Es noticia
Menú
Menos 'smartphones' que nunca: los verdaderos protagonistas de este Mobile son las telecos
  1. Tecnología
LA CITA (AHORA SÍ) VUELVE A BARCELONA

Menos 'smartphones' que nunca: los verdaderos protagonistas de este Mobile son las telecos

Los fabricantes de tecnología acuden con novedades de segundo o tercer rango a la cita de Barcelona. Son las operadores las que van a acaparar la atención entre el ruido de fusiones, 5G y cambios de modelos de negocio

Foto: EFE/Quique García.
EFE/Quique García.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Mobile World Congress, tal y como realmente se conoce, vuelve a Barcelona. Nada que ver con la escuálida edición que se celebró en junio de 2021, donde apenas un par de compañías de peso hicieron acto de presencia y donde el peso recayó en un puñado de 'startups' y un evento digital, una fórmula que ya ha quedado demostrado durante la pandemia que no tiene ni de lejos el impacto de los formatos presenciales. La GSMA, el órgano rector del evento, volverá a ocupar todos los pabellones disponibles, a diferencia de hace unos meses, cuando apenas ocupó tres, menos de la mitad, que bien podrían haber sido dos.

La alfombra roja de la Fira de Hospitalet se desplegará para recibir desde hoy hasta el próximo jueves a fabricantes, operadores y otras empresas de tecnología. Sin embargo, a diferencia de lo ocurrido en pasadas ediciones, el centro de gravedad de este sarao, el más importante de la industria junto al Consumer Electronic Show que se celebra en Las Vegas, se ha desplazado. El interés en esta ocasión no aparece en las grandes marcas sino en los operadores, que llegan a la cita entre los tambores que anuncian una gran fusión y, por tanto, una mayor concentración del mercado en España.

Foto: Samsung Galaxy Book 2 Pro. (M. Mcloughlin)

También llegan con otros asuntos a los que prestar atención orbitando a su alrededor, como son posibles cambios de negocio y nuevas formas de relacionarse con los clientes, a través de nuevas tarifas y servicios; así como la hoja de ruta para completar la transición y el despliegue del 5G, especialmente en el mundo industrial, que es donde se le puede sacar tajada.

No espere su próximo móvil

Si está esperando que de esta cita salga su próximo 'smartphone', estará difícil. El Mobile World Congress se está convirtiendo en una fiesta que parece que casi nadie se quiere perder, pero por la que nadie apuesta porque corre el riesgo de ser un mero actor de reparto y que sus novedades queden ensordecidas y no reciban la atención que se merecen.

Los pesos pesados como Samsung hace varias generaciones que decidieron sacar su móvil estrella del evento y presentarlo semanas antes en solitario. En su lugar, traen un complemento o un producto de segunda fila como tabletas, relojes o, en este caso, auriculares y nuevos portátiles que vieron la luz este domingo en la Ciudad Condal. Huawei, que se encuentra en un momento delicado, tres cuartas partes de lo mismo.

placeholder Foto: EFE/Quique Garcia.
Foto: EFE/Quique Garcia.

Con el P50 y el P50 Pocket desvelados antes de tiempo, la división de consumo de la multinacional de Shenzen ha traído bajo el brazo una batería de ordenadores, entre los que destacaron un clon del iMac, una suerte de Surface y nuevas tabletas. La compañía trata de diversificar su catálogo, poniendo el foco en el mundo empresarial. Por traer, han traído hasta una impresora a Barcelona entre sus novedades.

Oppo tendrá por primera vez un estand, aunque su programa en la feria tiene pinta de que se limitará a enseñar el ya desvelado Oppo Find X5 y algunos accesorios de menos quilates. El MWC ha perdido también a algunos de sus grandes fieles, que utilizaban este evento como plataforma de lanzamiento.

LG ha abandonado la telefonía móvil, Sony no se ha planteado ni aparecer en esta ocasión y Lenovo, propietaria de Motorola, ha optado por participar virtualmente. Las novedades recaerán en el pelotón de fabricantes chinos. Xiaomi presentará sus nuevos modelos de su marca secundaria POCO, Realme presentará un nuevo integrante de la serie GT2, Honor el Magic 4 y ZTE también presentará algún nuevo dispositivo. En líneas generales, se puede asegurar que los grandes terminales, esos que arrasan en ventas o se convierten en un objeto de deseo, comparecerán en este Mobile.

La vista puesta en las telecos

La cita podía haber mantenido un perfil bajo, con poca sustancia más allá de ser la primera edición que recuperase cierta normalidad tras la pandemia, pero la casualidad ha querido que se celebre en un momento clave para la industria de las telecomunicaciones patria. En los mentideros especializados llevan semanas alterados con una posible fusión entre dos de los cuatro grandes jugadores del mercado: Telefónica, Orange, Vodafone y MásMóvil. Las primeras quinielas, que ya empezaron a escucharse meses atrás, apuntaban a que la suma vendría propiciada por los dos últimos de la lista. Sin embargo, recientemente también se vislumbra una eventual operación que involucre a la operadora gala.

Es imposible ignorar el ruido que rodea a este MWC sobre una posible gran fusión

Sea como sea, aunque es prácticamente seguro que nada se va a concretar en estos días, hay que estar atentos a los discursos y declaraciones de los gerifaltes del sector, que es tradición que desfilen por la tribuna de oradores en la primera mañana del congreso. En esta ocasión coincide que Jose María Álvarez-Pallete, director ejecutivo de Telefónica, está ostentando la presidencia de la GSMA hasta finales de este año.

