Echebarría (Esade): "La digitalización debe alinearse con los valores éticos de la educación"
  1. Tecnología
CONVERSACIONES EN TORNO A LA DIGITIVACIÓN

Echebarría (Esade): "La digitalización debe alinearse con los valores éticos de la educación"

Además de la frustración con el sistema educativo, la brecha digital se traslada con el paso de los años al mercado laboral, y convierte un problema incipiente en algo endémico

En España, el 16% de los alumnos de entre 18 y 24 años no completó la educación secundaria en 2020 ni continuó sus estudios con algún tipo de formación adicional, según cifras de EDUCAbase, publicadas por el Ministerio de Educación y Formación Profesional. La tasa de abandono escolar en nuestro país está por encima de países como Alemania, con un 10,3%; Francia, un 8,2%; Italia, 13,5%, y Portugal, 10,6%. El porcentaje de ‘ninis’ en España también es uno de los más altos de la Unión Europea. Un 17,3% de los jóvenes de entre 15 y 29 años ni estudiaba ni trabajaba en 2020, frente al 7,6% de Alemania; el 13% en Francia; el 22,1% en Italia, o el 9,2% en Portugal, estos países, con cifras de 2019.

placeholder Koldo Echebarría, director general de Esade.
Koldo Echebarría, director general de Esade.

Durante la pandemia, todos los colegios y universidades cerraron sus puertas físicas, y se produjo un auge de la formación virtual y de las clases 'online'. Este contratiempo, obligado y forzado por la crisis sanitaria, amenaza ahora con exacerbar estas brechas educativas entre el alumnado español y constituye uno de los mayores desafíos de la enseñanza en España, según destacaron Koldo Echebarría, director general de Esade, y Luis Pardo, CEO de Sage España y Portugal, durante el segundo encuentro del ciclo ‘Conversaciones en torno a la digitivación’, organizado por El Confidencial, con la colaboración de Sage. El concepto digitivación nace de la suma de digitalización y reactivación económica, dos conceptos que están dominando —junto a la sostenibilidad— el debate público pospandemia.

La brecha tecnológica

“La educación ha estado generando desigualdad, fundamentalmente por dos factores: por segregación escolar reproduciendo los estratos económicos en el sistema educativo, y en segundo lugar por un problema de deserción muy grande que tiene la educación en España”, dijo Koldo Echebarría, director general de Esade. “Si a eso le unes la brecha digital, los dos fenómenos se aceleran en términos de desigualdad y acceso a la educación”, agregó.

El último informe PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) destacaba que en España hasta un 9% del alumnado (alrededor de 543.000 jóvenes) no contaba con ningún ordenador en casa.

"La brecha digital se ha hecho más evidente en este último año entre aquellos que tienen mejor acceso a la tecnología y los que no" (Pardo)

Las 'Estadísticas de la sociedad de la información y la comunicación', que elabora el Ministerio de Educación y Formación Profesional, son igual de rotundas sobre los centros educativos: en el curso 2018-2019, había un terminal informático destinado a tareas de enseñanza por cada 2,7 alumnos matriculados. En términos de banda ancha y conectividad a internet, sin embargo, España ha realizado un gran esfuerzo con un 76,4% de los centros conectados a redes de alta velocidad, mientras que en el curso escolar 2014-2015 solo eran el 25,6%. “La brecha digital se ha hecho más evidente en este último año entre aquellos que tienen mejor acceso a la tecnología y saben también utilizarla mejor en su beneficio y los que no”, añadió por su parte Luis Pardo, CEO de Sage España y Portugal.

Con pérdidas equivalentes a entre tres o cuatro meses de aprendizaje en un año escolar debido a los confinamientos, este retroceso puede suponer —en términos económicos— una caída de los salarios en el futuro y la pérdida de un 1,5% del PIB, según un informe de Esade. Así, la brecha digital en el sistema educativo se traslada con el paso de los años al mercado laboral, y convierte un problema incipiente en algo endémico y crónico. En este sentido, el CEO de Sage España y Portugal destacó que “el 45% de todas las ofertas de trabajo en España tiene algún componente de educación digital”. Sin las competencias necesarias para adaptarse al mercado laboral del siglo XXI, “esto supone que solo en España van a quedarse sin cubrir 350.000 puestos de trabajo en 2021 por falta de formación digital”, agregó Pardo, para destacar la importancia de que los centros educativos y las empresas “estén alineados” en este proceso y trabajen juntos para subsanar estas deficiencias en el currículo.

placeholder Luis Pardo, CEO de Sage España y Portugal.
Luis Pardo, CEO de Sage España y Portugal.

