Bofetada de la UE a Apple por 'ahogar' a Spotify: las claves del futuro de la App Store
  1. Tecnología
ACUSA DE PRáCTICAS CONTRA LA COMPETENCIA

Bofetada de la UE a Apple por 'ahogar' a Spotify: las claves del futuro de la App Store

Las normas de la tienda de aplicaciones de los de Cupertino son para Bruselas supuestas prácticas monopolísticas. Estas son las claves que pueden cambiar el funcionamiento de un negocio muy rentable

Foto: Tim Cook. (Reuters)
Tim Cook. (Reuters)

La Comisión Europea ha vuelto a levantar su dedo acusador. Contra Apple, una vez más. No es la primera vez que la burocracia continental se planta contra un gigante tecnológico. Tampoco es la primera vez que se enfrenta con los de Cupertino, a quienes llegó a reclamar 13.000 millones en materia de impuestos por los acuerdos fiscales que tenían con el Gobierno irlandés, aunque los tribunales acabaron fallando en contra de Margrethe Vestager, vicepresidenta de la CE y guardiana de la competencia en el Viejo Continente. No es un lío de fisco en este caso el que ha motivado esta bofetada a la multinacional californiana.

Foto: Tim Cook, durante el último Apple Event, celebrado la pasada semana. (Reuters)

Lo que ha sido puesto en el punto de mira ha sido la App Store, la tienda que surte de aplicaciones a los iPhones, iPads y iPods de todo el mundo. A ojos de la UE, esta plataforma, clave en el negocio de la compañía, se ha convertido en un supuesto monopolio, un cortijo donde su supuesto poder le permitiría hacer y deshacer, ahogando la competencia y dopando sus propios productos. Todo para llevarse un mercado millonario que no deja de crecer cada año que pasa: el dinero que consumen en suscripciones y aplicaciones los usuarios de uno de sus teléfonos, tabletas u ordenadores. El detalle, en absoluto menor, que llama la atención es que son ellos con su 'hardware' y su 'software' quienes han creado ese rentable ecosistema. Por tanto, lo que está en juego es dilucidar hasta dónde llega el control de la manzana del mercado que ellos mismos han creado.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

El proceso que ha echado a rodar en Bruselas dista de ser una causa general contra toda la App Store, aunque sus consecuencias pueden afectar al funcionamiento y a la relación con cualquier desarrollador. El campo de batalla será el de la música. No por nada en especial, sino porque fue Spotify el que por 2019 llamó a las puertas de la Comisión elevando una queja sobre el asunto. Desde entonces, un grupo de técnicos ha estado estudiando las pruebas que aportaron y, tras las pesquisas previas, Vestager concluyó: "Al establecer reglas estrictas en la tienda de aplicaciones que ponen en desventaja a los servicios de transmisión de música de la competencia, Apple priva a los usuarios de opciones de transmisión de música más baratas y distorsiona la competencia".

¿Qué significa que Apple sea un 'guardián'?

En la Comisión, se refieren ya a Apple como un "guardián" del mercado de aplicaciones. Dependiendo del bando en que uno se posicione, lo verá de una manera u otra. Si uno lo mira con las gafas de Tim Cook, entenderá esa palabra como tal. El control que ha ejercido la compañía en la App Store le ha permitido, por ejemplo, mantener unos estándares altos de calidad en la experiencia y crear un entorno de seguridad evitando que se colasen desarrollos 'trucha' en sus dispositivos, con muchísimos menos casos de apps que contenían 'malware' que en otras plataformas. Sin embargo, si uno se sube a la atalaya de Daniel Ek, fundador de Spotify, verá el conflicto de otra manera diferente y la palabra 'guardián' se acercará más a la acepción de un oligarca.

Porque lo que confiere a la manzana ese poder es que la App Store es la única vía legal para instalar aplicaciones en sus terminales. Las 'webapps', esas a las que se accede a través del navegador, son todavía una excepción, ya que pierden opciones como el acceso a diferentes sensores del teléfono. En Android por ejemplo la tienda predeterminada es Play Store, pero permite que los diferentes fabricantes instalen las suyas propias.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Samsung lo hace desde hace mucho tiempo. Huawei antes del veto de EEUU lo hacía como complemento pero ahora le ha tocado hacerlo por instinto de supervivencia. Pero no solo eso: Google también permite usar tiendas de 'apps' ya no solo de aquellos que utilizan su sistema operativo para dar vida a los teléfonos que monta, sino otras que se pueden encontrar por internet. Incluso permite utilizar APK, paquetes de instalación, incluso de fuentes desconocidas. Eso sí, esto último bajo la responsabilidad del usuario, que debe activar la opción de permitir fuentes desconocidas.

A vueltas con el 30%

Se puede resumir que Android es una especie de chiringuito de playa. Uno puede llevarse desde su casa su tartera y sus cervezas, sentarse en la arena y no gastarse un duro mientras disfruta de la música del local, aunque lo más habitual es que uno consuma allí por comodidad. iOS, sin embargo, es una cala privada y cerrada a la que solo se puede acceder a través de un dispositivo de Apple. Allí está lleno de 'food trucks' donde los usuarios pueden consumir. Pero hay una condición: de todo lo que vendan allí, Apple se llevará un 30%. Si son suscripciones, 30% el primer año y a partir del segundo, 15%.