Es un clásico escuchar mensajes dirigidos a los reguladores, especialmente a los europeos, en que se pida repensar la normativa para que los gigantes digitales también paguen parte de la factura del desarrollo de las redes e infraestructuras o faciliten fusiones y sinergias que les permitan ser empresas más fuertes y competitivas en un escenario más global.

A los operadores europeos se les presenta el escenario más complicado. En mercados como EEUU o China, el pastel se lo reparten entre tres o cuarto. En Europa, entre cientos de compañías. Los grandes actores controlan el 59% del negocio. El 41% restante queda en manos de pequeñas teleoperadoras. Un escenario propiciado desde las autoridades con el fin de que tal competitividad beneficiase a los consumidores. La contrapartida ha sido generar un negocio con menos márgenes y, por tanto, empresas menos fuertes y que afrontan con menos músculo inversiones clave en infraestructuras.

placeholder  El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE/Víctor Lerena)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE/Víctor Lerena)

En esta línea, es conveniente seguir de cerca los nuevos productos que las operadoras articulen, fruto de una diversificación que llevan tiempo intentando poner en marcha para aumentar sus ingresos más allá de la telefonía e internet. En los últimos días, se ha barajado la posibilidad de que Telefónica acabase con Movistar Fusión tal y como lo conocemos 10 años después de su lanzamiento. No es una cosa baladí.

Aquel paquete fue adoptado e imitado por otras compañías del sector y la fórmula de móvil, fibra y televisión se generalizó. En un contexto en el que la televisión a la carta (el fútbol sigue siendo su principal valor diferencial) cada vez es más difícil de rentabilizar, desde la mayor operadora española se plantean ampliar las costuras de sus planes convergentes e introducir nuevos bienes como seguros, alarmas o salud.

Del 5G a Open RAN

Cualquiera de estos asuntos, eventuales fusiones o cambios en el sistema de tarifas, lo podemos sentir como consumidores. Pero no son los únicos temas a plantear. En el Mobile World Congress de este año se hablará ya de 6G, pero todavía falta mucho por demostrar al 5G. No hay que olvidar que en seis de cada 10 países no se ofrecen estos servicios. Y donde ya está funcionando, en muchos casos, es sobre la red 4G y no sobre una infraestructura dedicada, momento en el que podrán desplegar todas sus virtudes.

El 60% de los países aún no tiene 5G y ya se va a hablar de 6G en el MWC

En este punto, el encuentro también servirá para conocer la hoja de ruta de los tres grandes 'albañiles' de la quinta generación de internet: Huawei, Ericsson y Nokia. Las demostraciones y casos de uso de esta tecnología se repetirán hasta la saciedad. Pero más allá de esto, se tomará la temperatura a cómo se encuentra el mercado después del veto estadounidense a la empresa china, que provocó, a partir de mayo de 2019, una serie de castigos por parte de gobiernos y teleoperadoras de todo el mundo. En este sentido, hay que tener un ojo puesto en el Open RAN, algo que hace unos años parecía una idea peregrina, pero que está convirtiéndose en una tendencia en la industria de las comunicaciones.

Se trata de un estándar abierto que permitiría a la hora de construir redes utilizar un esquema abierto que permitiese integrar las diferentes partes que hacen falta utilizando diferentes proveedores y no uno solo, como ocurría hasta ahora. Hasta hace poco, eran Huawei o Ericsson los que te proporcionaban todo el equipo. Dar entrada a nuevos jugadores es algo que puede ayudar, y mucho, a los operadores, que llevan durante años quejándose de los costes de levantar estas infraestructuras para que luego otros, como las 'big tech', hagan negocio sin correr con parte de la factura. Sobre esto, Vodafone, una de las operadoras que más fuerte están apostando en Europa por este asunto, ha hecho una demostración que ha venido a corroborar que esta tecnología está lista para ser desplegada en un corto plazo realizando la primera llamada con una red Open RAN en España.

Hay muchos otros temas sobre la mesa. Porque el Mobile World Congress es también un foro para hablar de lo que vendrá en los próximos años. Y eso este año tiene un nombre bien claro: metaverso. La apuesta de Facebook por este mundo parece que ha desencadenado un efecto cascada en el que toda la industria parece querer posicionarse y dar su visión. Telefónica ya ha anunciado que el Ágora, como nombre a su estand, tendrá una réplica en dicho universo. Por otra parte, empresas como HTC presentarán nuevas tecnologías y conceptos para entender cómo nos vamos a relacionar con esta realidad.

El Mobile World Congress, tal y como realmente se conoce, vuelve a Barcelona. Nada que ver con la escuálida edición que se celebró en junio de 2021, donde apenas un par de compañías de peso hicieron acto de presencia y donde el peso recayó en un puñado de 'startups' y un evento digital, una fórmula que ya ha quedado demostrado durante la pandemia que no tiene ni de lejos el impacto de los formatos presenciales. La GSMA, el órgano rector del evento, volverá a ocupar todos los pabellones disponibles, a diferencia de hace unos meses, cuando apenas ocupó tres, menos de la mitad, que bien podrían haber sido dos.

Noticias de Telefónica Cataluña Samsung MásMóvil José María Álvarez Pallete Pandemia