Comprar un móvil de Huawei era una locura pero este 'gadget' me ha hecho cambiar de idea
  1. Tecnología
TODAVÍA HAY COSAS QUE MEJORAR

Comprar un móvil de Huawei era una locura pero este 'gadget' me ha hecho cambiar de idea

La menor dependencia de los servicios de Google en el formato tableta, hacen que el MatePad 11 con Harmony OS sea una opción asequible interesante si sabes las renuncias que conlleva

placeholder Foto: Foto: M. MC
Foto: M. MC

Hace dos años y medio, pocos meses después de que Trump decretase el veto contra Huawei y la empresa se viese privada de múltiples cosas, tuve ocasión de probar el Mate 30 Pro. Aquel teléfono solía ser el ‘no va más’ de una marca que, por aquel entonces, aspiraba a arrebatar a Samsung el liderazgo del mundial de constructores móviles.

Utilizó una jugada que pocos esperaban: una versión desnatada de Android, que en realidad es un sistema operativo abierto. Lo que faltaban eran las apps y los servicios móviles de Google (sin esta crisis muchísima gente no tendría ni idea para qué sirven), que son los que realmente dan a esta plataforma sustancia. Sin ellos, aquel ‘smartphone’ era un Ferrari que te vendían sin asientos. La carrocería, las ruedas o el motor eran de primeras calidades, pero faltaba algo.

Ahora en 2021, la multinacional china por fin ha puesto sobre la mesa su primera gran hornada de dispositivos con Harmony OS. Hasta ahora había hecho algunos experimentos inconexos. Es esta ocasión la primera que se puede tomar en serio.

Se ha demorado bastante en aparecer, más aún teniendo en cuenta que, según las declaraciones de los gerifaltes asiáticos, el asunto estaba súper avanzado a falta de unos retoques. Entre otras cosas, ha lanzado un nuevo reloj inteligente y una tableta que funcionan con esta plataforma. El teléfono, por ahora, tendrá que esperar.

placeholder MatePad 11. Foto: M. Mcloughlin
MatePad 11. Foto: M. Mcloughlin

Este último aparato es el mejor de los dos para comprobar si este sistema operativo cumple lo de ofrecer un sustituto real al Android tullido que utilizaban hasta ahora. ¿Puede ser este MatePad 11 una alternativa a un iPad? No y sí. No porque iOS (e iPadOS) es un sistema operativo muy maduro, con la que probablemente sea la mejor tienda de apps a nivel mundial (eso se paga, claro está). Realmente pienso que el mayor enemigo de Apple en este mercado es la propia Apple: que no consigan que además de un MacBook o el portátil de turno, la gente no se compre un iPad porque no le vean valor específico.

Pero creo que también es de justicia decir que en muchos casos cualquier tableta es susceptible de sustituir cualquier tableta de la misma forma que cualquier portátil es susceptible de sustituir cualquier portátil. Esta norma no es tan aplicable a los smartphones porque la dependencia de los servicios de Google creo que es mucho mayor.

Sí, habrá casuísticas particulares que macOS no ofrezca lo que ofrece Windows y viceversa. Pero habrá muchas otras personas que para tareas de ofimática, navegar por internet y cuatro cosas más, les da igual una cosa que otra. Para eso me he pasado 10 días probando esta tableta. Para saber si una tableta con Harmony OS 2.0 puede servirte y si merece la pena comprarla.

¿Por qué decir que no a un iPad?

Una de las primeras razones que puede disuadir o empujar a comprarte una es el precio. 399 euros como precio de salida por la versión de 64 GB de almacenamiento interno (ampliables por tarjeta externa) y 6GB de RAM. También hay una versión con 128GB por 100 euros más. En este último caso, viene con el Pencil de regalo, una funda con teclado y un ratón. La promoción de lanzamiento, en la edición más básica, solo incluye una funda protectora.

Por ese precio la manzana (399€), por ejemplo, nos ofrece su iPad ‘low cost’ que tiene un diseño desfasado, de 10,1’ pulgadas, sin Face ID y la mitad de almacenamiento.

Y hay que tener en cuenta que hay que son ‘Applefobos’ confesos (muy respetable) y no están dispuestos a comprarle absolutamente nada, aunque les encaje en presupuesto. Pero que no quieran la tableta al señor Tim Cook no significa que estén dispuestos a comprarle una a Huawei. Aunque los fabricantes de Android han ido replegando posiciones, todavía hay algunos como Samsung o Lenovo (amén de un pelotón de marcas ‘low cost’ de las que nunca habrá oído hablar) que siguen ofreciendo diversas opciones. Incluso si uno busca algo para lo más básico y tiene un presupuesto más limitado siempre tiene la vía de las Kindle Fire.

