Es noticia
Menú
Este hombre crea los juegos más difíciles del mundo y usa tu frustración para engancharte
  1. Tecnología
HIDETAKA MIYEZAKI

Este hombre crea los juegos más difíciles del mundo y usa tu frustración para engancharte

El fenómeno del año es 'Elden Ring', un videojuego que lleva 12 millones de copias vendidas en tres semanas, y que se caracteriza, como todos los que crea su autor, por una dificultad que lo hace imposible para muchísimas personas

Foto: Hidetaka Miyazaki. (FromSoftware/Sony)
Hidetaka Miyazaki. (FromSoftware/Sony)

"Nada de 'Souls' en mi casa". Probablemente, si no tienen cierta apetencia por los videojuegos, no hayan escuchado jamás hablar de esta franquicia, todo un clásico dentro del negocio y probablemente uno de las más influyentes de la última década. ¿Qué hace tan especiales estos juegos? Se podría mencionar, por ejemplo, la macabra atmósfera o estética con la que envuelven en From Software, el estudio de desarrollo, estas aventuras. Se podría mencionar lo enrevesado de los argumentos (hay jugadores que han llegado a pasarse alguna de las entregas y aseguran no haberse enterado bien de los elementos centrales de la historia) o las dinámicas de juego tan distintas a otros juegos de rol y fantasía.

Sin embargo, el santo y seña de esta saga es su extrema dificultad, la más endiablada que el que escribe estas líneas haya experimentado. Son, para muchísimos usuarios, aventuras agotadoras, muy desafiantes, que te exigen un esfuerzo tremendo al tener que ver cómo una y otra vez mueres y tropiezas en las mismas piedras, regresando al mismo punto durante mucho tiempo. Para algunos el reto es, por falta de habilidad o paciencia, inalcanzable.

Foto: Vista del mando de la Switch y la pantalla de Inicio de 'Mario Kart 8'. (Getty Images)

La declaración que encabeza este artículo no es la de un padre sobreprotector que decide vetar el juego al ver u oír algo de la saga 'Souls' (la trilogía 'Dark Souls' y los 'Demon Souls'), 'Bloodborne' o cualquiera de los juegos de la factoría nipona. La frase sale de boca de Hidetaka Miyazaki, el creador de este universo. La razón de Miyazaki, no confundir con el director de animación con el que comparte apellido, es que su familia pueda descubrir o ver algo "oscuro en su persona" mientras avanzan en la aventura, tal y como confesó en una entrevista con 'The New Yorker'. Con semejante carta de presentación, uno puede pensar que estos títulos son cosa de unos pocos, algo de nicho.

Pero nada más lejos de la realidad. Así ha quedado claro tras el último lanzamiento, 'Elden Ring', que aspira a convertirse en el juego del año y probablemente a marcar un antes y un después en la industria. Le han bastado tres semanas desde su estreno comercial, algo que ocurrió a finales de febrero, para vender 12 millones de copias, según cifras de Bandai-Namco. Incluso ya se están planteando llevarlo más allá de las consolas. No han concretado en qué dirección, pero muchos ven factible series y otros contenidos sobre este juego siguiendo la estela, por ejemplo, de 'The Witcher', que cuenta con una producción en Netflix que acaba de estrenar su segunda temporada.

placeholder Detalle de 'Elden Ring'. (Bandai-Namco)
Detalle de 'Elden Ring'. (Bandai-Namco)

'Elden Ring' parece, viendo las elevadísimas notas de la crítica, estar a la altura de lo que se ha esperado desde que se anunció en 2019 en el E3, la gran feria mundial del videojuego, que sigue sin celebrarse presencialmente por culpa de la pandemia. Parte de la expectación que ha levantado entre el público propio y ajeno ha sido la participación de George R.R. Martin, escritor de las novelas de 'Canción de Hielo y Fuego', más conocidas por su adaptación a la pequeña pantalla, la popular 'Juego de tronos'. El autor se ha encargado de lo que mejor se le da: construir mitologías. Ha sido el arquitecto de la base sobre la que posteriormente Miyazaki se ha encargado de levantar las Tierras Intermedias, el vasto mundo abierto que ha diseñado para este proyecto.

Esa es la principal diferencia con otros juegos firmados por el japonés. Un escenario por el que moverse libremente. Serás un 'sinluz' y tendrás que recorrer los rincones, sin seguir un dictado ni un guion preestablecido. Todo para descubrir el origen del mal que se ha instalado en todas las regiones y combatir a terribles enemigos, consiguiendo superar la aventura. Lo de los mundos abiertos es algo que se ha puesto muy de moda en los últimos años. Y esa es una fantástica noticia, ya que en teoría aportan al jugador más horas de juego picando su curiosidad, retándole a explorar el terreno yendo de un lado para otro.

