Es noticia
Menú
Probamos los mejores móviles 'low cost' para los que les importan un bledo los móviles
  1. Tecnología
TE VAN A DAR LO QUE TE VAN A DAR

Probamos los mejores móviles 'low cost' para los que les importan un bledo los móviles

Hay personas que no quieren gastarse más de 200 o 100 en un móvil. Aquí va una selección de seis terminales que destacan por una o más cualidades en esa franja de precio

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Hay personas que cuando les hablas de un 'smartphone' te miran con una indiferencia solo comparable al del ganado cuando el tren pasa cerca. Les importa un huevo el número de cámaras, que el procesador sea 'octa core', tenga NPU o GPU o que tenga una pantalla que sea capaz de 'pasar' 120 frames por segundo. Es probable que alguna de estas cosas les suene a chino, igual que la marca que probablemente acaben comprando. Porque lo único que les importa es que cueste poco. Si son 150 euros, mejor que 200. Cuando se les pregunta qué esperan de su teléfono, contestan pues que eso mismo: que sea una teléfono. No que sea una cámara de fotos o una consola de bolsillo. Lo que les importa es que puedan llamar, mandar WhatsApps y ya. Bueno y que no se funda la batería en un abrir y cerrar de ojos.

Foto: Foto: EC.

Hay veces que puedes mirar a tu alrededor y tener la sensación de que solo hay iPhones. Pero la realidad es completamente diferente. Realmente diferente. La mayoría de teléfonos que se venden en España están por debajo de los 300 euros. Es cierto que entre los 200 y los 300 euros hay modelos muy muy interesantes, pero también es cierto que hay usuarios que no quieren gastarse más... Así que hemos probado una buena selección de terminales baratos para elaborar un listado de los mejores de ellos. Y todos se pueden encontrar por debajo de los 180 euros. Porque aunque uno vaya a gastar poco, todos queremos aprovechar cada euro al máximo.

Realme 8 (desde 179 €)

Esta submarca de los propietarios de Oppo, Vivo y OnePlus se está empezando a convertir en un rival a tener en cuenta por Xiaomi, el rey de lo 'low cost'. Y lo ha hecho con propuestas como este Realme 8, uno de los teléfonos más completos que se pueden encontrar por debajo de los 200 euros. Rematado en cristal templado, es un terminal muy ligero. Viene con una pantalla con resolución Full HD+ (Super AMOLED) de 6,4 pulgadas, con un brillo como para ofrecer una experiencia muy buena tanto en interiores y exteriores. Por este rango de precios, es de los mejores paneles que puedes encontrar y además viene con el lector de huellas escondido bajo la pantalla. Del diseño destacar que cuenta con conexión jack para auriculares físicos.

placeholder Realme 8. Foto: M. Mc
Realme 8. Foto: M. Mc

El modelo Pro cuenta con un procesador Snapdragon, pero en este caso tenemos un Helio G95 de Mediatek, acompañado por 4GB de RAM. El rendimiento da de sobre para cosas básicas e incluso puede mover algún juego con cierta carga gráfica. Sin embargo, si eres de lo que vas a utilizar muchas 'apps' en paralelo o eres de lo que utilizas juegos exigentes en algún momento, mi consejo es que te vayas a la versión de 6GB de RAM, que supone un coste adicional de 30 euros, ya que en algún momento puedes echar en falta algo de potencia y fluidez al pedirle que dirigiera trabajos más pesados. El almacenamiento en la versión básica es de 64GB. En la superior, de 128. En ambos casos por microSD. En el apartado de conectividad contamos con NFC, wifi dual así como conexión LTE.

Una de las cosas más interesantes de este smartphone es su combinación entre buena autonomía y carga rápida. Sus 5.000 mAh de batería nos dan, con un uso medio, para día y medio de autonomía. Recargarlo entero, gracias al cargador incluido, nos llevará poco más de 65 minutos.