Las tabletas de Amazon son una muy buena analogía para comprender las limitaciones que uno se puede encontrar con esta MatePad 11. El gigante del comercio electrónico desarrolló también su sistema operativo sobre AOSP (Android Open Source Project) y tiene su propio market de apps, pero muchas son casi, por así decirlo, de relleno y hay que recurrir a APK (paquetes de instalación) sacadas de internet para tener algunas de las más populares.

placeholder MatePad 11. Foto: M. Mcloughlin
MatePad 11. Foto: M. Mcloughlin

Pero hay una diferencia sustancial entre las Kindle Fire y la tableta de Huawei: las aspiraciones. Las primeras ofrecen un rendimiento básico, muy pobre en la mayoría de casos para lo que no sea ver cuatro vídeos, navegar y jugar a juegos como el Candy Crush. Esta MatePad 11 viene equipada con el Snapdragon 865.

Sí, es un chip de 2020. Pero es el chip estrella de Qualcomm para 2020. Y estamos en una tableta de gama media en 2021.

Foto: El iPad Pro 2021, una bestia atada en corto. Foto: M. Mcloughlin

Poca crítica cabe aquí en ese sentido. Si a eso le sumamos 6GB de RAM tenemos unas tripas lo suficientemente resistentes como para digerir actividades como varias ‘apps’ corriendo al mismo tiempo o la multitarea con pantalla dividida. No es una Galaxy Tab Pro ni mucho menos es un iPad Pro pero ofrece un buen músculo.

La batería es de 7.250 mAh. Es suficiente como para ofrecer, dependiendo el uso que hagas, hasta 11 horas largas de uso de pantalla. En mis pruebas se ha quedado siempre en una horquilla que ha tenido ese registro máximo y unas 8 como mínimo. Si lo utilizas como equipo principal de trabajo o para el estudio es probable que tengas que cargarlo al acabar el día. Si lo quieres para navegar en el sofá o utilizarla de vez en cuando (como hacen muchas personas con las tablets) pasará mucho tiempo hasta que tengas que volverla a enchufar. La carga completa me ha llevado casi tres horas utilizando el cargador oficial.

Para ser una tableta de este precio, el hardware está muy bien. Pero eso no es lo que genera dudas en Huawei

El panel de esta tableta también deja buenas sensaciones teniendo en cuenta que es una LCD. Ofrece una resolución 2560 x 1600, una relación de contraste lo suficientemente generosa y un color balanceado y bastante ajustado a lo que se puede esperar de una pantalla así. El diseño opta por un formato más alargado, lo que nos quita altura a la hora de tener espacio mientras trabajamos en un editor de texto, pero nos da más espacio horizontal para tener varias apps abiertas al mismo tiempo.

Por lo demás, poco que comentar. Tiene un buen sonido gracias a cuatro altavoces estéreo. Mismo número de micrófonos que rinden a un gran nivel. Prescinden del jack para auriculares y tiene USB tipo C. El diseño no es llamativo ni para bien ni para mal. Tiene una cámara trasera de 13 megapíxeles y una delantera de 8 megapíxeles capaz de grabar video en 1080p y que ofrece una calidad mejor que la de muchos portátiles.

Harmony es, Android parece

La autonomía, la pantalla o el rendimiento vienen a demostrar que Huawei sigue teniendo mano en la tecnología con el ‘hardware’. Eso nunca ha sido puesto en duda. Su problema sigue siendo el ‘software’. Si vieniese con Android normal y corriente y con servicios de Google, me atrevería a recomendarla sin ningún tipo de reparo.

Como decíamos, aquí han cambiado AOSP por HarmonyOS. Pero en ambos casos, el sistema operativo ha venido recubierto de EMUI, la capa de personalización del fabricante chino. ¿Qué quiere decir esto? Que a la hora de la verdad cambiar una cosa por la otra es algo que queda entre bambalinas y que los cambios en la interfaz, los primeros que entran por los ojos, no van a ser radicales.

placeholder Detalle de Harmony OS. Foto: M. Mc
Detalle de Harmony OS. Foto: M. Mc

Aquí han imitado mucho el modelo de escritorio que Apple ha creado para sus tabletas con iPadOS. Tenemos un ‘dock inferior’ que nos dará acceso directo a las apps que más utilicemos y las que tengamos abiertas. También tendremos módulos de calendario, del tiempo y una variada selección. Si te sientes más cómodo con una vista de escritorio tradicional, también se podrá activar EMUI Desktop, que trata de imprimirle un aspecto más clásico y alejado de la interfaz de tableta.

Hay varias formas de utilizar la multitarea, incluyendo una que nos permitirá tener abiertas dos ventanas de la misma app abiertas al mismo tiempo. Por supuesto, el dispositivo está preparado para comunicarse con los teléfonos de la marca y tener el escritorio de un Huawei P40 o del que sea en el escritorio de la tableta. Incluso se puede utilizar como pantalla secundaria de un portátil Windows, tanto replicando el contenido o como segundo escritorio.

