"Me flipa el dinero". Colas de veinteañeros en Madrid por un empleo para "reventar el sistema"
  1. Tecnología
¿Los brókeres del futuro?

"Me flipa el dinero". Colas de veinteañeros en Madrid por un empleo para "reventar el sistema"

Decenas de jóvenes españoles amantes de las criptomonedas esperan durante horas a las puertas de unas oficinas en el centro de la capital para conseguir "el trabajo de su vida". ¿Quién está detrás de esta extravagante oferta?

placeholder Foto: Jóvenes esperando en la cola para ser entrevistados para la oferta de trabajo de Mundo Crypto este martes. (Isabel Blanco)
Jóvenes esperando en la cola para ser entrevistados para la oferta de trabajo de Mundo Crypto este martes. (Isabel Blanco)

Si no fuera porque son las nueve de la mañana, cualquier despistado pensaría que los 100 veinteañeros que hacen cola en López de Hoyos 35 han venido a la inauguración de una nueva discoteca en Madrid. Un empleado con aspecto de portero de club, con cara de pocos amigos, está en la entrada controlando el aforo. Otro, más bajito y delgado, recorre la fila de un lado a otro junto a un cámara y una chica en tacones que va entrevistando a todos los hombres que aguardan su turno para conseguir "el trabajo de su vida".

Estos chicos han acudido en masa a la excéntrica oferta de trabajo de Mundo Crypto, una empresa del también excéntrico ‘influencer’ de criptomonedas Mani Thawani. Thawani es un joven inversor tinerfeño centrado en activos digitales que provoca el murmullo y los aspavientos de los asistentes cuando le ven llegar con un Lamborghini a su oficina, situada a poquísimos metros de la sede de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Ha prometido contratar a decenas de perfiles —'traders', desarrolladores web, creadores de contenido e, incluso, "jugadores de patos"— para su empresa Mundo Crypto con el objetivo de crear “la mayor academia” de criptomonedas de España.

placeholder Decenas de jóvenes hicieron cola este martes en Madrid por varias ofertas de trabajo en Mundo Crypto. (Isabel Blanco)
Decenas de jóvenes hicieron cola este martes en Madrid por varias ofertas de trabajo en Mundo Crypto. (Isabel Blanco)

“A mí me flipa el dinero”, explica en la cola un chaval que apenas supera los 20 años y ha venido en bus esta madrugada desde La Rioja. A unos pocos metros, un joven granadino cuenta que lleva años probando con las inversiones y está aquí para cumplir un sueño. Él, pese a no haber estudiado nada relacionado con el mundo financiero en la universidad, ha venido a postularse para manejar dinero. Mucho dinero. “Si te informas y controlas la psicología, puedes mover fácilmente una cartera de cinco o seis cifras”, recalca. En la fila improvisada, hay veinteañeros de todas partes de España: Cáceres, Málaga, Barcelona, Valladolid o Huelva, desde donde un padre ha traído a su hijo en coche para entender él mismo este nuevo negocio.

Los chavales que querían ser millonarios

“El martes 20 de julio a las 9:00 citamos a todos en nuestras oficinas. Busco al mejor inversor”, escribía hace unos días Thawani en Twitter, donde tiene 16.000 seguidores y se define como el “inversor y 'trader' de criptomonedas número 1 de España”. Pero donde de verdad tiene tracción es en Instagram, con 50.000 seguidores. Allí retransmite continuos directos presumiendo de su alto tren de vida, dando consejos de inversión en criptomonedas y hablando de Blockchain, descentralización, ‘order books’ o ‘farming’, algo que le ha valido una legión de seguidores que quieren emular sus pasos.

En la cola, mientras cruzan los dedos para pasar la entrevista, los admiradores de Thawani charlan entre ellos y usan palabras como capitalización de mercado, 'halving', ‘holdear’ o ‘stacking’. Apenas hay cinco mujeres y una de ellas ha venido a acompañar a su novio. Todos tienen claro que saben algo que la mayoría de la población no conoce o, peor aún, desprecia. “Me podéis hacer una foto, pero todos los medios me parecen basura porque solo desinforman”, dice Juan, un joven de 26 años. “Mis padres luego os leen y me dicen que tienen miedo de dónde meto el dinero. A ver, que me han dejado 2.500 euros para invertir y ya son 3.500, pero, claro, leen los periódicos y se asustan”, menciona otro más tarde.

placeholder Varios veinteañeros posan para una foto antes de subir a la entrevista en Mundo Crypto. (Isabel Blanco)
Varios veinteañeros posan para una foto antes de subir a la entrevista en Mundo Crypto. (Isabel Blanco)

Hay (futuros) economistas, biólogos, ingenieros y muchos estudiantes de grados medios o superiores. Sin embargo, en este mundillo desconocido para el gran público, el CV no importa demasiado. Todos los jóvenes que han acudido a las oficinas de Mundo Crypto comparten su pasión por las criptomonedas y buscan esquivar el maltrecho mercado laboral español —que cuenta con un 42% de paro juvenil, el más alto de la eurozona—. Pero estos chavales sueñan, sobre todo, con una cosa: hacerse millonarios. De hecho, Thawani, que tampoco tiene estudios superiores, pidió en su Instagram que solo fuera gente que amara el dinero.