En la parte trasera nos encontramos cuatro cámaras. Lo cierto es que solo he encontrado verdadera utilidad al sensor principal de 64MP y a un ultra gran angular de 8MP. Sin embargo, esta última lente sabe a poco y es poco ambiciosa, sufriendo un poco más de lo deseable en situaciones algo complicadas. Pero no podemos olvidar que estamos ante un móvil de menos de 200 euros. Lo mismo que hay que tener en cuenta cuando utilizamos la cámara de selfie de 16 megapíxeles.

placeholder Realme 8. Foto: M. Mc
Realme 8. Foto: M. Mc

En general me parece un móvil bien equilibrado para este precio y la principal duda que te puede surgir es la que mencionaba en el apartado del rendimiento. ¿Y el 5G? ¿Qué pasa con el 5G? También hay una opción que es el Realme 8 5G, un móvil con una pantalla con 90HZ, una cámara algo más discreta y una autonomía ligeramente más corta. Esos son los peajes para disfrutar de esta nueva conexión.

Xiaomi Redmi Note 8 2021 (Desde 158€)

La reedición de un clásico reciente. Fue uno de los móviles más vendidos en el mundo en 2019 y ahora Xiaomi quiere estirar el chicle con una renovación, que puede saber a poco, visto que el trabajo se ha centrado básicamente en cambiar el procesador y poco más. Eso no hace que por el precio al que a día se puede encontrar (a partir de 158 euros) sea un terminal que nos puede ofrecer bastante por lo que pagamos.

Tenemos un diseño calcado al de hace dos cursos, que sin embargo se mantiene dentro de los cánones de la gama de entrada. El teléfono cuenta con un lector de huellas en la parte trasera, rematada con cristal templado y un notch en forma de gota coronando la pantalla. Una pantalla que no es OLED, sino una IPS LCD de 6,4, de resolución Full HD+. Sin embargo, rinde bastante bien y ofrece lo suficiente para manejarnos bien con este teléfono. Una de las cosas que más me gustan es que opta por un diseño algo más alargado, algo que siempre facilita el agarre. Nos volvemos a encontrar con puerto jack y en este caso me ha parecido que el sonido (tanto en altavoces como conectándolo a auriculares) estaba un punto por delante de sus competidores. Algo que he agradecido al utilizar el manos libres para hablar.

placeholder Redmi Note 8 2021. Foto: M. Mc
Redmi Note 8 2021. Foto: M. Mc

En su interior viene con un Helio G85. Es un procesador de Mediatek (que parece ser el fabricante que más se está aprovechando de la escasez de chips, al captar encargos que en otro caso irían para Qualcomm) que viene jalonado con 4GB de RAM. De nuevo nos encontramos con una potencia que va a saber a poco si lo quieres para algo más que lo habitual del día a día. Sin embargo, si eres de esos que solo utilizan el móvil para WhatsApp, buscar algo en Maps, hablar y poco más, vas bien servido. Los problemas aparecen a la hora de usar juegos que tengan un apartado gráfico algo exigente, por mínimo que sea. La memoria es de 64GB, ampliable por microSD.

Viene con Android 11 de serie, así que podemos esperar actualizaciones durante un tiempo razonable. Personalmente me hubiese agradado que dejasen casi limpio el software y no le calzasen MIUI 12.5 encima para tener un extra de frescura. Pero es una capa de personalización que tiene múltiples opciones si eres de los que te gusta poner el sistema operativo a tu gusto.

placeholder Redmi Note 8 2021. Foto: M. Mc
Redmi Note 8 2021. Foto: M. Mc

En el apartado de la cámara, nos encontramos todo el rato con una de cal y otra de arena. Obviamente, y como suele pasar siempre, lo único que merece la pena es la lente principal y el ultra gran angular. Durante el día te puede dar buenas tomas y el modo noche te puede hacer un apaño cuando escasea la luz. El ultra gran angular cumple su función sin ningún tipo de estridencia, siempre que haya claridad suficiente. Me ha sorprendido el buen desempeño del modo retrato a la hora siluetear a la gente, pero hay que escoger bien el encuadre para que el fondo no salga quemado. Estas sensaciones se han repetido en la cámara frontal.

En lo que se refiere a la autonomía, buenas sensaciones. Y eso a pesar de que tenemos tan solo 4.000 mAh de batería. Da para pasar la jornada bien, a pesar de alejarse de los 5.000 mAh. Incluso si eres de lo que utilizas muy poco el móvil y no le haces demasiado caso es probable que puedas estirar hasta bien entrada la mañana del segundo. Viene con carga rápida de 18W para darle un chute rápido antes de salir de casa.