Un muy buen mundo abierto

"No creo que la dificultad sea la única razón de la popularidad del juego", explica Patrick Jagoda, académico de la Universidad de Chicago y autor de 'Juegos experimentales, crítica, juego y diseño en la era de la gamificación'. Sostiene que, aunque 'Elden Ring' "es un juego que se basa en los elementos de la serie 'Souls", también "es un juego de mundo abierto".

Foto: Imagen: EC.

"Algunos de los juegos más populares en los últimos años han sido juegos de mundo abierto, incluidos 'Red Dead Redemption 2', 'Grand Theft Auto V', 'The Witcher 3', 'Elder Scrolls V: Skyrim', 'The Legend of Zelda: Breath of the Wild' y muchos otros. Estos juegos son especiales debido a la variedad de sorpresas y experiencias emergentes que invitan a través de la exploración de sus espacios considerables", apunta.

Sin embargo, hacer un mundo abierto no es cosa de tirar hectáreas y hectáreas de escenarios donde circular libremente. Hay que hacerlo bien, creando acicates para invitar al jugador a conocerlo al dedillo. Y aquí lo logran, entre otras cosas, gracias a un mimo absoluto por el diseño de cada detalle. Otra cosa importante son las herramientas que crean y las dinámicas para recorrerlo. Hay mundos abiertos muy trabajados que, sin embargo, no llaman la atención por un simple motivo. Moverse de un lado a otro e ir de una punta a otra acaba siendo farragoso y no todo lo cómodo que debería ser. Quizá las dos primeras veces no te importe hacerlo y tomarte su tiempo. Pero si siempre tienes que hacer lo mismo, puede que acabe resultando monótono y acabes yendo al grano.

En este caso, juegan con varios elementos para evitar este problema. Uno de ellos es el clásico recurso de dotar de una buena montura (un tanto fantasmagórica) con la que el jugador puede recorrer más rápidamente el terreno. La otra, crear una de 'teletransporte' gracias a una serie de hogueras que se reparten por las distintas regiones. Aunque el mundo libre está abierto a la exploración y al libre albedrío del jugador, es cierto que en 'Elden Ring' se fuerza que uno vaya sí o sí a ciertos sitios o por lo menos que te veas motivado a hacerlo, ya que objetos e ítems que se encuentran en una esquina del mapa acaban siendo útiles para avanzar en lo que ocurre en el extremo contrario.

Miyazaki sabe que la esencia de sus juegos es la dificultad y nunca incluye un modo fácil

Pero mundos abiertos hay muchos. Insisto en que lo que hace diferente a este y otros juegos de From Software firmados por Mizayaki es la dificultad. Si buceamos en el ajuar de la industria de los videojuegos, es muy probable que encontremos tan o más complicados como estos. Pero creo sinceramente que en los últimos años es difícil encontrar algunos que estén al nivel de 'Bloodborne' o la trilogía 'Dark Soul' en este aspecto. Además, se da la circunstancia de que el genio japonés se ha enrocado en una postura que puede resultar sorprendente para el que nunca ha experimentado una de sus producciones: no añadir un modo fácil. Es decir, si quiere jugar tiene que hacerlo tal y como han pensado en el estudio, sin posibilidad de personalizar este parámetro. El propio Mizayaki viene a defender que sus juegos serían peores si lo hiciese. ¿Por qué resultan tan complicados?

"Existen tres tipos de dificultad: mecánica, interpretativa y afectiva", explica Jagoda. Primero, la dificultad mecánica, "la más familiar para los jugadores", que presenta desafíos que dependen del rendimiento y las habilidades. En este cajón mete a juegos como 'Dark Souls' y otros como 'Cuphead'. Pero también enumera otros dos tipos de complicaciones. "En segundo lugar, está la dificultad interpretativa que incluye desafíos en los juegos que a veces tienen en común con la literatura o las obras de arte", añade. La última es la dificultad afectiva, la que tiene que ver con juegos "emocionalmente desafiantes debido a la ira, tristeza, incertidumbre o sentido de complicidad que introducen".

placeholder Detalle de 'Elden Ring'. (Bandai Namco)
Detalle de 'Elden Ring'. (Bandai Namco)

"La mayoría de los juegos incluyen los tres tipos de dificultad", aclara Jagoda, que argumenta que "Elden Ring' privilegia la dificultad mecánica", que en el caso de From Software define como "infame" en los juegos. Es tal el nivel que alcanzan, destaca, que han dado pie incluso a un género conocido como 'soulslike' o 'soulsborne'. "Cuando alguien usa ese término, sabes que un juego va a ser difícil de jugar o terminar".