“A un médico, bombero, policía le pagan y a ustedes que sois los profesores de la Libertad del mundo (criptomonedas) os pagarán. ¿Sabéis cuál va a ser mi próxima gran inversión?”, tuiteaba el CEO de Mundo Crypto hace dos semanas. “Invertir en cada uno de ustedes para que siempre os veáis recompensados como os merecéis”.

Pero ¿quién es realmente Mani Thawani y cómo ha llegado a reunir a tantos jóvenes en las calles de Madrid?

De Warren Buffett a Jordan Belfort

La oficina de Mundo Crypto, una sala muy espaciosa con decenas de pantallas de ordenador, aún está vacía. La empresa acaba de aterrizar en Madrid, después de su exitosa andadura en Tenerife, donde dan formación de ‘trading’ y cursos sobre criptomonedas. Nos sientan en un sofá para esperar al CEO de la empresa, que está entrevistando a posibles candidatos. Suena música 'house' como si fuera a empezar la fiesta mientras dos mujeres jóvenes con camisetas corporativas van subiendo y bajando a los futuros empleados.

placeholder Jóvenes miran el móvil en la cola de López de Hoyos mientras esperan su turno para su entrevista en Mundo Crypto. (Isabel Blanco)
Jóvenes miran el móvil en la cola de López de Hoyos mientras esperan su turno para su entrevista en Mundo Crypto. (Isabel Blanco)

Ellos no tienen muy claro cómo funciona el proceso de selección y se les ve intimidados por el tamaño de la oficina. “Yo vengo a la prueba de ‘jugador de patos’ (un puesto inventado por Thawani que se basa en jugar a 'Waves Ducks', un videojuego 'cripto' basado en NFT como CryptoKitties y una de las grandes apuestas del 'influencer'), de ‘trading’ algo sé, pero no es mi fuerte", comenta uno de los candidatos al puesto. "¿Puedo hacer varias pruebas o hay que elegir una?”. Poco después, una de las chicas lo llama y desaparece por una de las salas del fondo.

Veinte minutos más tarde, Thawani aparece con una gorra de los NY Yankees, americana, zapatillas y una sonrisa de oreja a oreja como si no se alegrara de nada más en el mundo que de ver a estos dos periodistas.

PREGUNTA. ¿A qué se dedica para contratar de golpe a decenas de empleados? En otras palabras, ¿cómo le explicaría su trabajo a su abuela?

RESPUESTA. Formamos a gente sobre la nueva libertad, la descentralización, la nueva economía y las criptomonedas.

***

Mundo Crypto está constituido como una academia de formación —y no de inversión— porque no tiene los permisos necesarios de la CNMV para invertir en mercados tradicionales. Aún no está regulada la inversión en criptoactivos (en su web, dejan claro que no "ofrecen un servicio de inversión en los términos previstos en el artículo 63 de la ley 24/1988, de 28 de julio"). El propio Thawani reconoce entre líneas que juegan con los límites legales con sus recomendaciones en redes sociales o con sus planes de futuro. “Tenemos inversores externos en Dubái que suelen poner algo de capital a nuestro 'staff' para que operen. Confían en ellos. Pero eso ya es algo ajeno a nuestra empresa y ellos lo hacen por su lado”, afirma.

placeholder Varios entrevistados, esperando su turno en la sala de espera. (Isabel Blanco)
Varios entrevistados, esperando su turno en la sala de espera. (Isabel Blanco)

Manish Mohandases Thawani Priyani es tinerfeño de ascendencia india. Su padre falleció cuando Thawani tenía 10 años y pronto tuvo que traer dinero a casa. Tras terminar la ESO, pese a ser buen estudiante, se puso a trabajar. Acabó de dependiente en un Subway de Tenerife y en la tienda de su tío. Un día de 2015, su hermano le preguntó si sabía lo que era el bitcoin. “Como siempre me había gustado la economía y el mundo financiero, me metí en ello a saco”, explica este joven isleño, quien desprende cierto magnetismo cada vez que habla.

Seis años más tarde, en una oficina en una de las zonas más caras de Madrid, vaticina que su empresa va a facturar tres millones de euros en 2021. Hasta ahora, esas inversiones le han llevado a poder mostrar en las redes sociales una vida de millonario. Conduce un Lamborghini, lleva un Rolex de oro y se permite el lujo de enviar 'jets' privados a sus conferenciantes. “¿Queréis que sea aburrido como Warren Buffet u otro inversor de 80 años?”, tuiteaba hace una semana. “No, amigos, si quieres dejar un legado, DEBES SER DIFERENTE, SER ÚNICO, y así es como se hace to the fucking MOON”.

