Seis meses después, la PS5 te da una buena razón para que des el salto a esta generación
  1. Tecnología
SIGUE SIENDO DIFÍCIL CONSEGUIRLA

Seis meses después, la PS5 te da una buena razón para que des el salto a esta generación

'Ratchet & Clank: Una dimensión aparte', además de demostrar que tiene los mimbres para ser el Mario de Sony, muestra por fin las virtudes de una generación de consolas que aún tienen margen de crecimiento

placeholder Foto: Foto: Sony PlayStation
Foto: Sony PlayStation

Es cierto que Sony no necesita muchos más argumentos que poner en circulación una nueva generación de consolas para que miles de personas se lancen a las tiendas y a las páginas webs de medio mundo para hacerse con una de estas máquinas. La escasez de semiconductores, que está impactando a múltiples mercados y productos, no lo está poniendo fácil por lo que hacerse con una PlayStation 5 está realmente complicado. Cada vez que aparecen en internet poco tardan en evaporarse y colgar el cartel de no hay 'stock'. Es probable que incluso sin estar la producción tan limitada se hubiesen visto problemas, por la demanda y la expectación que genera, un lanzamiento así.

Foto: Foto: EC.

Así llevamos desde noviembre, el mes escogido por la marca japonesa para poner en circulación su nuevo y poderoso invento, solo unos días antes de que el eterno aspirante a su trono, Microsoft, hiciese lo propio.

Sin embargo no ha sido hasta mediados de 2021 cuando hemos visto la primera gran razón, el primer gran argumento, para dejar de mirar a nuestra PlayStation 4 y empezar a plantearse hacerse seriamente con una PS5. Y no es otra que ' Ratchet&Clank: una dimensión aparte'. Este título es el primer gran exclusivo de la nueva generación y, probablemente, es la primera demostración de que pueden hacer unos aparatos, tanto la PS5 como la Xbox Series X, que suponen un avance cualitativo frente a la anterior generación.

Hablar de 'Ratchet&Clank' es hacerlo de una de las sagas más consolidadas no solo ya de esta consola, sino de toda la industria. Está a punto de cumplir dos décadas. Apareció por primera vez en 2002. Y desde la PS2, que se había estrenado dos años, no ha fallado a ninguna generación: todas las 'Plays' han tenido su correspondiente entrega. Con la nueva edición vuelve a reafirmar su carácter de gran juego. El carisma del personaje, una suerte de zorro interestelar que se asocia con un robot bastante salado, se vuelve a demostrar en este videojuego y bien podría convertirse en una franquicia al estilo 'Mario Bros' si la factoría asiática necesitase tener un icono de este tipo. Pero la audiencia de Sony es, a la hora de la verdad, bastante diferente a la parroquia de Nintendo.

Una vuelta de tuerca acertada

Ha pasado un lustro desde el último 'Ratchet&Clank'. En este caso, 'Una dimensión aparte' es la continuación de aquel 'revival'. El inicio se sitúa años más tarde, después de un merecido descanso de los héroes que protagonizan el juego. Sin hacer demasiados 'spoilers' cabe decir que el 'dimensionador', un instrumento para saltar de realidad a realidad, acaba en manos de 'Nefarius', el villano de turno que, después de malearlo un poco, revienta el aparato en cuestión. Eso produce que se rompa el orden de la galaxia y se junten unos mundos con otros, abriéndose puertas entre unos y otros.

En este contexto, el jugador se pondrá a los mandos de 'Ratchet' pero también de 'Rivet', su 'yo' de otra dimensión, que tendrán que trabajar por turnos para arreglar el desaguisado de 'Nefarius' a lo largo de 9 planetas diferentes.

