La nueva fiebre digital: hay gente regando plantas virtuales y alquilando Pokémon
  1. Tecnología
"Puedes recuperar tu inversión en 2 meses"

La nueva fiebre digital: hay gente regando plantas virtuales y alquilando Pokémon

La explosión de los llamados juegos NFT también llega con fuerza a España. Miles de usuarios atraídos por el dinero fácil cultivan tierras digitales e invierten en personajes virtuales

Foto: Foto: 'Plants vs. Undead'.
Foto: 'Plants vs. Undead'.

Sergio descubrió qué era 'Axie Infinity' hace solo uno o dos meses, en pleno verano. Cuando llegó ya estaba de moda, subiendo sin parar, pero no imaginaba que podía llegar tan lejos. Este joven, fan de las criptomonedas y la tecnología 'blockchain', había oído hablar de los videojuegos 'cripto' que utilizan su tecnología como columna vertebral, e incluso pueden generar ingresos constantes para el jugador. Pero, pese a ya sonar con fuerza, en este tiempo todo se ha desbordado. Él es uno de los españoles que han vivido en primera línea la última fiebre de este mercado. Un fenómeno que ha conquistado medio mundo, llegando a caer como una bomba en países en vías de desarrollo. "Es rompedor y creo que la idea es buena, pero ahora está fuera de control", comenta Sergio en conversación con Teknautas.

En países como Filipinas o Venezuela estos juegos, y en especial el 'Axie Infinity', han crecido a tal nivel que incluso su dinero virtual ha entrado en la economía real, hay gente que vive solo de jugar y los gobiernos han tenido que intervenir con impuestos y controles para intentar acotar su conquista. Y ¿por qué? Básicamente porque los conocidos como juegos 'play-to-earn' (juega para ganar) se han convertido en una nueva mina de oro. Al menos hasta ahora. Aunque en nuestro país no se ha llegado tan lejos, el terremoto también se ha notado y usuarios contactados por este periódico, como Tomás (nombre ficticio), hablan de estar ganando unos 400 dólares mensuales con una inversión inicial de unos 1.800. El historial y los cálculos muestran que se puede ganar bastante más y no solo con este emulador de 'Pokémon'.

Foto: Foto: Axie Infinity

El mejor ejemplo del tirón es la cantidad de gente que intenta sumarse con su propio invento. Día a día salen nuevos títulos, muchos, la mayoría no pasan de unas semanas o meses y se quedan por el camino, pero otros viven éxitos sin mucho sentido. En las últimas semanas ha saltado un título que intenta tratar de tú a tú a 'Axie', y eso que todavía ni siquiera se puede jugar: 'Plants vs. Undead' (sí, se basa en 'Plants vs. Zombies'). En la base es un juego similar a 'Axie', con personajes NFT, esta vez plantas, que deben pelear contra adversarios ataques por turnos o defender la fortaleza. Se pueden reproducir y comerciar con ellos. Hasta ahí todo normal, pero lo que ha hecho que se dispare es otra cosa.

La fiebre despertada por este juego, que incluso ha tumbado los servidores que tiene la empresa y les ha obligado a hacer limpia de cuentas falsas, es la posibilidad de convertirte en granjero o jardinero. Antes de lanzar el juego y con la idea de conseguir jugadores y liquidez para la economía interna, todo el que quiera puede sumarse al título y simplemente plantar o regar semillas, bajo pago, y se llevará a cambio 'tokens' o plantas NFT que luego puede usar para jugar o vender. "Lo que ha llamado mucho la atención es que parece serio y sobre todo que puedes entrar con muy poco dinero a ganar ya algo. Con unos 75 dólares, o incluso menos, puedes comprar los cinco PVU (la criptomoneda del juego) necesarios para empezar a regar y cuidar plantas. Y, si tienes un poco de suerte con el mercado, con el dinero que recibas por ello puedes recuperar la inversión en pocas semanas", comenta Sergio.

Él es uno de los que se metieron como jardinero a regar e incluso se llevó su plantación de vacaciones, teniendo que comprar una tarjeta SIM en el país al que viajaba para no faltar a su cita diaria con la regadera virtual y el espantapájaros (sí, también debes evitar que los cuervos se coman las plantas). "Pero ya he recuperado lo invertido. Eso sí, ya no es tan fácil, han puesto límites para evitar pelotazos muy exagerados", añade.

