Es noticia
Menú
La oscura plataforma que ayudó a meter a 30.000 fans del Eintracht en el Camp Nou
  1. Tecnología
VIAGOGO, PORTAL DE REVENTAS

La oscura plataforma que ayudó a meter a 30.000 fans del Eintracht en el Camp Nou

La web afirma que cumple con los requisitos legales, aunque decenas de usuarios relatan en las redes sociales sus malas experiencias y desaconsejan comprar en la plataforma 'online'

Foto: Los jugadores del Eintracht celebran el tercer gol del equipo alemán en el Camp Nou. (EFE/Alejandro García)
Los jugadores del Eintracht celebran el tercer gol del equipo alemán en el Camp Nou. (EFE/Alejandro García)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Marta Mas quería ir al concierto de Loquillo en Barcelona al principio del verano de 2020. Cuando lo buscó en internet, entró en el primer resultado que le apareció. Compró unas entradas por las que pagó el doble del precio de venta al público, aun quedando pases oficiales. Lo supo después, cuando se enteró de que la plataforma que había utilizado era Viagogo, un espacio 'online' para la reventa. Reclamó, pero no le devolvieron el dinero. El concierto se pospuso y, un día antes del evento, desde la plataforma le enviaron dos entradas sin código de barras. Eran falsas.

Viagogo volvió a estar en el candelero cuando 30.000 aficionados del Eintracht Frankfurt asistieron al último partido que el equipo azulgrana disputó en la Europa League, en lugar de los cinco millares que esperaban. Aunque Miquel Camps, portavoz adjunto de la junta del Barcelona, acusó a los abonados culés de revender sus asientos, numerosos seguidores del equipo de fútbol señalaron a los operadores turísticos por comprar centenares de pases para después sacarlos a la venta en el portal de reventa. Rubén Sánchez, secretario general de Facua, es tajante: "Se dedican a un negocio prohibido".

Rubén Sánchez, secretario general de Facua, es tajante: "Se dedican a un negocio prohibido"

A pesar de ello, esta organización de consumidores y usuarios no tiene constancia de que la Administración les haya expedientado. "La reventa es ilegal. Cuando yo compro una entrada, asumo un daño que me hago a mí mismo, que es pagar mucho más por su precio de venta al público, pero el daño va a más cuando la entrada es falsa", agrega Sánchez, y eso es lo que les ha pasado a decenas de personas que no dudan en verter sus quejas en las redes sociales.

Se lavan las manos

De esta forma, no hay manera de saber si la entrada está falsificada o duplicada, y Viagogo tampoco se hace responsable de los particulares que venden en su plataforma. Así explica la propia compañía qué ocurriría si el usuario no recibiese las entradas a tiempo: "En el improbable caso de que surgiera un problema y el vendedor original de las entradas no pudiera enviar las entradas puestas a la venta, Viagogo revisará, con base en su única y total discreción, entradas con precios comparables y te ofrecerá un reemplazo sin coste adicional, o bien Viagogo te realizará un reembolso por el importe de tus entradas". En ningún momento se refieren a lo ocurrido con numerosos compradores, quienes sí tenían la entrada para el evento, pero a la hora de la verdad no era válida.

placeholder Loquillo, durante el último concierto de su gira '40 años de rock and roll actitud' en el Palau Sant Jordi. (EFE)
Loquillo, durante el último concierto de su gira '40 años de rock and roll actitud' en el Palau Sant Jordi. (EFE)

La empresa, según declara a este medio, no vende entradas, sino que es "un mercado global 'online' que conecta a terceros vendedores con compradores en una plataforma abierta, segura y transparente". En contradicción con lo expresado por Sánchez, desde la compañía afirman que llevan casi 15 años operando en España y que esta "en todo momento cumple con las leyes y normativas de los países en los que opera".

Cualquier persona puede revender entradas en Viagogo, tal y como la propia empresa admite. Asimismo, añaden que "los vendedores se someten a una exhaustiva comprobación de seguridad utilizando proveedores de protección contra el fraude de categoría mundial y no se les paga hasta que el comprador haya podido entrar en el evento". Según sus propios cálculos, menos del 1% de las entradas vendidas en todo el mundo experimenta problemas.

Inacción por parte de la Administración

“Desconocemos que la Administración esté haciendo algún control sobre esta forma de operar. La legislación autonómica en materia de espectáculos públicos habla de ilegalidad en la reventa. ¿Por qué no indagan en la red para ver qué ocurre con estas plataformas?”, se pregunta el secretario general de Facua. Sánchez también agrega que lo primero que hacen desde la entidad cuando les llega un caso de estas características es explicar al usuario que ha participado en un negocio no permitido en España. "Podría denunciar al vendedor particular por estafa, pero en estas situaciones es complicado, y también planteamos la posibilidad de reclamar a Viagogo, pero se suelen quitar de en medio", puntualiza Sánchez.

placeholder Entradas para la final de la Champions 2018 en Viagogo. (EC)
Entradas para la final de la Champions 2018 en Viagogo. (EC)

La reventa, por otra parte, siempre ha existido. Desde los toros hasta las sillas de Semana Santa en Sevilla, pasando claramente por los grandes eventos deportivos, por lo que este tipo de plataformas estarían facilitando y agrandando un negocio ilegal en España. Por otra parte, que operen desde Internet no debería ser un problema si se rigieran mediante la legalidad vigente. “Multitud de plataformas 'online' tienen servicios de terceros con protocolos en los que, si se incumple algo ofertado, o si hay fraude absoluto, ellos son los responsables de la devolución íntegra del importe”, remarca el miembro de Facua.