Cabe señalar que cierto que no es un mundo abierto de estos que te pierdas explorando, pero el mimo de los escenarios que han creado en Insomniac Games (el estudio desarrollador de la criatura) lograr calmar esa necesidad que tenemos algunos jugadores, que queremos disfrutar a nuestro aire y sin prisas de una aventura, y tenemos cierta apetencia por perdernos y explorar. Es un juego intencionadamente líneal. Hay un planteamiento/nudo/desenlace en cada episodio, pero tienes la suficiente capacidad de improvisar para no sentirte guiado o encajonado.

placeholder

A esto también ayudan una serie de niveles accesorios'. En el 'cataclismo' interdimensional que se genera por culpa de Nefarius se abren ciertas ventanas en las que uno puede penetrar en medio de una misión para lograr mejorar las habilidades y cualidades del personaje. La idea me recuerda a los santuarios de 'The Legend of Zelda: Breath of the Wild' que metió Nintendo en dicha entrega, en el que pasar por esas mazmorras te ayudaba a conseguir más corazones o resistencia. No era obligado, pero ayudaba a progresar en el juego. Aquí ocurre lo mismo. Si quieres las juegas, las disfrutas y ganas mejoras. Si no, puedes seguir avanzando.

Este 'Ratchet&Clank' tiene todo, o casi todo, lo que se le puede exigir a un título de estas características, que además se ha anunciado con tanto bombo y platillo. Nos enfrentaremos a niveles plataformas, pero también a puzles, salto de raíles y batallas en múltiples escenarios (y con una deliciosa variedad de armas que hay que ir desbloqueando, comprando y mejorando) que pondrán a prueba incluso las habilidades de los más aficionados a los juegos de 'shooters'.

Aprovechando el 'hardware'

A todos estos argumentos, más que suficientes para aquellos fans de la saga, se unen algunos otros. El primero es un acabado gráfico que poco o nada tiene que envidiar a grandes películas de animación. Personalmente, me parece que puede ser algo exagerado equipararlo con una producción que lleve la firma de Pixar. Pero he de decir que he disfrutado como pocas veces con las escenas de la historia del juego, la atención a los detalles, las texturas y, en general, los acabados del juego. El alto nivel en este apartado se deja notar en cuidadas minucias como los pelos de los protagonistas o las pieles de los enemigos que ayudan a crear una atmósfera muy buena. Lo dicho, al ojo humano parece una buena cinta de animación que se puede jugar a 4K a 60 o 30fps.

Esta calidad se consigue gracias, entre otras cosas, a la tecnología de trazado de rayos que incluye la PS5, entre otras cosas. El segundo gran argumento es que empieza a explotar su procesador AMD Ryzen y las virtudes de los hasta 10,3 teraflops de potencia que puede alcanzar. Nos encontramos con una máquina que no sufre lo más mínimo con la exigencia de un juego tan potente, que simplemente le sienta como un guante. Es cierto que el 'Demon´s Soul' era el primer contacto con la nueva generación, pero este es un título diseñado exclusivamente para esta plataforma y se nota mucho.

placeholder

Un buen ejemplo son las mencionadas batallas, donde puedes llegar a encontrarte rodeado, no de múltiples, sino de una infinidad de enemigos por una estrategia torpe. Aquí los saltos entre armas, los efectos gráficos e incluso el uso de portales para trasladarte a otros puntos del campo juego se producen con una fluidez extrema. Lo mismo ocurre con las cargas de menús o recursos. Suceden en un abrir y cerrar de ojos. Lo mismo ocurre con los saltos entre los diferentes planetas. Se produce casi al instante. Esto es algo que se apoya en la capacidad de la SSD de la consola.

La guinda a todo es el uso de los gatillos adaptativos. Esa tecnología que hace que en el NBA 2K, por ejemplo, estos controles se sientan más duros según aumenta el cansancio físico. Pues bien el 'Ratchet&Clank: una dimensión aparte' aprovecha esto para crear una sensación más inmersiva, más completa, que se va percibiendo según aumentamos nuestro arsenal.

PlayStation Sony
El redactor recomienda