La gran ausencia que tiene este 'smartphone' es el NFC. Algo que automáticamente lo descarta para aquellos que quieran utilizar el móvil para pagar. Sin embargo, todavía hay muchos que no lo hacen. Insisto, que por 158 euros, si te gusta Xiaomi, es un terminal con buena relación calidad precio.

Samsung Galaxy M12 (desde 179€)

Aunque Samsung ha estado bastante arrinconada en la gama baja por la irrupción de fabricantes chinos, lo cierto es que ha conseguido alguna propuesta interesante últimamente. Una de ellas es este Galaxy M12, un móvil de 6,5 pulgadas que no esconde su condición de 'low cost'. Está fabricado en plástico. Sin embargo esto no es un problema porque solucionan bastante bien la papeleta. Se siente bien en la mano y no es un móvil cutrón, a pesar de ser menos 'premium' que otros materiales. La pantalla es una TFT LCD, con un brillo correcto, algo terrenal en exteriores, pero correcto al fin y al cabo.

Aquí la mayor pega que veo es que hayan optado por una resolución HD y no una Full HD. No va a ser una diferencia abismal en el día a día pero lo cierto es que se agradece, especialmente a la hora de ver vídeos, ese 'extra'. Para compensarlo, tenemos un brillo suficiente (siempre se echa en falta algo más) así como una tasa de refresco de hasta 90Hz. Aún así, insisto, déjame en 60Hz y dame una mayor cantidad de píxeles.

placeholder Samsung M12. Foto: M. Mc
Samsung M12. Foto: M. Mc

Tener HD y no algo mayor también tiene sus beneficios. Conlleva un menor gasto energético. Y eso le permite alcanzar una autonomía que, en mi caso, me ha dado para pasar dos días sin la más mínima preocupación y todavía sobrarme un 15% antes de ponerlo a cargar. Es uno de los mejores teléfonos asequibles que podemos encontrar en este sentido. En su interior lleva un Exynos 850 con 4GB de RAM y 64 de almacenamiento interno, ampliable. Está bien optimizado y en el día a día no me he puesto a maldecir en ningún momento porque me haya matado.

Si vienes de un terminal de gama media notarás que falta frescura y que a veces no puedes utilizar todo lo que querrías al mismo tiempo. Igual que en el caso de Xiaomi, parte de la culpa la tiene una capa como ONE UI, que tiene que hacer todavía trabajo para aligerarla. Pero a la hora de la verdad, en mis quehaceres habituales, le pongo poquísimas pegas dentro de lo que se puede esperar en esta categoría.

Cuenta con un sensor principal de 48 megapíxeles que es bastante versátil y que responde bastante bien en múltiples situaciones y hace un buen trabajo de HDR para evitar tomas sub o sobreexpuestas. Incluye un gran angular, de 5 megapíxeles, que se queda corto en lo que se refiere a resolución, que da para echar unas tomas más abiertas siempre que haya iluminación suficiente. Los otros sensores vuelven a quedar en lo anecdótico. La cámara frontal funciona de forma decente siempre que haya luz suficiente. Sufren los Galaxy más caros, como no va a sufrir este que no deja de ser un modelo barato.

placeholder Samsung M12. Foto: M. Mc
Samsung M12. Foto: M. Mc

En este caso volvemos a encontrarnos con el mismo problema que presentaba el Redmi Note 8 2021: no tiene NFC. Si estás pensando en Samsung o Google Pay, olvídate de ello. Este M12 se puede encontrar a partir de 179 euros.

Poco M3 Pro 5G (desde 169€)

Si quieres encontrar un móvil por menos de 200 euros que te ofrezca 5G, hay pocas opciones. Y probablemente este Poco M3 Pro 5G sea la mejor. Esta marca blanca creada por Xiaomi y que ahora funciona como una división aparte ha heredado todo la experiencia a la hora de crear móvil baratos. En este caso, existen pocas razones para no decantarse por él, más allá de los gustos personales. El aparato está diseñado en cristal templado y la marca Poco, aunque ha dejado de ocupar toda la parte trasera como ocurre en otros modelos, sigue siendo muy visible, destacando junto al módulo de cámara. Si algo malo se le puede sacar es que es un auténtico imán para las huellas.

placeholder Poco M3 Pro 5G. Foto: M. Mc
Poco M3 Pro 5G. Foto: M. Mc

Una de las mejores cosas que ofrece este móvil es la pantalla. Cuenta con una pantalla Full HD+, con tasa de refresco de 90Hz y que luce bien tanto por brillo, como por colores como ángulos de visión. El lector de huellas en este caso no está bajo el panel, sino en un lateral. Es una posición que hay a gente que le parece muy natural, pero lo cierto es que no termino de acostumbrarme.

