El Gobierno presenta su polémica Carta de Derechos Digitales para "no dejar a nadie atrás"
  1. Tecnología
Tras un año de trabajo y dos consultas

El Gobierno presenta su polémica Carta de Derechos Digitales para "no dejar a nadie atrás"

"Proteger, defender y ampliar" los derechos de los ciudadanos en entornos digitales. Es el objetivo de este documento que ha sido ampliamente criticado por su falta de utilidad

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene durante la presentación de la Carta de Derechos Digitales. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene durante la presentación de la Carta de Derechos Digitales. (EFE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado esta mañana de la mano de la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, la Carta de Derechos Digitales, un documento que pretende "proteger, defender y ampliar", en palabras de Sánchez, los derechos de los ciudadanos en los entornos digitales. La carta se ha oficializado tras más de un año de trabajo, dos consultas públicas y polémica por la verdadera utilidad de la iniciativa, que no tendrá carácter normativo y servirá simplemente de guía para la elaboración de futuras leyes.

Con su presentación oficial, el Gobierno ha dado hoy el último paso en la puesta en marcha de la Carta de Derechos Digitales, cuyo principal objetivo, según Pedro Sánchez, es "proponer un marco de referencia para la acción de todos los poderes públicos, un marco para navegar en un entorno digital que facilite y desarrolle todas las oportunidades de los ciudadanos". En definitiva, explicó, es un documento que "sirve de guía para desarrollar políticas públicas que no dejen a nadie desprotegido ni atrás".

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

La carta aborda de forma general los derechos de los ciudadanos en seis ámbitos diferentes, desde la igualdad y la participación en el entorno laboral y empresarial hasta los derechos digitales en entornos específicos como la inteligencia artificial. Sánchez destacó de hecho la importancia del texto en este frente, y su utilidad para asegurar, por ejemplo, que los algoritmos no discriminen a las personas o que los ciudadanos tengamos derecho a solicitar intervención humana en decisiones tomadas por un 'software' o inteligencia artificial. El presidente del Gobierno reiteró hasta en cinco ocasiones que, con esta iniciativa, España se sitúa en la vanguardia europea y mundial en la protección de los derechos digitales de los ciudadanos.

placeholder El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la secretaria de Estado de Digitalización, Carme Artigas (izq.); la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant; la ministra de Justicia, Pilar Llop, y la vicepresidenta primera, Nadia Calviño. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la secretaria de Estado de Digitalización, Carme Artigas (izq.); la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant; la ministra de Justicia, Pilar Llop, y la vicepresidenta primera, Nadia Calviño. (EFE)

"Me parece bastante sorprendente que Sánchez diga que estamos a la vanguardia en este terreno cuando en realidad llegamos tarde", explica Gemma Galdón, quien formó parte del equipo inicial de asesores del Gobierno para el desarrollo de la carta y trabaja con Naciones Unidas, OECD o la Comisión Europea en asuntos de digitalización. "La propia Comisión Europea ya presentó su propia Carta de Derechos Digitales en la Declaración de Lisboa del año pasado, que firmaron los 27 países miembros. Está bien hacer una especie de versión española y que exista, pero la realidad es que llegamos bastante tarde".

Especialistas como Galdón señalan, además, que el documento falla no solo en las formas, sino también en el contenido y en la manera en la que aborda los diferentes frentes digitales. "La carta genera mucha inseguridad jurídica, ya que contradice legislación existente. En otros aspectos, está directamente obsoleta, ya que por ejemplo aboga por la autorregulación de las grandes plataformas de internet cuando se ha demostrado que esa estrategia ya ha fracasado. Precisamente, la línea de Europa y EEUU ahora es regular porque la autorregulación no ha funcionado", señala Galdón.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

Esta y otros expertos señalan las mismas contradicciones en aspectos como el llamado 'derecho al pseudoanonimato', que defiende la carta presentada hoy por el Gobierno, cuando otros países e instituciones lo que en realidad están empujando es defender el derecho al anonimato al completo y a los sistemas robustos de cifrado para asegurarlo. "Es un documento que genera muchas dudas. Por ejemplo, en España ya tenemos una ley que dice que todos los sistemas públicos que tomen decisiones automatizadas deben ser auditados. Sin embargo, no se ha hecho ni una sola auditoría al respecto", dice Galdón. "Esto no va tanto de elaborar cartas, sino de que se cumpla la ley que ya existe. Está bien que se haya presentado, es un paso, pero estaría mejor que también fuera útil".

Pedro Sánchez
El redactor recomienda