Es noticia
Menú
El robo de 2 millones de euros en NFT desata la polémica cripto (y el cachondeo en redes)
  1. Tecnología
"ES OTRO SISTEMA DE ESCLAVITUD TOTALITARIA"

El robo de 2 millones de euros en NFT desata la polémica cripto (y el cachondeo en redes)

Se trata de 16 de los avatares digitales más cotizados del mundo y ya se han tomado medidas para solucionarlo, algo que desde el mundo cripto consideran que va en contra de la filosofía de estos entornos, que rechaza las intervenciones centralizadas

Foto: Una exhibición de la colección Bored Ape Yatch Club en Londres. (EFE/Facundo Arrizabalaga)
Una exhibición de la colección Bored Ape Yatch Club en Londres. (EFE/Facundo Arrizabalaga)

A Toddkramer le han robado 16 avatares digitales. Sería una anécdota sin importancia que se podría solucionar duplicando esas imágenes, sino fuera porque se trataba de algunos de los NFT ('tokens no fungibles') más cotizados del mundo, las colecciones Bored Ape y Mutant Ape Yacht Club, además de un Cloonex. Medios especializados en criptomonedas estiman que el valor total de los archivos sustraídos ronda los 600 ethers, la criptomoneda de Ethereum, algo que se traduce en unos 2,2 millones de euros, según los cálculos del medio especializado 'Cointelegraph'.

Según explicó en su cuenta de Twitter el afectado, un coleccionista neoyorquino de criptoarte, el origen del hurto está en un ataque de 'phishing'. Esto quiere decir que interactuó en una página falsa —creyendo que era la original—, de modo que los intrusos consiguieron suplantar su identidad y hacer compra-venta en su nombre. Fue así como consiguieron acceder a la 'hot wallet', una cartera digital que permite hacer distintas operaciones con las criptomonedas que posee el usuario.

Foto: Algunos de los avatares de Bored Ape Yatch Club. (BAYC)

"Lección aprendida: hay que usar un 'hard wallet", ha escrito Toddkramer, en referencia a los monederos físicos que cumplen esta misma función y son más seguros, ya que no están disponibles en internet, sino que tienen que enchufarse al ordenador y aprobar de forma manual cada transacción.

Si usted no sabe qué es un NFT, piense en ellos como una acreditación para identificar y autentificar la propiedad de un determinado elemento digital, sea un artículo periodístico, un vídeo o, como es el caso, unos dibujos de monos. Estos se acuñan —es decir, se registran— mediante tecnología 'blockchain' y adquieren un valor de mercado que fluctúa según oferta y demanda, similar a lo que podría ser un mercado bursátil.

En el robo se han sustraído ocho NFT de la colección original, Bored Ape Yacht Club, que es la más valorada y la que concentra la gran parte del robo, pues esas piezas están valoradas en 497 ethers (1,88 millones de dólares). A este usuario también le quitaron siete avatares de la serie derivada Mutant Ape Yacht Club, que se estima que tienen un precio de 79 ethers (unos 300.000 dólares).

Como ya contó este periódico, se trata de dos de las colecciones más jugosas del mercado, que ha revalorizado los precios de los NFT de forma espectacular en apenas unos meses. Cada Bored Ape salió a la venta por 300 dólares (0,08 ethers) y hoy el más barato no baja de los 250.000. Ambas series de NFT son las dos primeras del mundo por volumen de transacciones en las últimas 24 horas, según CryptoSlam. En este plazo, la primera ha movido siete millones de dólares y la segunda 6,2, dejando el tercer puesto para 'Axie Infinity', el criptojuego por excelencia.

placeholder Una galería de arte londinense expone una de las obras de Bored Ape Yacht Club. (EFE/Facundo Arrizabalaga)
Una galería de arte londinense expone una de las obras de Bored Ape Yacht Club. (EFE/Facundo Arrizabalaga)

El atractivo para el comprador no es solo obtener la propiedad del mono y su consiguiente especulación (aunque sea un gran aliciente para muchos). Tener uno de estos NFT también supone ser parte de un club exclusivo y elitista. Y esto va desde la obtención gratuita de nuevos NFT —los Mutante Ape fueron unos de ellos— que acaban valiendo cientos de miles de dólares al acceso a determinados eventos o a compras de ropa con la estética de estos monos, que ya son todo un símbolo de estatus en este mundo.

