La letra pequeña de la subasta del 5G que retrasará su llegada para todos
  1. Tecnología
El 5G para los virtuales se complica

La letra pequeña de la subasta del 5G que retrasará su llegada para todos

El 21 de julio está marcado en rojo para los operadores: comienza la tan esperada subasta de frecuencias del 5G. Pero su letra pequeña puede provocar que no disfrutes pronto de él.

placeholder Foto: El 5G privilegio de unos pocos (Reuters)
El 5G privilegio de unos pocos (Reuters)

Cuando el Gobierno dio a conocer las condiciones definitivas de la subasta del espectro en los 700 MHz, los titulares se centraron, lógicamente, en la rebaja en el precio de salida. Un 15% menos de lo inicialmente previsto, que los grandes operadores consideraron una rebaja escasa, pero esa no fue la única modificación que beneficia claramente a los interesados en el espectro.

Foto: Los móviles 5G "gratis" se abren paso. (Reuters)

En el borrador de las condiciones para la subasta se incluía la obligación de ofrecer acceso mayorista a las frecuencias. ¿Qué quiere decir esto? Que Movistar, Orange, Vodafone, MásMóvil o cualquier otro operador que se hiciese con las licencias tendrían que compartir, obligatoriamente, ese 5G con los operadores virtuales. Pero es obligación ya no está, se ha esfumado, en contra del criterio del regulador del sector, que insistió en que esa clausula era beneficiosa para el mercado.

Sin esa obligación, los grandes operadores, que serán los que se hagan con los 700 MHz, tienen campo libre para quedarse con el 5G "bueno", porque está es la mejor banda para desplegarlo, para ellos, en exclusiva. Sin el paraguas de una obligación, los virtuales se tendrán que sentar a negociar con sus proveedores de red sin la seguridad de lograr un acuerdo al que no están obligados a llegar. Y si para alguien no es bueno esto, es para nosotros, los usuarios.

Situación actual: cero virtuales con 5G

Partimos de la base de que actualmente ningún operador virtual, hay más de 20 en España, ofrece la posibilidad de conectarse al 5G a sus clientes. Es cierto que tanto la cobertura, limitada en muchos casos a los centros de grandes ciudades, como la tecnología, con un 5G que está lejos de ofrecer sus mejores ventajas, tienen que mejorar y mejorarán con creces, pero de momento la lista de operadores que dan acceso al 5G es más bien escueta.

Tan amarrateguis están siendo Movistar, Orange, Vodafone y Yoigo a la hora de permitir el uso de sus respectivas redes 5G que ni sus segundas marcas cuentan, al menos oficialmente, con tarifas que den acceso al 5G. Solo tienen acceso MásMóvil (que no se puede llamar segunda marca precisamente) y Guuk, su filial vasca, que usa el 5G como arma o ventaja competitiva frente a Euskaltel, al menos mientras sigan siendo rivales. Todo esto deja fuera a los Tuenti, Lowi, Amena y demás marcas lowcost.

Algún virtual pequeño ha querido amagar o prometido que tendrían 5G pronto, pero lo cierto a día de hoy es que el 5G en los virtuales ni está, ni se le espera. El único operador sin red propia que ha sido claro hasta ahora sobre la disponibilidad del 5G para sus clientes ha sido Euskaltel. La compañía vasca, que también explota la marca Virgin, podrá ofrecer a sus clientes la conectividad 5G a partir del 1 de enero de 2022. Parecía tarde cuando lo anunciaron en octubre de 2020, pero visto lo visto, igual hasta es el primer virtual en ofrecerlo.

¿Habrá que esperar a 2022?

placeholder Jaime Pla, CEO de la operadora Suop
Jaime Pla, CEO de la operadora Suop

Más allá de la situación actual, el futuro más próximo no pinta del todo bien, aunque puede depender del proveedor de red de cada virtual. "No tenemos fechas todavía, esperamos que sea antes de fin de año en el modo NSA", ha asegurado a este medio Ernest Pérez-Mas, CEO de Parlem, OMV de ámbito catalán. En su caso, su proveedor de red actual es Yoigo, y no esperan tener problemas para llegar a un acuerdo para acceder al 5G de su anfitrión.

