Es noticia
Menú
He conocido al clon chino del mejor robot del mundo: ahora sí, esto deja de ser humo
  1. Tecnología
PROTAGONISTA DEL MOBILE

He conocido al clon chino del mejor robot del mundo: ahora sí, esto deja de ser humo

Llevamos años viendo cómo Boston Dynamics anuncia sus robots sin que sepamos para qué utilizarlos. Ahora, Xiaomi ha logrado una versión 'low cost' que puede acelerar su adopción masiva

Foto: El 'cyberdog' de Xiaomi. (M. McLoughlin)
El 'cyberdog' de Xiaomi. (M. McLoughlin)

"No sé si será el mejor robot, pero el robot mejor anunciado del mundo sí que es". Esa sentencia se refiere a Spot. Se trata de una máquina cuadrúpeda creada por Boston Dynamics, esa empresa que ha sido capaz de dejarnos a todos con la boca abierta a pesar de que por muy impresionante que hayan sido sus creaciones nunca ha aclarado la utilidad masiva de sus innegables innovaciones. Prueba de ello es que ninguno de sus propietarios consiguió hacerla rentable y, por ello, ha protagonizado sonados cambios de titularidad.

Primero fue Google la que la adquirió. Poco después la vendió a Softbank, el gigante nipón de las telecomunicaciones, convertido en uno de los mayores mecenas tecnológicos del mundo. Hace unos meses fue traspasada a Hyundai, que se quedó con el 80% de la compañía estadounidense, a pesar de que sus antiguos propietarios hablaban de que tenía "un futuro brillante" en la industria.

Foto: Vista del stand de SK Telecom durante la jornada inaugural. Foto: Efe.

En un Mobile menos 'mobile' que nunca, Spot ha tenido su cuota de casito. IBM montó un circuito en su stand en el que el perro caminaba sobre piedras, subía escaleras y subía una cuesta, además de posar como lo haría una mascota de carne y hueso para los curiosos que pasaban por allí. Telefónica también tenía el suyo, con el que hizo una demostración de vigilancia en entornos industriales, un piloto que ha puesto en marcha junto a otras empresas.

Pero el robot mejor anunciado del mundo no fue el protagonista en este sentido. Quizá, solo quizá, el haberle visto durante años en vídeos bailando junto a otras creaciones de Boston Dynamics y no partiéndose el lomo y enseñando beneficios reales para el común de los mortales ayuda a verlo, por ahora, como una innovación anecdótica. El protagonista podía haber sido el 'bartender' 5G que la teleco española tuvo en su stand, que era capaz de servirte un vino o un café, reconocerte y charlar animosamente contigo. Pero no. Fue otro perro robot. Un concepto parecido al de Boston Dynamics firmado por Xiaomi. Un clon chino que está lejos en prestaciones del original, pero que, sin embargo, puede tener la clave para que estas máquinas empiecen a ser la norma y no una rara excepción.

placeholder El perro 'carlino' de Xiaomi. (M. McLoughlin)
El perro 'carlino' de Xiaomi. (M. McLoughlin)

El 'cyberdog' de Xiaomi es mucho más pequeño que el de la firma estadounidense. Si Spot tiene hechuras de podenco andaluz, este ejemplar tiene un cuerpo que parece el de un carlino. El tener la frontal aplanada y las patitas muy cortas ayuda a sostener una comparación que no pasa del chascarrillo. El 'cyberdog' de Xiaomi, al que los adiestradores que le acompañan en la feria han bautizado como Albert, es capaz de sostenerse sobre sus cuartos traseros, pero también es capaz de ejecutar una voltereta hacia atrás.