En el interior contamos con un Mediatek Infinity, un procesador bastante bien equlibrado y que llega con 5G. En este caso, el POCO M3 se puede comprar con 4GB de RAM o con 6. La versión básica cuesta 180 euros y te da 64 GB de almacenamiento. La de 6GB, que cuesta 199 euros, te dobla la memoria interna.

Una de las cosas más llamativas es que ese salto al 5G no supone un lastre en la autonomía. Obviamente si lo único que te preocupa es que el móvil aguante horas y horas sin pasar por el enchufe y te da igual esa conexión, pues obviamente puedes encontrar otros modelos. Pero tenemos un terminal que nos dará para pasar solventemente la jornada. La carga rápida, de 18W, no es tan rápida como sus rivales. Carga un tercio del depósito en media hora. Algo que le deja por detrás de la competencia.

placeholder Poco M3 Pro 5G. Foto: M. Mc
Poco M3 Pro 5G. Foto: M. Mc

Una buena pantalla, una autonomía decente, un diseño que huye del plástico y 5G. ¿Por algún lado habrán recortado? Sí, en las cámaras. Ofrecen una configuración bastante pobre. No hablamos ya de que cuatro cámaras se salven dos. Sino de que tres, solo se salva una. El sensor principal de 48 megapíxeles viene jalonado por un objetivo macro y uno de profundidad, ambos de 2 megapíxeles.

Te da para sacar unas fotos sin grandes expectativas durante el día y sin grandes alardes. Incluso el modo retrato, que estaba relativamente bien implementado el Xiaomi Redmi Note 8 2021 aquí funciona bastante peor. El Poco M3 Pro 5G tiene varios argumentos para seducir a los que busquen un móvil barato, pero no es la cámara uno de ellos.

Por lo demás va bien servido. Trae Android 11 corriendo bajo la versión de MIUI para Poco y en la parte de conectividad va bien servido. 5G, Bluetooth 5.0, NFC y dual wifi.

Wiko Power U30 (desde 169€)

Hace tiempo que este fabricante francés, adquirido por una compañía china, no daba mucho que hablar. Ahora lo hace con una nueva hornada de teléfonos baratos que han bautizado como Wiko Power U20 y Wiko Power U30. Este último modelo se ha colado en esta lista gracias a una especificación que le hace destacar. Y es que este dispositivo cuenta con 6.000 mAh de batería.

Esa cifra me ha dado para cubrir más de tres jornadas sin problema haciendo un uso contenido del móvil antes de cargarlo. Para lograrlo, entre otras cosas, tiene una función que al activarla identifica cuáles son las apps que más gastan y las deja fuera de juego mientras está activa. A esto hay que sumar el cargador de 18W que viene incluído en la caja y que nos servirá para darle un chute rápido.

placeholder Wiko Power U30. Foto: M. Mc
Wiko Power U30. Foto: M. Mc

Por lo demás es un móvil 'low cost' corriente, que no tiene mayores expectativas que cubrir tus necesidades justas y mantenerte alejado del enchufe como ningún otro. Tenemos un cuerpo de plástico que remarca su condición de terminal barato. Sobre el diseño caben destacar pocas cosas más que un lector de huellas situado en la parte trasera y la presencia de conector jack para auriculares. Tenemos una generosa y espaciosa pantalla de 6,82 pulgadas, con un formato alargado para facilitar su agarre en la mano. Lo malo, de nuevo que nos encontramos con resolución HD+, en lugar de Full HD. Bien por el tamaño si buscas un panel generoso, algo justo en lo que se refiere a la calidad de imagen. En el brillo o el contraste nada que destacar ni para bien ni para mal.

