Es noticia
Menú
El nuevo iPhone SE es una oportunidad perdida de Apple y aun así te lo vas a comprar
  1. Tecnología
ERROR, DUDA Y ACIERTO AL MISMO TIEMPO

El nuevo iPhone SE es una oportunidad perdida de Apple y aun así te lo vas a comprar

El teléfono más asequible de la compañía se renueva con un procesador más potente y conectividad 5G. Sin embargo, sube de precio y se deja algunos deberes pendientes

Foto: Tim Cook, CEO de Apple. (Reuters/Apple)
Tim Cook, CEO de Apple. (Reuters/Apple)

Un año más las quinielas volvieron a acertar con la 'keynote' de Apple, la primera de este 2022. Se presentó lo que parecía más probable: el nuevo iPhone SE 3 o iPhone SE 2022, dos colores nuevos para el iPhone 13, la renovación del iPad Air, el prometedor, pero carísimo Mac Studio que conjunta 'divinamente' con el Studio Display, un monitor también de muchos quilates y cuatro cifras largas en la factura. No se vio lo que no casi nadie esperaba: ni nuevos AirPods Pro ni nuevos MacBooks. Tampoco se vio el M2, la nueva generación de procesadores de la manzana que, sin embargo, ha estirado el chicle y la potencia de los M1 con una nueva evolución, el M1 Ultra, que como se puede presuponer con solo ver el nombre le da sopa con ondas al M1 Max, al M1 Pro y al M1 a secas.

Aunque hubo mucha tela que cortar, el protagonista de la noche, el cabeza de cartel, era el iPhone SE 2022. No hay que olvidar que, aunque no hay que despreciar a ninguna de las divisiones de esa máquina de generar dinero en la que se ha convertido Cupertino, el principal combustible de su negocio son los móviles. Cuando Apple puso en otoño de 2020 sobre la mesa los iPhone 12, consiguió algo supervalioso para engordar su principal fuente de ingresos: desde los 400 euros hasta por encima de los 1.000 euros tenía un candidato para competir. En cualquier franja de precio.

Foto: Presentación del Mac Studio y el Studio Display. Foto: Efe

iPhone SE 2022: la fórmula funciona

La rebaja que entonces experimentaron los Xr y los iPhone 11 los dejaban como los chollos a tener en cuenta. Y para los que tenían un presupuesto más corto les quedaba el iPhone SE, que se quedaba en 489 euros. La fórmula les funcionó. Vendieron 24,2 millones de unidades. Según la consultora Omdia, fue el primer año que acapararon todo el podio de los más vendidos. El iPhone 11, un teléfono de segunda mitad de 2019, se coronó con 64,8 millones. El iPhone 12 se llevó el bronce con 23,3 millones. Estos teléfonos desplazaron a la gama media de Samsung, que tuvieron que conformarse con acaparar varios diplomas olímpicos.

Estas cifras dan fe de que la propuesta 'low cost' de la manzana goza de mucha popularidad. Lo de 'low cost' es en la escala Cupertino de precio, que ya sabemos que utilizan un sistema completamente diferente al de la mayoría de fabricantes. Solo por eso está justificada la renovación. Sin embargo, la renovación parece ser una oportunidad perdida para Apple. Entre otras cosas, porque el precio de partida ha subido, en el caso de España, hasta los 549 euros. Pero también porque se han dejado algunos deberes pendientes, en la modesta opinión del que firma estas líneas.

placeholder Foto: Apple.
Foto: Apple.

Objetivo: evitar el canibalismo

El iPhone SE 2022 es preso de esos malabares que la manzana tiene que hacer para que ningún modelo canibalice a otro. El primero de esos deberes pendientes es el diseño. El cascarón que lo envuelve huele a viejo. Tiene exactamente el mismo diseño de hace cinco años, el del iPhone 8. Una pantalla de 4,7 que se siente encajonada por unos marcos que difícilmente otra marca, a excepción de que sea en móviles muy baratos, te intente vender.

En parte, es el peaje que tiene que pagar la compañía por no experimentar por sensores de huellas ocultos bajo los paneles de sus terminales. También es de justicia decir que muchos han añorado el 'Touch ID' en estos dos años de pandemia, en los que la mascarilla no nos dejaba aprovechar siempre el sistema de reconocimiento facial más eficaz y seguro del mercado. Es cierto que un fuselaje como el del iPhone Xr le sentaría mucho mejor y lo haría mucho más 'sexy'. No hay que olvidar que muchos de los potenciales compradores del teléfono son usuarios del iPhone 7 o del iPhone 8 y, por tanto, llevan un lustro con el mismo diseño entre manos. Incluso podían haber jugado con la paleta de colores disponible, porque las opciones son las mismas que entonces.

Uno de los principales problemas del iPhone SE que vimos hace dos años, era una batería que se quedaba un poco corta. Estaba por debajo de la capacidad del iPhone 13 Mini y en línea con la del iPhone 12 Mini, una propuesta algo decepcionante. Habrá que ver si es capaz esta nueva entrega de estirar el chicle de la autonomía y facilitar pasar el día sin tener que enchufar el móvil a media tarde. A esto debería ayudar el Bionic A15. La propuesta de valor de este tipo de producto reside precisamente en eso. En calzar a un móvil de gama media el mejor procesador que en ese momento tenga entre manos la marca. Algo que permitiría vivir la experiencia iOS a un coste mucho más asequible.

placeholder Foto: Reuters/Apple.
Foto: Reuters/Apple.