La idea se asemeja a lo que en el entorno de las criptomonedas se conoce como 'staking' o 'farming' y que en muchos casos está sustituyendo a la conocida minería. Tú como usuario compras las criptomonedas que saca el proyecto y, en vez de llevártelas, las aportas como liquidez a la misma compañía con un bloqueo que permita a la empresa poder ir funcionando y poniéndose en marcha, y a cambio recibes intereses. En este caso, hay una figura de terrateniente, que compra la plantación donde saldrán las plantas (NFT) como pago de intereses y también recibirá LE, una moneda interna que no se puede vender en mercado, por su granja. El jardinero, por su lado, recibe un jornal en LE por mantener la plantación en buen estado.

El dinero vuelve a depender del precio de las criptomonedas internas en el mercado abierto, pero un granjero puede llegar a ganar un 50% de los LE que esté generado cada planta que esté cuidando. 100 LE son un PVU y ese PVU sí se puede vender en las 'exchange' en las cuales ahora cotiza a 8,67 dólares (llegó a los 25 a finales de agosto). Es muy difícil calcular un mínimo y un máximo porque los porcentajes de ganancias dependen del tiempo que le dediques al juego, pero hay algo claro y que ha llevado a la proliferación de cuentas falsas: cuanto más tiempo dediques al juego más dinero vas a ganar. "Yo le dedico unos 15 minutos al día. Y con eso me basta para tener la plantación a punto", comenta Sergio. Más difícil aún es calcular el dinero del terrateniente porque este deberá dejar unos miles de dólares por la granja sin saber qué tipo de planta le puede salir y cada planta genera unos intereses diferentes.

Todo esto lleva a una duda que es lo que más comentan también los propios inversores que se han pasado por estos juegos: ¿cómo se sostiene esto? Las críticas en torno a 'Axie Infinity', y ahora pasa con el resto de títulos, es que muchos apuntan a que pueden ser sistemas piramidales, en los que las ganancias del primero dependen de los últimos que entran, pero, aunque las fluctuaciones del mercado sí dependen del interés generado, no es algo tan sencillo. Montar una economía interna, como buscan estos videojuegos, es la parte más compleja de su sistema y aún no está claro ni cómo lo van a hacer.

¿Cómo se monta una economía?

Está claro que, tras la fiebre de la minería de criptomonedas, del 'trading' de las mismas, o de los NFT, ahora estos videojuegos al uso (siguen los patrones de miles de juegos clásicos) que corren por encima de una cadena de bloques se han convertido en el último resquicio del sistema para ganar grandes cantidades de dinero si, claro, eres de los primeros, te mueves rápido y aprovechas el tirón. Y ese es el problema, cómo mantenerlo en el tiempo. "La idea que subyace aquí es sencilla y es lo más interesante de todo, creo. Ya en muchos juegos como el 'FIFA' o los 'Call of Duty' hay gente que paga muchísimo dinero por cartas, jugadores, 'skins', mejoras, armas... Pero todo eso se paga dentro del juego y allí se queda. Si te cansas de jugar o el título desaparece todo ese dinero lo das por perdido. La idea con estos desarrollos es que lo que compres tenga valor por sí mismo, y sea tuyo más allá del entorno del videojuego. Es un cambio que creo acabará llegando a los más grandes", comenta Sergio.

El mayor problema que le ve Sergio y muchos otros es cómo unir tu negocio interno con el mercado externo. Algo por lo que EA Sports y el resto no deben preocuparse por ahora. Si todo el mundo entra, como en el caso de 'Plants', para reventar el juego, sacar todos los PVU y venderlos se corre el riesgo de una caída gigantesca del valor de la moneda, y sus programadores deben velar por la estabilidad. "Ese es, con diferencia, el mayor problema que veo en todos estos juegos. Muchos de ellos se ponen a probar y lanzar sus títulos, pero sin pensar en la economía se hunden en semanas. Tienes que pensar cómo mantener a los jugadores dentro, cómo limitar las salidas de los 'tokens', cómo recompensar para que el jugador prefiera gastar ese dinero dentro que cambiarlo por dólares... Todo eso es un trabajo aparte complicadísimo".

En 'Axie', que cuenta con el apoyo de nombres como Samsung, Binance o Ubisoft, su economía es aún más compleja. Cuenta con dos criptomonedas, que ambas se pueden vender en el mercado y necesitas ambas para distintos procesos del juego como reproducir a los 'axies'. Además, de momento no se pueden comprar tierras o granjas, pero la idea es seguir metiendo más y más opciones que agranden su ecosistema. "Están creando un metaverso", señala Sergio. Para mantener el precio estable, sus desarrolladores organizan quemas (destrucción) de 'tokens' e incluso de 'axies' y vigilan para evitar cuentas falsas o 'bots'. Y, aun así, cada cierto tiempo encuentran problemas.