Según el 'ranking' de los principales motores de búsqueda para buscar empleo, los perfiles con una alta formación y especialización laboral en informática se sitúan entre los puestos más demandados por las compañías, como son los desarrolladores de 'software', arquitectos de inteligencia artificial, analistas de 'business intelligence', arquitectos 'cloud', especialistas en 'data' y desarrolladores web, entre otros.

Sin embargo, hay otra lista de habilidades igual de demandadas, pero más difíciles de obtener y desplegar en el mercado laboral: las 'soft skills'. “El Foro Económico Mundial las incluye entre las 10 mayores prioridades en la búsqueda de profesionales. Hablamos de saber resolver problemas complejos, cultivar empatía, saber comunicar, colaborar, cómo crear y cómo cooperar, etcétera. Es un trabajo importantísimo. Muchas empresas están faltas de este tipo de competencias”, explicó el CEO de Sage España y Portugal.

"Hay que saber humanizar esta disrupción tecnológica y centrar la transformación digital en las personas" (Echebarría)

En este sentido, Echebarría destacó la relevancia del “humanismo digital” y “colocar al ser humano en el centro” de los procesos digitales. “Hay que saber humanizar esta disrupción tecnológica y centrar la transformación digital en las personas. No podemos dejar que la tecnología se nos imponga. Hay que alinear la tecnología con los valores éticos de la educación”, dijo el director general de Esade.

Para tratar de cerrar esta brecha digital en la educación y, en consecuencia, en el mercado laboral, el Gobierno prevé destinar 2.400 millones de euros del presupuesto de los fondos Next Generation EU para reducir la tasa de abandono escolar e impulsar la digitalización en el sistema educativo. “Los fondos europeos solo pasan una vez en la vida. Es como un tren que España no puede perder… El tren de la digitalización y, por lo tanto, del futuro”, dijo Pardo, quien también subrayó la necesidad de que el dinero de los fondos “llegue a las pymes del país, porque suponen 99,8% de nuestro tejido industrial y emplean al 72% de la población”.

Oficina técnica para las pymes

Para ello, el CEO de Sage España y Portugal destacó la positiva experiencia de algunos países al crear una Oficina Técnica de Apoyo a las Pymes, la cual además de informar sobre los procesos de licitación pública ayude a los pequeños empresarios con los trámites burocráticos y encuentren un lugar donde plantear sus proyectos y necesidades. “Necesitamos un nuevo modelo de gobernanza más fácil y simple para las pymes”, resumió Pardo.

Los grandes proyectos de inversión público-privada, como los proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica (Perte), serán una de las principales vías para canalizar parte de los 140.000 millones de euros entre créditos y ayudas que España recibirá de Bruselas entre 2021 y 2026. Sin embargo, Echebarría destacó la importancia de desarrollar fórmulas más creativas para que las inyecciones europeas se inviertan de “abajo arriba, y no de arriba abajo”, buscando “la ayuda de una amplia red de intermediarios que trabajan con la pyme”, tanto del mundo de las actividades como del financiamiento, “para que el dinero llegue a los que tiene que llegar”.

La digitalización y automatización de numerosos procesos productivos, sumadas a una economía más verde y sostenible, sacudirán el mercado laboral con una metamorfosis parecida a la desencadenada durante la Revolución Industrial. Cerca del 30% de los trabajos actuales podría llegar a ser automatizado, y algunos de los empleos que se ofertarán en 10 años todavía están por inventar. El reciclaje, la formación continua, los idiomas y el desarrollo de las habilidades sociales serán los grandes desafíos de un mercado laboral en transición.

Esade Sage Group Digitalización Eventos EC
El redactor recomienda