es que no pueden hacer líquida su posición. Por cierto, Pierre se mantendrá en la dirección de la compañía junto a parte de su equipo. Todos ellos recibirán un paquete de 'stock options' como parte del acuerdo de compra.

placeholder Foto: Reuters
Foto: Reuters

Esta operación no tardó en convertirse en un plato de difícil digestión para muchos. Pocas semanas después del anuncio y tras unas perspectivas de crecimiento que no convencieron a los inversores, HSBC publicó un documento demoledor contra la estrategia de DH. El banco de inversión recriminó "la obsesión por el crecimiento" definiéndola como "preocupante", ya suponía derribar uno de los mantras del negocio: las economías de escala.

El informe era contundente al asegurar que esta política era, según su punto de vista, reconocer "que hay pocas economías de escala, si las hay". Además, puso en cuestión la compra de Glovo, una operación que, según los analistas de la entidad británica, empezaba a parecer "un rescate". "No podemos entender por qué Delivery Hero sintió la necesidad de adquirir Glovo, y mucho menos en un múltiplo en línea con sus propias operaciones", concluía aquel texto.

Más allá de cerrar los flecos que todavía quedan, hay otro frente que puede dar mucho que hablar en las próximas semanas, que no es otro que el frente laboral. Glovo es la única del sector que había desafiado al Ministerio de Trabajo y la 'Ley Rider' manteniendo al grueso de sus trabajadores como autónomos, tras introducir una serie de cambios en su modo de funcionamiento que, según la empresa, eran suficientes como para evitar la relación de laboralidad con los 'riders'. Según varias fuentes, el Gobierno habría puesto como condición el cumplimiento de la normativa como condición inevitable para dar luz verde a la operación, algo que habría sido aceptado por Delivery Hero.

El pasado 31 de diciembre, al filo de la medianoche y, por tanto, del Año Nuevo, el gigante alemán Delivery Hero anunciaba la compra de Glovo. La operación valoraba a la 'startup' catalana en 2.300 millones de euros. Una cantidad que no se abonaría en metálico, sino en títulos de la multinacional teutona, cotizada en la Bolsa de Frankfurt. Este lunes la junta de accionistas daba luz verde por fin a la transacción. La cuestión es que ahora la compañía española queda valorada en menos de 800 millones, un 65% menos que al principio de este año. ¿La razón? El tremendo derrape que toda la industria, especialmente Delivery Hero, ha sufrido en los últimos meses, que ha hecho caer en picado la valoración de sus acciones. En enero cotizaban al filo de los cien euros. Ayer, a 35,10 euros.

Accionistas Glovo
El redactor recomienda