Su moneda principal, el SLP, que es infinito y se da por jugar, ha vivido una depreciación constante desde julio, cuando tocó su máximo de 0,36 dólares. Ahora apenas llega a los ocho centavos de dólar, y los jugadores se quejan de que los personajes que compraron hace unas semanas ahora valen la mitad. Sus dueños no paran de introducir cambios y ajustes para revalorizar sus productos e intentar encontrar una estabilidad, pero con más de un millón de usuarios que intentan rentabilizar al máximo el juego es difícil conseguirlo. 'Plants', tras correrse la voz, sufrió un aumento de un 1.300% de usuarios en menos de un mes y, mientras sus creadores pensaban que apenas llegarían a los 14.000, rozaron los 200.000. Su economía se resintió y no está claro cómo se reflotará tras hundirse el precio de su moneda.

Además, estos títulos también se enfrentan a problemas externos como los negocios ajenos al juego. Tomás y muchos otros usan 'Axie' de una forma para la que, en principio, no estaba pensado. Ellos invirtieron y compraron los Pokémon correspondientes, pero no juegan. Lo que hacen es algo que han llamado 'becas', ponen sus muñecos en alquiler y se los dan a un jugador a cambio de llevarse en torno al 50% de las ganancias mensuales.

"Invertí aproximadamente unos 1.800 dólares en total, fui poco a poco comprando 'axies' de cara a tener un ingreso pasivo mensual y constante que me retornara la inversión al tiempo. Compré (en algunos casos crie) un total de nueve 'axies' repartidos en tres cuentas diferentes y becadas a tres personas diferentes. El tema de becar no es más que tener tu cuenta y darle acceso a otra persona para que juegue por ti, pero solo pueden jugar, no pueden vender tus 'axies' ni sacar dinero ni nada, el acceso que tú les das solo les vale para jugar. Entonces, ellos van jugando cada día y, una vez al mes, yo accedo a mis cuentas y yo reclamo los 'tokens' que han generado ellos, los guardo en mi 'wallet' y envío la mitad a otra 'wallet' que se encarga de repartirle los SLP a cada becado ya que estoy dentro de una comunidad donde hay gente que se encarga de gestionar este tema".

El sistema está más que aceptado, pero complica aún más la economía interna del juego. ¿Qué pasa si todos los becados, que solo quieren cobrar, sacan todo el dinero y lo convierten en dólares? Pues de momento el SLP está en caída libre. "Actualmente, no he recuperado la inversión todavía ya que el SLP cayó y solo llevo un mes con las tres cuentas que actualmente me han reportado unos 360 dólares este mes". "Lo que gane depende de cómo se posicione el SLP, actualmente está a 0,07. Mis becados sacarán más o menos lo mismo este mes, unos 9.000 SLP al mes, que entre dos son unos 4.500 SLP para mí", detalla Tomás.

¿Qué viene con el subidón?

Esta explicación de Tomás ya da una idea de lo que puede venir en los próximos meses. Tanto Tomás como Sergio apuestan por una inversión a largo plazo sobre todo en el caso de 'Axie Infinity', pero la complejidad de su mantenimiento muestra el riesgo de que todo acabe en un pelotazo más de la red. La dificultad para construir una economía lógica y estable que permita a los jugadores poder invertir con cierta seguridad y con la idea de que pueden incluso revalorizar sus compras no es nada fácil. Incluso con la seguridad de que lo que has comprado es tuyo en forma de NFT.

"Hay muchos oportunistas y chavales que se están lanzando a montar juegos sin ninguna base o sin saber de qué va todo esto. Como saben que hay tirón y que la gente ha visto que se puede ganar dinero fácil con este invento, pues se aprovechan de ello. Claro, la mayoría a las pocas semanas ya están hundidos y mucha gente pierde dinero con las compras de sus 'token' y demás. Vamos, lo mismo que ocurre con muchas ramas de este sector, por eso hay que tener muy claro dónde metes el dinero", explica Sergio. Para él, uno que apunta maneras es 'Star Atlas', un juego basado en un guion en el espacio al estilo 'No Man's Sky' y que busca unir la colonización espacial con la generación de riquezas y el comercio sobre la 'blockchain' de Solana. "Me parece un proyecto bien pensado y que puede triunfar, claro, que lo tendremos que ver cuando salga".

Lo que sí tiene bastante claro el joven jugador es que esto es solo el primer paso, una versión beta de lo que está por venir. Tanto el mundo digital que están construyendo estos juegos como las opciones que están abriendo para los usuarios puede marcar el futuro del sector. Claro que, para eso, no bastará con el 'hype'.

Tecnología Primera Línea Filipinas
El redactor recomienda