Cómo elegir detectores de humo y gas inteligentes para tu casa
  1. Tecnología
DISPOSITIVOS MUY ECONÓMICOS

Cómo elegir detectores de humo y gas inteligentes para tu casa

Los detectores de humo y gas inteligentes envían alertas directamente al móvil a través de una app para saber si se ha producido un incendio o un escape, aunque estemos fuera

Foto: Cómo elegir detectores de humo y gas para tu casa (iStock)
Cómo elegir detectores de humo y gas para tu casa (iStock)

Un simple detector de humo y gas puede salvar la vida y evitar una auténtica catástrofe económica. Se trata de un dispositivo dotado de un sensor ultrasensible capaz de detectar partículas de gases peligrosos e incrementos de temperatura notables provocados por las llamas de un incendio. Si lo hace, emite una potente alarma acústica y visual para alertar al usuario y a los vecinos.

Pero los detectores de humo y gas inteligentes son todavía más útiles. ¿El motivo? Se vinculan a la red WiFi doméstica y envían información en tiempo real al móvil del propietario. Así, aunque no esté en casa o dentro de su local comercial, sabrá que algún problema sucede y podrá actuar en consecuencia. Sin duda, dispositivos imprescindibles que, además, son bastante económicos.

Para qué sirven los detectores de humo y gas

Los detectores de humo y gas, como su propio nombre indica, sirven para detectar la presencia de fuego o escapes de partículas tóxicas potencialmente mortales. Hablamos, por ejemplo, del gas butano, del propano o del gas natural tan habituales en las calderas de agua caliente y en los sistemas de calefacción, que son inflamables y explosivos. Pero también del monóxido de carbono (CO), que no tiene un olor característico pero puede provocar el fallecimiento de los residentes en la vivienda en pocos minutos.

Foto: Medidores de consumo eléctrico para ahorrar energía (Anthony Indraus para Unsplash)

El funcionamiento de los detectores de humo y gas es bastante sencillo y se basa en el principio de ionización del aire. Poseen una cámara de detección que alberga un sensor preparado para percibir niveles elevados de una serie de agentes nocivos. Cuando lo hace, emite una señal acústica y, si existe, activa el sistema contra incendios para apagar las llamas.

Los detectores de humo y gas inteligentes ofrecen aún más posibilidades. Pueden conectarse a la red WiFi doméstica y, a través de una app, brindan información en tiempo real al usuario acerca del estado del aire. Si detectan algo extraño, mandan una notificación alertando del problema. Por tanto, aunque el usuario no esté en casa, puede actuar convenientemente.

Dónde colocar los detectores de humo y gas

Deben instalarse, como mínimo, a 30 centímetros del techo y a otros 30 de distancia del obstáculo más cercano. Además, han de estar a una distancia de entre 1 y 3 metros del foco de peligro que se quiere cubrir. Este puede ser una estufa, una hornilla de gas o cualquier otro elemento susceptible de sufrir un escape y/o provocar un incendio.

Deben instalarse a un mínimo de 30 centímetros del techo y otros 30 del obstáculo más cercano

Los sensores de humo y gas nunca deben estar justo encima del foco que se quiere controlar. La razón es simple. En la mayoría de los casos, suele tratarse de dispositivos que emiten calor e incluso humo. El mejor ejemplo es el de una hornilla o placa vitrocerámica mientras se cocina. Colocarlos sobre cualquiera de esos elementos haría que se activasen constantemente, aunque no exista riesgo real.

Los mejores detectores de humo y gas

Evidentemente, la elección de un detector de humo y gas dependerá de los riesgos inherentes a la vivienda. No es lo mismo un hogar en el que todos los electrodomésticos funcionan con electricidad a otro en el que la caldera, la hornilla y el horno operan con gas butano, por ejemplo.