Millones de 'bots' comprando entradas masivamente

Ticketmaster es la plataforma de venta de entradas para eventos más conocida a nivel mundial. Su directora general en España, Ana Valdovinos, afirma que la principal amenaza a la que se enfrenta la compañía está relacionada con los 'bots' que se dedican a comprar entradas de manera masiva para luego especular con ellas. "En los últimos años, previos a la pandemia, bloqueábamos hasta 6.000 millones de 'bots' en todo el mundo", remarca.

La empresa ha desarrollado su propia tecnología anti-robot para evitar este tipo de sucesos, además de implementar las nuevas entradas digitales que suprimen las copias de entradas en formato PDF. "Con el 'digital ticket' no hay que esperar a que las entradas lleguen por correo electrónico o gestionar la impresión. Las entradas aparecen automáticamente en la aplicación móvil de Ticketmaster", aclara Valdovinos.

La gran amenaza son los 'bots' que compran entradas de manera masiva para especular

En cuanto a Viagogo, la directora general no duda en catalogar la reventa como “fraude y especulación”, al mismo tiempo que reclama una regulación en la que se contemple que “las plataformas de venta de entradas funcionan en un mercado internacional, sin fronteras”. Eso es lo que ocurre con la propia Viagogo, cuya legislación vigente se enmarca con base en las leyes del estado de Delaware, en Estados Unidos, donde la compañía está registrada.

Seguridad en la venta y la compra

Al igual que Ticketmaster, Entradium se dedica al mercado primario de entradas. “En nuestra web siempre es el organizador del evento el que lo crea y comercializa las entradas. Nos aseguramos de que todo funciona correctamente porque el dinero solo pasa por nosotros y lo abonamos una vez realizado el acontecimiento”, admiten desde la empresa. Para evitar cualquier imprevisto, han establecido algunas palabras clave en los comentarios de 'feedback' que los usuarios dan a la plataforma, tales como “estafa, cancelación y devolución”.

“Alguna vez sí se ha dado que un comprador suelto pone una entrada a la venta que quiere revender, pero inmediatamente le escribimos para decirle que eso no está permitido en Entradium. Eso es fácil de ver, porque un organizador pone 100, 500 o 1.000 entradas a la venta y es muy raro que ponga solo tres o cuatro”, concretan desde la compañía. Para ellos, Viagogo no son ni competidores, parafraseando sus términos. “Sabemos que existen, pero también otros portales, y debe ser la Administración quien regule y determine qué se puede o no hacer”, continúan.

"Sabemos que existen, pero también otros portales, y debe ser la Administración quien regule y determine qué se puede o no hacer"

El portal Wegow, dedicado en exclusiva a eventos musicales, también sabe de la existencia de Viagogo, aunque en su caso tan solo son una “plataforma de intermediación entre el promotor y el usuario”, tal y como se describen. Asimismo, según afirman a El Confidencial, “solo hay riesgo de que una de sus entradas no sea válida si está duplicada, y la única forma de comprar una entrada pirata es que alguien de mala fe haya querido duplicarla para hacer un negocio ilícito”. Precisamente, esto último es lo que sospechan que ocurre con sus entradas los usuarios defraudados con el servicio de Viagogo.

Los primeros en Google

Algunas fuentes del sector indican que el foco tendría que estar más allá de plataformas como Viagogo, ya que conocen sitios web de reventa que actúan con el beneplácito de los propios organizadores del evento. “Incluso se han dado casos de que la empresa que revendía pertenecía a la empresa matriz autorizada oficialmente para la venta de entradas”, agregan.

Por otra parte, uno de los principales inconvenientes para luchar contra Viagogo es su posicionamiento en las búsquedas de Google, como le ocurrió a Marta Mas al buscar sus entradas para Loquillo. Muchas veces, eso les hace ser el primer impacto que los usuarios ven en la pantalla, en donde entran desconociendo que no se trata de un portal de ventas oficial. Este hecho ha causado cierta preocupación en el gremio de promotores musicales, que ya se ha reunido con Google para explorar cualquier medida que dificulte ese posicionamiento, aunque la tecnológica estaría poniendo ciertas reticencias, ya que ello le supondría ciertas pérdidas económicas, apuntan fuentes internas.

Numerosos artistas ya se han pronunciado sobre los problemas que puede acarrear comprar las entradas de sus conciertos en Viagogo, recomendando no hacerlo. Por el momento, Facua admite no tener conocimiento de ninguna denuncia interpuesta hacia la compañía, que sí recibe decenas de quejas de los usuarios en redes sociales a nivel internacional.

Marta Mas quería ir al concierto de Loquillo en Barcelona al principio del verano de 2020. Cuando lo buscó en internet, entró en el primer resultado que le apareció. Compró unas entradas por las que pagó el doble del precio de venta al público, aun quedando pases oficiales. Lo supo después, cuando se enteró de que la plataforma que había utilizado era Viagogo, un espacio 'online' para la reventa. Reclamó, pero no le devolvieron el dinero. El concierto se pospuso y, un día antes del evento, desde la plataforma le enviaron dos entradas sin código de barras. Eran falsas.

Venta
El redactor recomienda