Es noticia
Menú
200 toneladas de munición para Ucrania: el nuevo envío español que ya no cambiará nada
  1. Tecnología
¿Qué puede aportar España?

200 toneladas de munición para Ucrania: el nuevo envío español que ya no cambiará nada

El nuevo envío español de material militar es el "mayor" realizado hasta la fecha, sí, pero también es un envío 'de mínimos'. Ucrania necesita más misiles de corto alcance y menos munición

Foto: Desembarco de infantería y vehículos. En primer plano un VAMTAC ST5 armado con misiles SPIKE (Juanjo Fernández)
Desembarco de infantería y vehículos. En primer plano un VAMTAC ST5 armado con misiles SPIKE (Juanjo Fernández)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aprovechó su visita ayer a Kiev y su reunión con Zelenski para anunciar "el mayor envío de material militar realizado hasta ahora por España a Ucrania". Dicho y hecho. En el momento en el que hablaba de 200 toneladas de armamento, el buque que lo transportaba ya se encontraba en las cercanías de Lisboa con rumbo norte tras haber zarpado de Rota el día 20 de abril. Por ahora, solo conocen algunos detalles de esta nueva remesa pero, pese a ser una iniciativa importante, no va a cambiar en absoluto el curso de la guerra.

El destino del buque español es el puerto de Gdynia, próximo a Gdansk, Polonia. De ahí, el material llegará hasta la frontera ucraniana por carretera para su entrega a las tropas de Kiev. De momento, solo se habla del envío de "200 toneladas" y, además, de 30 camiones y 10 vehículos ligeros. Tanto el tipo de material como los vehículos concretos se desconocen, aunque sí se anunció que también se enviará a Ucrania un equipo de expertos del Ministerio de Interior, así como 29 médicos y 10 expertos forenses. El objetivo de esto último es colaborar con las autoridades ucranianas en las investigaciones que se van a producir, pues los presuntos crímenes de guerra cometidos por las tropas rusas han de verificarse.

Foto: Lanzamiento de un Switchblade, instantes antes de desplegar sus alas. (USMC)

La incógnita es saber qué es lo que se está enviando a Ucrania y, sobre todo, su utilidad real. En principio, y hasta que no se aclare, confirme o desmienta, todo apunta a que puede tratarse solo de munición para armas ligeras. Nada sobre envío de más lanzagranadas C-90 u otro material similar, como ha ocurrido hasta ahora. Si es así, estamos ante un movimiento relevante, pero en absoluto decisivo ni capaz de generar ningún cambio.

Necesidades para un nuevo escenario

La guerra ahora ha entrado en una nueva fase, muy diferente de la anterior. Las fuerzas rusas van a atacar a fondo en la zona del Donbás, que no olvidemos, es junto al corredor del mar de Azov – Mariúpol incluida – y Jersón, los verdaderos objetivos estratégicos y políticos de Putin. En esta fase no va a ser tan fácil realizar los eficaces ataques y emboscadas ucranianas a las tropas rusas. No es de esperar (sería el colmo) que volvieran a cometer los mismos errores que en el cerco de Kiev, por lo que se va a tratar de avances desde la frontera este, tomando como punto de partida la ciudad de Izyum.

placeholder Lanzagranadas C-90 (Instalaza)
Lanzagranadas C-90 (Instalaza)

Desde ese enclave, los rusos ya están realizando ataques hacia el oeste y hacia el sur, tratando de enlazar con las zonas ocupadas del Donbás y cercando a las unidades ucranianas que defienden el terreno. Ahí será clave la ciudad de Kramatorsk, tristemente célebre por el ataque a su estación de ferrocarril, pues se trata de un importante nudo de comunicaciones. En este contexto, la táctica rusa precisará de muchas fuerzas y los ucranianos van a necesitar mucho más que munición de armas ligeras para contrarrestar el empuje invasor. Será una batalla más convencional.

Para Ucrania sigue siendo importante el material contracarro, del que ya han recibido ingentes cantidades, así como sistemas antiaéreos ligeros. Una buena cobertura de misiles de corto alcance o MANPADS y guiado infrarrojo siguen siendo una gran amenaza para una aviación rusa, helicópteros de ataque incluidos, que cada vez dispone de menos armas guiadas y ha de ‘bajar al barro’ para proteger a sus tropas y atacar las posiciones enemigas.

También van a necesitar otro tipo de armas, como drones y material pesado, vehículos blindados y carros de combate, algo que desde España es muy difícil suministrar. El material que se envíe debe ser tal que los ucranianos ya conozcan su manejo o que precise de un adiestramiento de mínima entidad. Lo primero obliga, casi sin otra solución, a proporcionar material de origen ruso y de este hay bastante cantidad en los países europeos que antaño pertenecieron al bloque soviético. Aún así, con ciertas reservas, pues en muchos casos no se trata de las mismas versiones o dicho material ha sido modernizado, por lo que se necesitaría alguna adaptación.