Un pecado capital en la cámara

La cámara también evoluciona. Lo hace de la mano de un único sensor, de 12 megapíxeles de resolución; y una lente con distancia focal de f/1.8. Obviamente, es la cámara menos versátil que ahora mismo Apple tiene en su catálogo (cualquier de los otros modelos que vende tiene al menos dos lentes). No podría ser de otra forma. Sin embargo, la presencia de iOS 15 y del Bionic A15, le permite ofrecer funciones presentes en los móviles de mayor rango. Fotografía computacional, 'smart HDR', los estilos (filtros configurables con ajustes es para cada escena), iluminación de retrato... Sin embargo, se deja una gran asignatura pendiente. No hay modo nocturno. En 2022 y con un móvil de más de 500 euros. Es cierto que probablemente el comprador objetivo de este terminal le dé un poco igual esa función, pero hay cosas que deberían estar superadas a estas alturas de la película.

El gran argumento, por encima incluso del Bionic A15, es el salto al 5G. También al Wifi 6, aunque a ese detalle se le preste menos atención por lo general, ya que la gran mayoría de 'routers', una enorme mayoría diría, no están todavía preparados para soportar este estándar.

Foto: El nuevo iPhone SE.

La actualización tiene lógica. En Android ya hay teléfonos mucho más baratos que soportan esta conectividad. Teniendo en cuenta que el comprador objetivo de este móvil es gente con el presupuesto corto, que probablemente lleven estirando la vida útil de su móvil varios años esperando que muera en acto de servicio o que jubilarlo no les saliese demasiado caro, es obligado tener esta especificación. El 5G ahora mismo sigue en su infancia, pero la cosa cambiará en dos o tres años. Y este terminal, por suerte, está preparado para lo que venga. También es de ley decir que probablemente los que menos notemos las ventajas de la nueva generación de internet, por ahora, seamos los usuarios de a pie. Creo que el iPhone SE va a tener una buena acogida entre los operadores españoles, que le van a dar bastante salida.

¿Subida justificada?

¿Justifica elevar el precio? No es una respuesta fácil. A favor de la manzana hay que hacer varios apuntes. La crisis de semiconductores y logística ha encarecido el acceso a componentes para absolutamente todo el mundo, especialmente a los chips más punteros. Además, el módem 5G, que corre de la mano de Qualcomm, es uno de los chips que más caro le sale a Apple, por encima incluso de la maquinaria que hacer funcionar el Face ID. Sin embargo, también hay que decir que ese incremento en el coste se lo puede permitir la manzana por la ausencia competitiva en la que vive. Pelea contra sí mismo, no hay alternativa en iOS. Con todo lo bueno y lo malo que eso supone. Particularmente creo que mantenerlo en el entorno de los 480 euros hubiese sido una importante migraña para muchas otras compañías que siguen colocando bastantes terminales en ese segmento.

placeholder El Mac Studio le robó el protagonismo al iPhone SE. (Apple)
El Mac Studio le robó el protagonismo al iPhone SE. (Apple)

No hay que obviar que el iPhone SE 2022 no vendrá con cargador. Copia cosas buenas de sus hermanos mayores, 5G y chip A15 Bionic, pero también otras que no lo son tanto. Este terminal cuenta con posibilidad de utilizar carga rápida. Y si se quiere aprovechar, lo más probable es que tengas que dejarte un dinero extra en este accesorio. Por lo tanto, a los 529 euros se le suma otro pequeño pico en muchos casos. De cuánto sea ese extra dependerá de si compras el oficial o te haces con uno de marca blanca.

Al final, iOS manda

Pero, a pesar de todas estas dudas, de que el iPhone SE 2022 sea una renovación poco ambiciosa, se venderá como churros. La manzana probablemente tenga en este teléfono una de las vías más efectivas para aumentar la base de usuarios más allá de los convencidos y los más fieles junto a los iPhone de más enjundia que caen de precio cuando aparecen sus sucesores. Como digo, apela directamente a aquellos usuarios que llegaron a la marca en la séptima generación del iPhone o la octava y a los que les importa el sistema operativo y a los que tener una pantalla HD, una sola cámara o no tener Face ID les importa más bien poco.

El precio está por encima de la competencia. Si uno bucea en los catálogos de otros fabricantes verá terminales que ofrecen lo mismo o más en el apartado del 'hardware' incluso a un coste bastante por debajo. Pero no tienen iOS. Eso es lo que le permite a la empresa de Tim Cook firmar propuestas que pecan de modestas y, probablemente, no resentirse en las ventas.

Un año más las quinielas volvieron a acertar con la 'keynote' de Apple, la primera de este 2022. Se presentó lo que parecía más probable: el nuevo iPhone SE 3 o iPhone SE 2022, dos colores nuevos para el iPhone 13, la renovación del iPad Air, el prometedor, pero carísimo Mac Studio que conjunta 'divinamente' con el Studio Display, un monitor también de muchos quilates y cuatro cifras largas en la factura. No se vio lo que no casi nadie esperaba: ni nuevos AirPods Pro ni nuevos MacBooks. Tampoco se vio el M2, la nueva generación de procesadores de la manzana que, sin embargo, ha estirado el chicle y la potencia de los M1 con una nueva evolución, el M1 Ultra, que como se puede presuponer con solo ver el nombre le da sopa con ondas al M1 Max, al M1 Pro y al M1 a secas.

IPhone Móviles
El redactor recomienda