El milagro de Mailchimp: cómo vender una 'startup' por 12.000M sin un duro de inversores
  1. Tecnología
TODO DE SU BOLSILLO

El milagro de Mailchimp: cómo vender una 'startup' por 12.000M sin un duro de inversores

Ben Chestnut y Dan Kurzius crearon en 2001 una plataforma de 'marketing' por correo electrónico que llevaron a lo más alto sin recurrir a dinero de terceros. Esta semana, han anunciado una millonaria operación

Foto: El característico logo de Mailchimp. (EC)
El característico logo de Mailchimp. (EC)

Es muy probable que, si no trabajan en el mundo de la comunicación o la publicidad, Mailchimp no les suene absolutamente de nada. Se trata de una plataforma extremadamente popular en estos gremios. Empezó como un servicio para hacer campañas de 'marketing' por correo electrónico que permitía diseñarlas fácilmente y hacer el seguimiento de su efectividad, y con el paso del tiempo fue engordando con decenas de funciones y servicios adicionales. Su éxito se traduce, según las cifras que maneja la compañía, en que sus 13 millones de usuarios activos mueven cada día 1.000 millones de correos electrónicos a través de su plataforma, que gana una media de 14.000 clientes diarios.

Foto: Foto: Reuters.

Ese término se utiliza para referirse, en el mundo empresarial, a compañías que se han levantado sin recursos externos, solo con los propios. En una época en que se acumulan las noticias de que incluso empresas de pocos meses de vida reciben ingentes cheques y financiación a través de los fondos de capital riesgo, los fundadores de Mailchimp no quisieron recurrir a inversores externos nunca. Ni cuando alcanzaron los 800 millones de ingresos el pasado ejercicio recurrieron a esta vía, que hubiese tenido, sobre el papel, un efecto similar al de la hormona del crecimiento en la valoración de su empresa. Poco ha importado, porque esta semana han suscrito un acuerdo de venta por el que recibirán un total de 12.000 millones de dólares del gigante del 'software' Intuit.

Haber seguido el 'mantra' de haber rechazado por sistema el dinero de otros hará que Ben Chestnut y Dan Kurzius no tengan apenas que repartir el botín de la venta con terceros. La empresa, a diferencia de otras tantas 'startups', es solo de sus confundadores. Y esto se traduce en una millonaria recompensa para ambos. De los 12.000 millones de dólares hay que descontar una pequeña cantidad, 300 millones, que se reservan para repartir entre la plantilla (tienen 1.200 empleados) en concepto de bonus y pagas extra. El monto restante se reparte a partes iguales entre efectivo y acciones. Se estima que Chesnut y Kurzius, después de impuestos, se llevarán cada uno 5.000 millones. Es decir, se han convertido en millonarios.

Otras operaciones

"Hay que pensar en los términos en que se está produciendo la operación. Si facturan 800 millones y venden la compañía por 12.000, hablamos de un múltiplo de 15", explica Ignacio Arriaga, cofundador de Acumbamail, una de las mayores plataformas que hay en nuestro país de 'e-mail marketing'. "Es cierto que se han dado adquisiciones en el sector en los últimos meses, como la de Mailgun y Mailjet, pero son diferentes, por la cantidad que se ha pagado y también porque son empresas muy 'ronderas', que han recibido bastante financiación externa", valora.

La operación ha marcado un antes y un después en la historia de las compañías tecnológicas. El precio de venta es 12 veces superior, por ejemplo, a lo que pagó Facebook en su momento por Instagram. Aunque 12.000 millones pueden parecer algo menor si se compara con adquisiciones como la de WhatsApp (Facebook pagó 22.000 millones), Slack (Salesforce pagó 27.600 millones) o Afterpay, por la que Jack Dorsey desembolsó 29.000 millones. Sin embargo, nunca antes una empresa 'bootstrap' había conseguido una cifra similar.

placeholder Microsoft pagó 2.500 por Mojang, creadores de 'Minecraft'. (Reuters)
Microsoft pagó 2.500 por Mojang, creadores de 'Minecraft'. (Reuters)

Solo hay un par de antecedentes parecidos, como la compra de Mojang, los creadores de 'Minecraft', por parte de Microsoft, quien pagó 2.500 millones. El otro caso es cuando una compañía llamada Prudential Financial se anexionó Assurance IQ por 2.400 millones. Ha habido otros casos similares de compañías que no han recurrido a fondos para desarrollarse a lo largo de los años, pero no se engloban dentro de esta categoría, porque en la mayoría de ocasiones eran 'spin offs' de empresas ya consolidadas.

"Esta empresa es la referencia de este mercado", añade Arriaga. "Cualquiera va a reconocer el mono de su logotipo. Cualquiera. Son la marca y el servicio más potente y de referencia a la hora de hacer campañas por correo", explica. Cuando se le pregunta cuál es la razón que sostiene ese éxito, lo tiene claro: "La clave es lo rápido que apostaron por el modelo 'freemium', que cuando ellos montaron la empresa era algo así como una locura", explica.

Los 12.000 M de Mailchimp la convierten en la operación 'bootstrap' más grande jamás lograda

Tras esta palabra se encuentra un modelo ahora muy clásico en los servicios digitales: el de ofrecer una parte del servicio gratuita, cobrando por desbloquear parte de las funcionalidades o cuando se alcanza determinado volumen de uso. "Ellos pusieron en marcha la empresa en 2001. Entonces era imposible encontrar compañías que te permitiesen usar a coste cero su herramienta. Aquello les dio alas y les permitió ganar una masa crítica de usuarios muy rápido, especialmente empresas pequeñas, medianas o profesionales independientes".

Eso es precisamente lo que persigue Intuit con esta compra. Esta multinacional ha estado habitualmente dirigida al mundo profesional, con herramientas de contabilidad financiera o gestión de créditos. Entre su catálogo de soluciones, destaca una 'app' para autónomos y pymes. Eso es lo que persiguen con la compra de Mailchimp, tal y como ha explicado el CEO de Intuit, abordar a este tipo de cliente desde otra perspectiva y con un producto mucho más global.

Inversores
El redactor recomienda