En cambio, desde Suop, que ofrece servicios gracias a la cobertura de Orange, no tienen todavía fecha. "No (tenemos fecha), y no es un tema que hayamos tratado recientemente con nuestro host", transmite Jaime Pla, CEO de la compañía. Igualmente, Pla no duda de que llegarán a un acuerdo. "El operador de red que te aloja también tiene como objetivo que a sus virtuales les vaya bien y si en el mercado se va extendiendo la compartición de 5G a los virtuales, pues acabará llegando a todos." La pregunta es cuándo.

Desde este medio también hemos contactado con Digi, que ofrece sus servicios gracias a la cobertura de Movistar, y ante las mismas preguntas planteada a Parlem y Suop, la única respuesta que hemos podido recoger es que no tienen previsto participar en la subasta del 5G. Aun así, fuentes del sector consultadas nos transmiten movimientos en este operador, el sexto por cartera de clientes tras Euskaltel si queremos hacer un ranking, que apuntan a un cierto interés, tras la incorporación a la compañía de expertos en despliegues. Pero de sus posibles acuerdos con Movistar no sabemos nada.

Los virtuales con acuerdos con Yoigo y Orange serán los que más fácil lo tengan


También dirigimos nuestras preguntas a Finetwork, uno de los pocos virtuales que usa la cobertura de Vodafone, que siempre ha sido de presumir de red y de apenas "prestarla" a operadores virtuales. Desde esta compañía directamente rechazaron darnos su opinión sobre estos asuntos. El resumen hasta este punto parece ser de una actitud abierta en el caso de Yoigo (o el Grupo MásMóvil), mientras que aunque en Suop todavía no tienen un acuerdo con Orange, los franceses sí que lo tienen ya con Euskaltel, por lo que también parecen abiertos a dar acceso a su red 5G.

¿Qué ocurrirá con Movistar y Vodafone? "Las actitudes de Orange y Vodafone respecto a los mercados mayoristas han sido históricamente diferentes, y aunque el pasado no tiene porqué predecir el futuro, es muy posible que estas diferencias subsistan a la hora de cerrar negociaciones, que si creo que estarán abiertas en todos los foros", nos transmite Joaquin Guerrero, Director en NAE y con más de 25 años de experiencia en el sector de las telecomunicaciones en España. "Creo que veremos ofertas de 5G por parte de OMV, pero que tardarán un tiempo en ser relevantes", añade Guerrero.

El precedente del 4G

placeholder Pedro Serrahima, en su época de Director de Pepephone
Pedro Serrahima, en su época de Director de Pepephone

Como apuntan otras fuentes del sector, los operadores con red que se lanzarán a por las nuevas licencias para desplegar 5G pueden estar contentos. "En primer lugar les permite renegociar sus contratos de OMV desde otra posición, pero sobre todo lleva un mensaje implícito de que su discurso de competencia excesiva ha sido comprado por el gobierno y la administración", nos transmiten. Tradicionalmente, los operadores han pagado de sus bolsillos los despliegues y la administración sólo ha colaborado en lugares puntuales, de escaso interés para el sector privado. Algo que es probable que cambie con la llegada de los fondos de recuperación europeos.

Más allá de cuestiones políticas sobre un sector clave como el de las telecomunicaciones, el problema está en los precedentes. En un deja vú que nos remonta a 2014, con el 4G ya en un despliegue masivo los virtuales no conseguían ofrecerlo a sus clientes. Los operadores con red se cerraron en banda, y es que los acuerdos entre ellos y los virtuales ni siquiera mencionaban la nueva generación y todo pasaba por una renegociación de aquellos acuerdos. Yoigo, Orange y Vodafone encendieron sus redes 4G en verano de 2013 y pasaban los meses sin que ningún virtual pudiese ofrecer 4G a sus clientes.