Las apps, es la cuestión

¿Y las aplicaciones qué? Es probable que, a pesar de todos los esfuerzos de Huawei, sigan siendo el principal motivo de rechazo de sus tabletas. Todo depende de la dependencia que tengas de los servicios de Google. Y no hablo de Gmail, que al final uno puede activarlo en un gestor de correo como cualquier otro servicio.

Por ejemplo, a Maps solo se puede acceder a través de la versión web, con las limitaciones que tiene y ofrecen Petal Maps, una alternativa algo más pobre pero relativamente solvente. Insisto en que esto no es un móvil y no vas a necesitar moverte con la tableta en la mano con la ruta abierta.

placeholder Spotify en Harmony OS. Foto: M. Mc
Spotify en Harmony OS. Foto: M. Mc

Si quieres utilizar YouTube ocurre tres cuartas partes de lo mismo: tienes que hacerlo a través del navegador. Pero esto es exactamente igual en tu portátil Windows… ¿o no? Con Drive puedes también utilizar esta vía, pero yo por ejemplo a la hora de utilizar 'Google Docs' o ‘Spread Sheets’ (el Excel de marca blanca de Google) me he encontrado fallos puntuales que no me han dado cuando lo he utilizado en otras plataformas. Si necesitas WhastApp debes saber que no podrás traer ningún respaldo que esté apoyado en Drive (de la misma manera que no puedes llevar a iOS). Esto ocurre con cualquier app que funcione así. También he de decir que yo he utilizado WhatsApp en esta MatePad 11 solo a través de WhatsApp Web, no necesito una app nativa.

Han hecho un importante trabajo para aumentar el catálogo de App Gallery y reducir la brecha que le separa de Google Play (aún significativo), lo que les ha permitido conseguir meter ‘imprescindibles’ como Spotify, Netflix o Amazon Prime Video.

App Gallery, Petal Search y accesos web. Ese es el trio de cartas a los que se encomienda Huawei

Sin embargo, para las que no están disponibles en su tienda, Huawei ofrece una solución: Petal Search. Se trata de un buscador que localiza APK en diferentes proveedores. Cuando eliges el resultado, pinchas y en pocos segundos tienes el acceso y la app funcionando. Yo lo he utilizado para lograr tener acceso a servicios como Twitter, Netflix o Disney +. El principal problema es que estos paquetes no son iguales que los que te puedes encontrar en una tienda de app. Es probable (me ha pasado con un par de juegos) que den errores a la hora de la instalación y tengas que recurrir a otra plataforma. También hay que decir que los proveedores de APK han mejorado mucho en los últimos años, así que esto no es el desmadre que podía ser hace un lustro. Además, para que estés tranquilo, Harmony OS hace un escaneo de seguridad previo a la instalación para comprobar que no tiene ningún tipo de malware y así poder ejecutar el archivo. Obviamente, un sistema asi ofrece menos garantías que lo que ofrecen tiendas oficiales como la propia App Gallery, App Store o Play Store.

placeholder MatePad 11. Foto: M. Mc
MatePad 11. Foto: M. Mc

También te puedes encontrar que algunas apps muy específicas que utilizas en tu día a día no estén disponibles ni en la tienda ni en Petal Search y te tengas que conformar con acceso web, si es que el servicio en cuestión lo facilita. Es lo que ocurre con HBO, que cuando intentas acceder por el navegador te pide que te descargues una app que no está disponible.

Luego, en el caso de apps muy concretas, te puedes encontrar con ciertos problemas inesperados. A mí me ocurrió cuando probé el P40 Pro con 'Pocket', una app que sirve para guardar lecturas que te encuentras por internet. Podía acceder vía web pero no tenía la posibilidad de utilizar la app (no disponible ni con el truco de la APK) ni a la extensión para el navegador, me encontré con que no podía añadir URLs. Ahora la APK está disponible y lo que he tenido que hacer ha sido instalar un navegador de Opera y no el de Chrome para contar con esa posibilidad.

La menor dependencia de los servicios de Google en una tableta, facilitan adoptar HarmonyOS

Hay que puntualizar, además, si nada de esto te convence, siempre tienes la opción de instalar por tu cuenta y riesgo los servicios de Google y utilizar esto como si fuera una tableta Android normal y corriente. En internet puedes encontrar diferentes formas de hacerlo.

Hasta aquí la prueba de la MatePad 11. El software, aunque ha mejorado mucho, sigue siendo una importante fuente de dudas para muchos. A mí mismo me siguen suscitando algunas, pero esta nueva normalidad de Huawei, al menos en las tabletas, está mucho más cerca de la antigua que lo que estaba hace un año. Esas dudas son completamente lícitas. Solo quiero volver a insistir en una cosa: una tableta no es lo mismo que un móvil y la menor dependencia de los servicios de Google, junto a las mejoras de App Gallery y Petal Search así como los accesos web, hacen que si te convence en lo técnico, darle otra oportunidad a Huawei no sea la locura (si eres consciente de las limitaciones) que parecía cuando la furia de Trump cayó con fuerza sobre ellos.

Huawei IPad App