El debate se repite cada vez que llega una de estas obras al mercado. En 2019, con 'Shekiro', una aventura publicada por Activision que se alzó con el título de mejor videojuego del año en 'The Game Awards', se habló mucho de este asunto. Y con 'Elden Ring' se ha reavivado esta discusión entre el uso de la complicación y la frustración del jugador como recurso creativo o hacerlo menos elitista y más accesible al público general. El propio Mizayaki ha pedido perdón en varias ocasiones a la comunidad por esta política que tiene visos de permanecer intacta. “Siempre tratamos de mejorar, pero, en nuestros videojuegos en concreto, la dificultad es lo que da sentido a la experiencia”, defiende el gerifalte de From Software en la mencionada entrevista con 'The New Yorker'. “Así que no es algo que estemos dispuestos a abandonar por el momento. Es nuestra identidad”, subraya.

"El atractivo emocional de la dificultad (tanto la ira o la decepción por la derrota como la satisfacción por atravesar finalmente los desafíos) es un valor para cierto tipo de jugador de 'Elden Ring", asevera Jagoda.

Pasárselo sin un toque

La exigencia del juego es tal que 'Elden Ring' era carne de cañón para los amantes del 'No hit' o el 'Speed Run'. Son jugadores que, una vez superan el juego, vuelven a pasárselo añadiendo una nueva capa de dificultad. ¿Cómo lo hacen? Poniéndose como reto hacerlo sin recibir un golpe o hacerlo en el menor tiempo posible. El primer 'No Hit', un género muy popular desde hace tiempo entre los canales de Twitch especializados en videojuegos, de 'Elden Ring', por cierto, es del 'streamer' español BushidoMeiyo. En el caso de la prueba de velocidad, el récord está en 29 minutos.

Foto: Vista del exterior del chalé de los Ruiz. (JMV/cedida)

¿Eso es mucho o poco? Compárenlo con las referencias que se dan en las diferentes páginas y foros especializados que cifran entre 46 y 75 horas la horquilla necesaria para completar el juego. Personalmente, dudo mucho que llegue a colocarme en el extremo inferior de este intervalo porque las 12 primeras horas de juego las he dedicado a desquiciarme yendo de un lado para otro sin conseguir dar en la tecla. Sin embargo, tras superar el primer jefe, punto al que llegue tras una quincena de horas, el chute de adrenalina fue tremendo. Poco después volví al bucle de caer una y otra vez. Y a la frustración. Sin embargo, no creo que abandone el juego a su suerte.

Aunque no hay modo fácil, 'Elden Ring' es el primer 'souldlike' que es más agradable para los principiantes. El hecho de tener un mundo abierto permite que si uno se atasca en un punto, pueda seguir explorando y mejorando sus destrezas en otro punto. También es más fácil invocar la ayuda de otros jugadores para acabar con jefes de nivel que se nos están atragantando. Pequeños pasos que en absoluto hacen que un juego difícil como este deje de serlo.

"Si se opta por bajar el umbral de dificultad, el juego podría perder algo de su singularidad, lo que atrae a los jugadores que buscan un desafío", asegura Jagoda, cuando se le pregunta por este debate. "Por otro lado, los jugadores que buscan dificultad podrían simplemente jugar en un nivel más alto", añade. Sin embargo, 'Elden Ring' está funcionando extremadamente bien, incluso sin configuraciones de dificultad variables o dinámicas. Si contamos que cada copia tiene un precio medio de 59,99 euros y se han vendido ya más de 12 millones, estaríamos hablando ya de un negocio de 700 millones de euros. "Esto sugiere que el mercado de los videojuegos se está volviendo lo suficientemente grande y diverso como para que no todos los juegos tengan que incluir una amplia gama de niveles de habilidad para tener éxito comercial", remata.

"Nada de 'Souls' en mi casa". Probablemente, si no tienen cierta apetencia por los videojuegos, no hayan escuchado jamás hablar de esta franquicia, todo un clásico dentro del negocio y probablemente uno de las más influyentes de la última década. ¿Qué hace tan especiales estos juegos? Se podría mencionar, por ejemplo, la macabra atmósfera o estética con la que envuelven en From Software, el estudio de desarrollo, estas aventuras. Se podría mencionar lo enrevesado de los argumentos (hay jugadores que han llegado a pasarse alguna de las entregas y aseguran no haberse enterado bien de los elementos centrales de la historia) o las dinámicas de juego tan distintas a otros juegos de rol y fantasía.

HIjos
El redactor recomienda