Entre el encendido del 4G y su disponibilidad en OMVs pasó año y medio


Todo acabó con Pepephone haciendo de ariete. El virtual de los lunares, por entonces comandado por Pedro Serrahima, anunció un acuerdo con Yoigo para poder ofrecer 4G porque fueron incapaces de llegar a un acuerdo con Vodafone, por entonces su proveedor de red. Todo acabó como el rosario de la aurora, denuncias mediante porque Yoigo quería revender a su vez la cobertura de Movistar a Pepephone cuando no tenía permiso, y Pepephone acabó llegando a un acuerdo con Movistar, que sí que incluía el 4G. Ya era febrero de 2015, casi dos años después del encedido del 4G, y además otros virtuales se le adelantaron en el proceso.

Por si los precedentes no son suficientes, hay que mencionar un cambio que se ha dado entre el encendido del 4G y el del 5G: los operadores con red ya no están obligados a revender sus coberturas a los virtuales. La CNMC retiró dicha obligación en 2017, y aunque no se hizo notar en el mercado, es una baza a favor de los grandes. A todo operador con red le interesa revender su red, a más llena de usuarios más rentable y más ingresos aporta aunque sean indirectos, pero cada retirada de obligaciones supone abrir la puerta a un peligro, o al menos les da más fuerza a los cuatro grandes operadores.

El 5G mejorará la experiencia 4G

Aquellos que quieran usar el 5G ya lo pueden hacer, solo tienen que pasar por el aro de las tarifas de un gran operador. Y parece que podría seguir siendo así durante un tiempo, al menos hasta 2022. Cierto es también que el 5G de ahora nada tendrá que ver con el que podremos probar en unos meses, mucho más real o con las tan cacareadas ventajas que nos llevan transmitiendo desde hace años: además de más rápido, el 5G ofrecerá sobre todo conexiones en tiempo real, sin apenas retardos en la comunicación. Ésa es su verdadera bondad.

Pero de por medio, con las condiciones de la subasta que se iniciará en unas semanas, los virtuales pueden sufrir en sus carnes la ausencia de una tecnología que ya ofrecen (a sus precios) los operadores con red. Ese sufrimiento dependerá no solo de la tardanza en contar con el 5G, también de la percepción de los usuarios y de sus prisas por dar el salto. "El cliente que busca optimizar su factura a cambio de un buen servicio y un trato cercano no está pensando en cuántas G tiene su cobertura. Pero es cierto que a largo plazo, si eres el único que no dispone de esa tecnología eso te desposiciona respecto al resto, como pasó con 4G/LTE", nos asegura Jaime Pla.

A falta de 5G, el 4G con menos dispositivos conectados ofrecerá una mejor experiencia

"A corto plazo no detectamos demanda muy exigente de 5G; hasta que no estén las redes Stand Alone (SA) no crecerá la demanda y eso no está previsto antes de finales del 2022. A medio plazo nos preocupa que la regulación del ministerio haya suprimido la obligación de dar acceso a los OMV. Pensamos que la Comisión Europea de Competencia obligará al ministerio a revocar esa clara limitación competitiva," transmite Ernest Pérez-Mas. No ha sentado bien la regulación entre los virtuales, aunque la subasta es inminente y es improbable que haya cambios en sus condiciones.

A pesar de las dificultades que puedan encontrar los virtuales, Joaquín Guerrero señala un punto muy interesante. "Incluso los clientes de OMV que por cualquier motivo no puedan acceder a 5G se verán beneficiados porque el tráfico migrará rápidamente a 5G, mejorando la experiencia de todos los clientes, incluidos los de 4G." Así que al menos, si tu operador tarda en ofrecerte 5G, tendrán un 4G más libre gracias a los que sí que puedan disfrutar de la quinta generación de redes móviles. Mal de muchos...

Subasta 5G
El redactor recomienda