Cara a cara, sin embargo, Thawani sabe dar al ‘on’ y al ‘off’ del estrafalario personaje que se ha construido. Es capaz de hablar con tono calmado de la sencilla vida que lleva su familia en Canarias, de las lecciones de humildad de su madre y de cómo él tiene los pies en la tierra para, segundos después, empezar a gesticular como si estuviera grabando un vídeo para las redes sociales y decir que quiere arrasar con todo.

P. ¿Cuáles son sus planes de futuro?

R. Estoy con el tema de las regulaciones. Creo que son necesarias, intento ayudar.

P. Bueno, tienen la CNMV ahí al lado.

R. Nosotros en España solo tenemos formación, no tenemos nada de inversión. Te puedo dar un consejo que está muy abierto de “oye, deberías invertir en criptomonedas”. La CNMV dice que no estás protegido, pero, claro, es el sistema centralizado. ¿Quién te lo va a decir? ¿La CNMV, El Confidencial? Qué va a decir el poder sobre las criptomonedas. Si en El Confidencial publicabais en 2016 que las criptomonedas eran una estafa. A futuro, quiero ayudar a la regulación, pero en España es muy, muy complicado, así que tengo que irme fuera.

P. ¿Ahora dónde reside?

R. Soy residente canario, tengo mi empresa en la zona ZEC [zona especial canaria] y trabajamos con gente de Dubái para tener una especie de fondo regulado, que es algo muy complejo. Estamos trabajando en abrir nuestra propia DEX, un ‘exchange’ descentralizado. La idea es eso, crear algo descentralizado, que no tengas siempre un jefe encima, no tengas un poder que te diga cómo se tienen que hacer las cosas… La burocracia es algo muy negativo.

placeholder Mani Thawani, el CEO de Mundo Crypto. (Isabel Blanco)
Mani Thawani, el CEO de Mundo Crypto. (Isabel Blanco)

¿Un empleo más o un nuevo soldado revolucionario?

Más allá de sus inversiones y de su doble personalidad, la estrategia comunicativa de Thawani mezcla frases de Mr. Wonderful ("El futuro pertenece a aquellos que creen en la belleza de sus sueños", dice en Instagram) con reflexiones antisistema que parecen extraídas de la película 'V de Vendetta' (“La centralización del mundo en el que vivimos solo tiene un objetivo: el control sobre nosotros” o "prepárate para el colapso de tu sistema financiero").

“Yo hago un 'marketing' muy agresivo”, reconoce con una sonrisa enigmática. No parece preocuparle el aviso de la CNMV sobre los 'influencers' de criptomonedas que quiere penalizar a "cualquier persona física o jurídica (...) que realice por iniciativa propia o encargue a terceros actividad publicitaria sobre criptoactivos".

Foto: Michael Douglas fue Gordon Gekko.

Durante la entrevista, aparecen un par de chavales que miran de reojo a su ídolo. Mani Thawani interrumpe la conversación, les saluda y les desea suerte. Antes de terminar, Thawani reprocha a los dos periodistas el enfoque de un artículo de hace una semana sobre las quejas relacionadas con un evento que él mismo organizó y que acabó generando debate en la red. La conversación se tensa y Thawani despliega toda su artillería: “Voy a emprender una lucha contra el Estado, contra la prensa y contra ustedes. Seguramente ustedes dos acaben trabajando con nosotros".

Cuando la fotógrafa se lo lleva a hacerle unas fotos, al terminar la entrevista, él la pica: “¿Vas a hacerme unas fotos como si fuera Jordan Belfort para pintarme como un personaje malísimo?”. “No tengo ni la más remota idea de quién es”, le contesta ella. Este miércoles, Thawani volvió a cargar contra la prensa y se comparó a sí mismo con Leonardo Di Caprio encarnando a Belfort en 'El lobo de Wall Street'. "Con las criptos, le daremos dos opciones al Gobierno", decía en las siguientes 'stories' de Instagram. "Nos dais la formación adecuada para ser libres y no ser unas ratas del Estado o derrumbaremos cada cimiento de vuestro sistema creado de una forma dictatorial".

En otra escena distinta de la premiada película, Leonardo Di Caprio presume de tener un traje de 2.000 dólares y un Rolex de oro de 40.000. Mani Thawani, héroe de criptoaventureros veinteañeros, rebelde de Instagram y flamante empresario, también lleva uno en su muñeca izquierda. Pero en plena sesión fotográfica vuelve a dar al ‘off’ de su excéntrico personaje y, como si se acordara de los reproches de su madre por fardar demasiado, decide quitárselo antes de que la fotógrafa le dé al clic.

Si no fuera porque son las nueve de la mañana, cualquier despistado pensaría que los 100 veinteañeros que hacen cola en López de Hoyos 35 han venido a la inauguración de una nueva discoteca en Madrid. Un empleado con aspecto de portero de club, con cara de pocos amigos, está en la entrada controlando el aforo. Otro, más bajito y delgado, recorre la fila de un lado a otro junto a un cámara y una chica en tacones que va entrevistando a todos los hombres que aguardan su turno para conseguir "el trabajo de su vida".

CNMV Audiencia Nacional Lamborghini Madrid Huelva Asistentes Tenerife Canarias
El redactor recomienda