La otra parte del robo, menos cuantiosa, fue un avatar de Cloonex que parece que ya ha sido recuperado. Carl Pei, cofundador de One Plus, alertó a Toddkramer de que lo había comprado por 17 ehthers (65.000 dólares) y se puso a su disposición para resolver esta parte del desaguisado.

La polémica cripto está servida

"He sido hackeado. Por favor, ayuda", escribió este coleccionista en sus redes sociales, donde mencionaba a algunos responsables de OpenSea, el 'marketplace' donde se estaban vendiendo los monos robados. Por ahora, esta plataforma ha congelado los avatares. Para algunos, esto supone sacarlos del mercado, con lo que pierdan su valor y facilitaría la devolución a Troddkramer. En cambio, otros señalan que podrían ser vendidos en cualquier otro mercado de NFT.

Fuera del mundo cripto, es normal que parezca lógica una intervención de este tipo, pero la decisión de OpenSea no ha sido bien vista desde dentro y ha reavivado un debate aún sin resolver: ¿qué hacer ante los robos de NFT? Los más entusiastas de este entorno digital consideran que lo sucedido en este caso es una intromisión de un actor sobre un mercado que, defienden, debería estar completamente descentralizado, y esta acción es justo todo lo contrario.

Foto: El CEO y cofundador de OpenSea, Devin Finzer. (Messari)

"Nos has mostrado la verdadera cara de Ethereum. Es otro sistema centralizado de esclavitud totalitaria. Una herramienta de opresión y corrupción, no diferente de lo que se escribió en el 'Manifiesto comunista' o 'Mi lucha'. Representa todo lo que bitcoin vino a destruir", ha afeado una cuenta 'bitcoiner'. Otros han sido más suaves: "Entonces, como la cagaste, ¿ahora los compradores tienen activos congelados? No me gusta que OpenSea puede hacer esto. Lo siento por ti, pero todos debemos asumir la responsabilidad de nuestras acciones en el nuevo mundo de la Web3".

"Tenemos tu JPG"

Toddkramer, el afectado por el robo, ya ha borrado la mayoría de los tuits en los que contaba su historia. ¿El motivo? El cachondeo se había generalizado. "Twitter es despiadado", escribió en una publicación que también borró poco después. "¿No deberías cambiar tu foto de perfil? Parece un poco irrespetuoso con quienquiera que sea el nuevo propietario", ironizaba una tuitera, ya que la imagen es prácticamente idéntica tanto para el propietario como para el resto: es en la certificación de la propiedad donde está la clave.

Tirando de este hilo, hay quien ha ido un poco más allá y hasta le ha dedicado un cartel: "Tenemos tu JPG".

No es la única historia de robos (o, simplemente, rocambolesca) que ha rodeado a los NFT este año, que ha sido cuando se han dado a conocer entre el gran público, alcanzando su máximo apogeo. Por ejemplo, hace unas semanas, el propietario de unos de los NFT de Bored Ape se equivocó al poner el precio de venta. En lugar de 75 ethereums (300.000 dólares), puso mal la coma y lo fijó en 0,75 (3.000 dólares), que ya era 10 veces más de lo que le costó, pero muy lejos del pelotazo que tenía previsto. Apenas tuvo tiempo para reparar el fallo: un 'bot' preparado para fichar gangas se hizo con el mono en segundos.

A Toddkramer le han robado 16 avatares digitales. Sería una anécdota sin importancia que se podría solucionar duplicando esas imágenes, sino fuera porque se trataba de algunos de los NFT ('tokens no fungibles') más cotizados del mundo, las colecciones Bored Ape y Mutant Ape Yacht Club, además de un Cloonex. Medios especializados en criptomonedas estiman que el valor total de los archivos sustraídos ronda los 600 ethers, la criptomoneda de Ethereum, algo que se traduce en unos 2,2 millones de euros, según los cálculos del medio especializado 'Cointelegraph'.

Tecnología Robos Venta
El redactor recomienda