Corre a cierta velocidad (puede recorrer hasta 3,2 metros en un segundo) y puede cargar hasta tres kilos de peso, por lo que sería capaz de poder llevar sobre sus lomos un paquete de cierta dimensión pero también sensores y accesorios externos de cara a ampliar sus capacidades. Cuenta con seis cámaras que le permiten diferenciar colores, detectar profundidad o incluso reconocer a su amo. El control se hace desde una 'app' móvil. La mayor pega que se le puede poner es que la batería de 5.000 mAh da para una hora de autonomía en el mejor de los casos. En un futuro se podrá controlar por voz. La recarga se demora más de tres horas. Las tripas y componentes clave han sido suministradas por empresas como Intel o Nvidia.

Está todo por hacer. Y es más fácil ensayar con una máquina de 1.500 dólares que de 74.000

El invento es cuestión cuesta cerca de 1.500 dólares. 1.300 euros al cambio. Se ha sacado una primera remesa de unos cientos de unidades. Solo se puede adquirir en China. El lanzamiento está dirigido a desarrolladores de aquel país. Aquí está el verdadero interés del invento. Xiaomi ha utilizado su capacidad para crear aparatos asequibles para dar forma a una propuesta capaz de llegar a muchísima más gente.

placeholder Spot posa para uno de los asistentes. (M. McLoughlin)
Spot posa para uno de los asistentes. (M. McLoughlin)

Porque la experimentación es clave para que estos formatos se extiendan y se usen masivamente y no en casos excepcionales. Obviamente, el mérito tecnológico que ha tenido Boston Dynamics es abrumador y hay que reconocérselo, pero todo el mundo no tendría un teléfono inteligente en el bolsillo si únicamente Apple los fabricase y no tuviésemos otras opciones más asequibles.

Es más, por muy rentable que sea su negocio y los monetice como nadie, los iPhones suponen cerca del 15-20% a nivel mundial, mientras que el resto son terminales Android. Con los ordenadores pasa más de lo mismo. No todo el mundo necesita (ni se puede permitir) un PC de pata negra.

placeholder Pad de control de Spot. (M. McLoughlin)
Pad de control de Spot. (M. McLoughlin)

Aunque durante la feria, el 'cyberdog' se dedicaba a hacer monerías como dar la pata o levantarse para dar fe de sus capacidades a los asistentes, ya se ha programado como cuidador de personas mayores o perro guía. Probablemente, vayamos viendo más casos de uso en los próximos meses, según se vayan haciendo más y más experimentos. Además, Xiaomi ya trabaja en una iteración del perro robot, al que puede equipar con sensores que le doten de una 'nariz'. Una eventual capacidad olfativa que podría detectar presencia de gas en un entorno concreto y podría avisar.

Está todo por hacer. Y es más fácil intentar hacerlo a 1.500 que a 74.500 dólares, que es el precio al que se comercializan los robots de Boston Dynamics, el único a la venta por ahora. Cuando se formalizó la venta, el comunicado de prensa recogía que se habían vendido unos pocos cientos de ellos. Una cifra realmente pobre para una empresa que ha pasado por las manos que ha pasado.

Foto: El robot 'Spot', de Boston Dynamics, hará de vigilante de seguridad nocturno en una planta de Kia en Corea del Sur.

Desde Boston Dynamics, defienden que el precio no es un problema. "Los clientes están viendo el retorno de la inversión", explicaba a Teknautas Mike Pollit, director de Ventas de la compañía, durante el MWC. "Obviamente, queremos reducir el precio, pero ahora mismo nuestros compradores ven los beneficios de hacerse con uno", añadía el directivo en el stand de IBM, con quien se ha aliado para crear 'software' y nuevos casos de uso. Pollit asegura que al enfocarse en "industrias muy verticales" es fácil identificar problemas concretos que tiene que abordar la máquina y ahorrar "millones cada año solucionándolos".

Boston Dynamics hasta ahora se ha centrado en "industrias muy verticales"

El ingeniero en jefe de la compañía, Zack Jackowski, aseguró que los vendían, principalmente, a "clientes que lo querían para acceder a un lugar donde las personas no pueden acceder o para hacer una tarea tan repetitiva que un humano podría acabar desquiciado". Estas actividades podrían ser cosas como la vigilancia de un complejo industrial donde se necesita hacer lecturas decenas de veces al día de los sistemas de una fábrica o simplemente rondas para ver que todo sigue en orden, como hará Hyundai en una de las plantas de KIA, que utilizará a Spot como vigilante nocturno.