En lo que se refiere al procesador contamos con un Helio G35 y 4GB de RAM. Es una potencia muy justita para hacer otra cosa que no sea lo básico (llamar, leer mails o mensajes, usar el Whatsapp). De vez en cuando, como a la hora de abrir la cámara, nos encontramos que el móvil peca de falta de fluidez. Lo dicho en el apartado de rendimiento tiene un aprobado más bien justo. Y eso que nos encontramos un Android bastante limpio, sin una personalización por parte de la marca muy exagerada que consuma recursos. Bien por Wiko en ese punto.

placeholder Wiko Power U30. Foto: M. Mc
Wiko Power U30. Foto: M. Mc

Las cámaras tienen de nuevo una configuración triple, con un sensor principal de 13 megapíxeles, un QVGA y un sensor de profundidad de 2 megapíxeles. De nuevo, un modelo muy modesto en el aparato fotográfico. En el apartado de conectividad, una carencia bastante repetida: no tiene NFC. Tampoco tiene Wifi dual y solo se puede conectar a wifi de la banda de 2,4Ghz.

Realme C21 (desde 99€)

placeholder Realme C21. Foto: M. Mc
Realme C21. Foto: M. Mc

Para terminar esta selección bajamos todavía más el rango de precios y nos metemos por debajo de los cien euros. Y ahí, probablemente, solo me atrevería a recomendar un móvil como el Realme C21, que ya se puede encontrar por apenas 99 euros. Aún así trataría de convencer al comprador para estirar un poco más el presupuesto y se fuese a un modelo algo más caro. En este rango de precios es casi imposible encontrar algo más potable que esto. El diseño está acorde a su precio. Un plástico ramplón sin ningún tipo de ínfulas que cuenta con sensor de huellas en la parte trasera. Cuenta con una pantalla LCD de 6,85 pulgadas y resolución HD+. El panel es muy corriente y no esperes grandes alardes, ni grandes contrastes ni un brillo que te permita trabajar bajo una solanera de espanto. Pero, a pesar de todo, cumple su función.

Está equipado con el Helio G35 que también trae el Wiko y ofrece configuraciones de 3 y 4GB de RAM. Mi consejo es que te vayas siempre a la máxima RAM posible. Con la memoria pasa lo mismo. La versión inicial con 32GB, una cantidad que a día de hoy se llena en un abrir y cerrar de ojos. Si entra en tu presupuesto, coge la versión de 4/64GB para no sufrir tantas estreceches.

placeholder Realme C21. Foto: M. Mc
Realme C21. Foto: M. Mc

Con 5.000 mAh de batería te da para pasar día y medio o dos días si te pones en modo ahorro y haces un uso muy acotado del teléfono. No hay ni rastro de carga rápida pero tampoco hay rastro del USB tipo C. Hay que conformarse con un USB tipo normal. Tenemos unas cámaras muy normalitas, en donde el sensor de profundidad y el sensor principal de 13 megapíxeles, se complementan con un sensor monocromo, que te puede dar algo, no mucho, de juego si te gusta sacar fotos en blanco y negro. Eso sí, su resolución está limitada a 2 megapíxeles. La cámara frontal con 5 megapíxeles también da para cubrir la papeleta.

Aunque aquí se trata de contener el dinero al máximo, hay una sorpresa agradable. NFC y Bluetooth 5.0. Algo que personalmente me ha sorprendido. Por eso creo que ahora que ha bajado de precio es el único móvil por debajo de cien euros que recomendaría alguien.

Hay personas que cuando les hablas de un 'smartphone' te miran con una indiferencia solo comparable al del ganado cuando el tren pasa cerca. Les importa un huevo el número de cámaras, que el procesador sea 'octa core', tenga NPU o GPU o que tenga una pantalla que sea capaz de 'pasar' 120 frames por segundo. Es probable que alguna de estas cosas les suene a chino, igual que la marca que probablemente acaben comprando. Porque lo único que les importa es que cueste poco. Si son 150 euros, mejor que 200. Cuando se les pregunta qué esperan de su teléfono, contestan pues que eso mismo: que sea una teléfono. No que sea una cámara de fotos o una consola de bolsillo. Lo que les importa es que puedan llamar, mandar WhatsApps y ya. Bueno y que no se funda la batería en un abrir y cerrar de ojos.

¿Me lo compro?
El redactor recomienda