Queremos empezar hablando de este detector de monóxido de carbono y humo X-Sense. Cuenta con una pantalla digital que muestra en tiempo real los niveles de CO presentes en el aire y funciona con una batería capaz de ofrecer hasta 10 años de garantía. En caso de detectar algo fuera de lo normal, emite una alarma acústica de 85 dB de potencia. Suficiente para alertar a los residentes y a los vecinos en caso de fuga o incendio. Es muy fácil y rápido de instalar.

placeholder Detector de monóxido de carbono y humo X-Sense
Detector de monóxido de carbono y humo X-Sense

Pero, si necesitas más de un sensor porque tu casa es grande y no quieres hacer orificios en la pared, echa un vistazo a este detector de humo ELRO FS1805. Incluye dos unidades que se pueden fijar mediante adhesivos a la superficie. Lo mismo sucede con este detector de humo Heiman, que podrás aprovechar a un gran precio con su pack de cinco aparatos para repartir por toda la casa.

Por su parte, este detector de humo para alarmas Blaupunkt no solo emite una señal visual y otra acústica en caso de detectar un incendio, sino que también envía información en tiempo real al teléfono móvil del usuario a través de una app. Funciona mediante una célula fotoeléctrica óptica muy efectiva y sensible a las variaciones.

placeholder Detector de humo para alarmas Blaupunkt
Detector de humo para alarmas Blaupunkt

Dos pilas AAA. Eso es todo lo necesario para disfrutar de la sensación de seguridad que brinda este detector de humo con alarma Gafild certificado por el TÜV alemán. Destaca también por su sencillo mecanismo de instalación, por su diseño moderno y por su gran botón de apagado de la alarma. Hasta un niño podría encontrarlo y accionarlo en caso de que haya una falsa alarma.

Sin embargo, es posible que lo realmente necesario sea contar con un detector de gas. En este sentido, el sensor de este modelo está preparado para detectar niveles altos de metano (principal componente del gas natural), propano, butano y gases de carbón urbano. Eso sí, no detecta monóxido de carbono. En cualquier caso, cuando la concentración en el aire de cualquiera de estos gases supera el 3 %, se activa.

placeholder Detector de gas D. Modun
Detector de gas D. Modun

Ese 3 % es una cantidad muy baja. De hecho, puede no ser útil en determinadas situaciones. Por ello, si se ciemta con una chimenea en casa o con un dispositivo de combustión similar, seguramente convenga más este detector de fugas de gas Chuango GAS-88, cuya sensibilidad se sitúa en el 10 %. A partir de esa cifra, el peligro para los ocupantes del inmueble es real.

Hay sensores de escapes totalmente portátiles. Un buen ejemplo es este detector de gas con alarma, que funciona conectado a un USB. Su sensibilidad es del 5 % y puede vincularse a un ordenador portátil para alimentarse de energía y mostrar los resultados de las lecturas. Una alternativa más profesional la ofrece este detector de gas portátil HITBOX. Es especialmente útil para detectar monóxido de carbono, ácido sulfhídrico y muchos otros gases peligrosos. Además, ofrece alertas acústicas, visuales, vibratorias y por voz.

placeholder Detector de gas portátil HITBOX
Detector de gas portátil HITBOX

Antes de terminar, queremos ofrecer también una alternativa enchufable. En concreto, hablamos del detector de Gas Firlarm, que evita preocupaciones acerca de la autonomía y de que se quede sin batería en el momento más inoportuno. Exactamente las mismas posibilidades ofrece este detector de gas propano y natural Eurobric 17061, que cuenta con un diseño muy compacto, práctico y manejable.

En definitiva, un detector de humo y gas es un dispositivo de seguridad indispensable dentro de cualquier hogar o local comercial. Gracias a él podemos saber que hay un incendio o un escape peligroso cuando la situación aún es controlable, los daños materiales son mínimos y la salud de las personas no se ha visto comprometida.

Hogares Butano Gadgets Gas natural
El redactor recomienda