Durante la pandemia, un equipo de investigadores usaron un ejemplar de Spot en un hospital de Massachusetts. El objetivo era usarlo en la sala de triaje del centro para la toma de ciertos parámetros sin contacto. Iba equipado con una tableta para realizar entrevistas personales. La idea era preservar el suministro de EPI y evitar contactos de riesgo para los sanitarios con un equipo que no fuese estático para facilitar la tarea. La pregunta es: ¿hace falta realmente un Spot?, ¿no valdría un robot como el de Xiaomi teniendo en cuenta que lo único que se va a encontrar son pequeños obstáculos y no los que se podría encontrar en una emergencia o en una mina?, ¿no valdría incluso un robot con ruedas en lugar de un perro robot que son mucho más asequibles que el de Boston Dynamics?

placeholder Spot, di patata. (M. McLoughlin)
Spot, di patata. (M. McLoughlin)

Esta compañía se enfrenta precisamente a ese reto: el de demostrar que su precio es justo y que aporta algo diferente a lo que pueden aportar otros métodos sustitutivos. Por ejemplo, para el control de recintos o complejos industriales, se han utilizado ya soluciones de drones que suponen una menor inversión y coste que el de la firma estadounidense. Una de las cosas que siempre han defendido, además de trabajar mejor las verticalidades y los terrenos complicados, es la capacidad para añadirle accesorios, como un brazo robótico que abra puertas o manipule objetos. Lo que ocurre es que esa tecnología aún está en una fase muy temprana y requiere años de investigación y manipulación.

Aquí es donde entra en juego Hyundai. La empresa surcoreana, además de ser un conocido fabricante de coches, es también una de las mayores navieras del mundo y una multinacional de la maquinaria pesada. Entrar en ese universo empresarial les permitirá aprovecharse de economías de escala, reduciendo costes de desarrollo y fabricación, creando modelos más competitivos en la parte del precio. La firma asiática, incluso, habló de generar robots humanoides en el largo plazo con esta adquisición.

Foto: Vista de uno de los estands de la feria. (EFE/Enric Fontcuberta)

Que la multinacional afirme eso en el momento de la compra es casi un seguro de vida, ya que comparte el mismo objetivo que Boston Dynamics ha tenido desde el principio. Y eso es muy valioso para una industria, la de la robótica, que ha crecido enormemente en los últimos años, pero también que ha tenido sonados batacazos, como el de Rething Robotics (fabricantes de Baxter), precisamente porque, a pesar de que todo funcionaba sobre el papel, a la hora de la verdad no se adoptaba a gran escala y uno no puede estar quemando dinero constantemente. En ese sentido, tener un grupo sólido detrás, no solo financieramente hablando, es una importante red de seguridad.

No hay que olvidar que los resultados tienen que llegar, que Hyundai no deja de ser una empresa que tiene unos accionistas y a la que el mercado le pide resultados. Si Boston Dynamics no es capaz de crear valor y llegar a la rentabilidad con su actual catálogo de productos, es probable que tenga que bajar el listón, abandonando formatos tan vanguardistas y acercándose a propuestas más mundanas y clásicas o más asequibles.

"No sé si será el mejor robot, pero el robot mejor anunciado del mundo sí que es". Esa sentencia se refiere a Spot. Se trata de una máquina cuadrúpeda creada por Boston Dynamics, esa empresa que ha sido capaz de dejarnos a todos con la boca abierta a pesar de que por muy impresionante que hayan sido sus creaciones nunca ha aclarado la utilidad masiva de sus innegables innovaciones. Prueba de ello es que ninguno de sus propietarios consiguió hacerla rentable y, por ello, ha protagonizado sonados cambios de titularidad.

Tecnología militar
El redactor recomienda