Lo segundo implicaría un esfuerzo importante, desde el punto de vista material y político, pues formar a las tropas ucranianas no va a ser sencillo y se debería realizar fuera de sus fronteras. Esto ya se está barajando y asesores norteamericanos van a formar a equipos reducidos de combatientes en las nuevas armas que les piensan enviar.

¿Qué puede aportar España?

El material rodante es interesante para las fuerzas ucranianas. Sus pérdidas en vehículos de transporte logístico han sido importantes y no les vendrían nada mal unos cuantos camiones, pero tampoco es algo crítico, pues sus funciones se pueden llevar a cabo con material civil.

placeholder Buque de transporte Ysabel (MINDEF)
Buque de transporte Ysabel (MINDEF)

En el envío se indica que van 30 camiones y 10 vehículos ligeros. Estos camiones podrían ser los IVECO de la serie 250, un modelo de buenas prestaciones y que las fuerzas armadas españolas utilizan de forma generalizada. En cuanto a los vehículos ligeros, se desconoce el modelo y bien podrían ser desde utilitarios ligeros, como el Santana Aníbal, o modelos blindados como los URO VAMTAC ST5. Estos últimos, por su blindaje y su capacidad militar, serían un buen elemento para su transferencia a Ucrania.

Sin embargo, diversas fuentes militares apuntan a que los camiones solo se utilizarían para el traslado de la carga hasta la frontera polaca, regresando luego a España. De ser así, no tendría sentido que los vehículos ligeros fueran blindados VAMTAC y se hace un poco raro el hecho de enviar el buque de transporte Ysabel para llevar 200 toneladas de munición a Polonia.

Se trata de un buque recientemente adquirido para el Ejército de Tierra, aunque está operado por la Armada. Es un navío del tipo Ro-Ro (roll-on roll-off) de origen civil, diseñado para llevar vehículos con un desplazamiento de más de 16.000 toneladas y que tiene una enorme capacidad de transporte de vehículos y carga.

España, pese a cualquier buena intención de ayudar a Ucrania, no podría aportar ningún material pesado ni sofisticado. El principal problema serían las ya comentadas necesidades de adiestramiento. Esto aplicaría a material que podría ser muy útil, como es el caso de los carros de combate. Se comentó la posibilidad de enviar algún lote de los Leopard A-4 de origen alemán y que se encuentran almacenados, pero no sería una buena solución. Por un lado, habría que ver su estado y ponerles en situación de combate, lo que requiere tiempo y, sobre todo, las nuevas tripulaciones ucranianas necesitarían un adiestramiento importante, al ser un modelo que desconocen por completo. Otro tipo de armas necesarias, como los misiles antiaéreos Mistral o los contracarro Spike, presentan idéntico problema que los carros de combate, algo que sería extensible a la gran mayoría del material pesado.

placeholder El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. (EFE)

Muy útil, sin embargo, sería el envío de vehículos blindados de fabricación española. Es el caso de los comentados VAMTAC ST-5, un modelo fabricado por la empresa española UROVESA que pesa 8,5 toneladas y que se está exportando a otros países. Un vehículo que precisaría tan solo de un mínimo adiestramiento para tareas de mantenimiento y que podría dar mucho juego por su polivalencia, capacidad de ir armado, alta movilidad y blindaje.

Aparte de esto, se podría analizar la cesión de otro tipo de elementos blindados, como M-113 TOA, unos vehículos ya desfasados pero útiles en tareas logísticas, también muy sencillos de manejar y mantener. Del mismo modo, se podría enviar armamento diverso como granadas de mano, explosivos, material de zapadores o morteros de 120 mm, también de fabricación nacional por la empresa ECIA. Por supuesto, también se deberían enviar más lanzagranadas C-90, un arma ideal por su facilidad de manejo y transporte. Por lo anunciado por el Gobierno, no veremos nada de esto. El nuevo envío español es el "mayor" hasta la fecha, sí, pero también es un envío 'de mínimos'.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aprovechó su visita ayer a Kiev y su reunión con Zelenski para anunciar "el mayor envío de material militar realizado hasta ahora por España a Ucrania". Dicho y hecho. En el momento en el que hablaba de 200 toneladas de armamento, el buque que lo transportaba ya se encontraba en las cercanías de Lisboa con rumbo norte tras haber zarpado de Rota el día 20 de abril. Por ahora, solo conocen algunos detalles de esta nueva remesa pero, pese a ser una iniciativa importante, no va a cambiar en absoluto el curso de la guerra.

Conflicto de Ucrania Polonia Ucrania Vladimir Putin
El redactor recomienda