¿Sería posible el éxito y la seguridad de la App Store sin ese control de Apple?

De lo que se queja Spotify no es solo de la tasa que tiene que pagar, sino de que no puede hacer promociones. La App Store no acepta que se incluyan enlaces a páginas externas ni tampoco incluir su propia pasarela de pago. Si quiere que la gente pueda darse de alta en el servicio de 'streaming' musical desde estos aparatos, tiene que pagar sí o sí. Hay una alternativa, que es decirle al usuario: "Oye, conéctate a través de internet, te suscribes allí y luego ya vienes aquí". Es lo que hizo en su momento, por ejemplo, Netflix. El problema de esto es que no todos tienen tanto nombre y el proceso de compra se alarga. No hay que olvidar que uno de los mayores atractivos de la App Store es que cientos de millones de personas tienen sus datos bancarios ingresados y para pagar necesitan poco más que un par de toques de dedo.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

Ahí no acaba la rivalidad. Apple decide en su momento lanzar su propia plataforma de 'streaming', porque le toca abrir nuevas vías de negocios. Ellos no tienen que pagar el peaje, porque todo queda en casa. Eso les permite ofrecer un coste de 9,9 euros al mes. Algo con lo que Spotify no puede competir. No hay que olvidar que la compañía a día de hoy sigue sin ser rentable y se encuentra con el problema de que muchos de sus ingresos se van en pagar a los artistas, que ya perciben unos 'royalties' bastante escasos. Como no se puede recortar, no queda otra que elevar el precio del servicio.

Google también cobra ese porcentaje. La diferencia, se lo estarán preguntando, es que Spotify sí puede redirigir a sus clientes y usuarios a páginas externas y propias. La plataforma sueca también afeó a la compañía estadounidense que no le facilitaba desarrollar 'apps' para sus accesorios. Al Apple Watch llegó con varios cursos de retraso y hasta hace pocos meses en los Homepod no se podía elegir este servicio de 'streaming' como predeterminado.

El argumentario de Apple

¿Cómo se defiende Apple de estas acusaciones? La compañía lleva trabajando prácticamente en el argumentaio desde el día que saltó la polémica. Una de las cosas que hizo es encargar y difundir un extenso informe de Boston Consulting Group. En él se recogían las comisiones que se cobraban no solo en tiendas de 'apps', sino en las tiendas digitales de videojuegos, el envío de comida a domicilio o el transporte de viajeros en coches con conductor. La conclusión era que esos cobros estaban en línea con el mercado.

La diferencia con Android no es lo que cobra, sino en que la App Store es la única vía

Pero ese documento no es ni mucho menos la única defensa pública que han hecho. Tim Cook tuvo que testificar junto a Jeff Bezos, Mark Zuckeberg y Sundar Pichai en una histórica comparecencia en el Congreso de los EEUU cuando una comisión bipartita investigaba si los GAFA eran monopolios, algo que concluyeron que sí y que dio pie a que el Gobierno de aquel país llevase la red social y el buscador ante los tribunales por este motivo.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Allí el mandamás de Cupertino expuso varias cosas relevantes para entender su forma de ver el problema. Habló del trabajo que habían hecho empresas como Huawei o Samsung, en un gremio "extremadamente competitivo" como el de los móviles. Venía a decir que hay más marcas y que el usuario no tiene que sentirse preso. También hablaba de que ninguno de los productos que comercializa tiene una cuota dominante en ninguno de los mercados donde lo venden.

Donde sí que tiene un dominio absoluto es en los beneficios que se generan con la fabricación de móviles, como recogen estudios como el de Counterpoint. De cada 10 euros que gana la industria, hay trimestres que Apple se ha llevado ocho. Por último, Tim Cook fue más allá, con una estadística que puede parecer más inocente de lo que realmente es. Habló de que los clientes del iPhone tienen una satisfacción del 99%, según estudios internos de la compañía. En otras palabras, los clientes no ven un problema en el funcionamiento de su ecosistema.

Foto: Imagen: El Confidencial.
EEUU, contra los monopolios de Silicon Valley: el pulso que va a cambiarlo todo
Michael Mcloughlin Infografía: Laura Martín Gráficos: Marta Ley

iMessage, ¿en contra?

Seguro que muchos de estos argumentos se repetirán y se esgrimirán en el largo proceso que se abre ahora después de que la UE haya decidido acusar formalmente a la compañía. Algo que se puede saldar con una multa de hasta el 10% de su facturación anual en todo el mundo.

La decisión llegó en la previa de uno de los juicios que debe resolver uno de los grandes 'tecnoculebrones' del momento, que puede también acarrear cambios en la tienda de apps de Apple. Este lunes arranca la parte central del pulso legal entre la compaía y Epic, desarrollador de 'Fortnite', que el verano pasado montó una revuelta que acabó con el popular juego vetado de la App Store. La razón, instalar sin autorización su propia pasarela de pago, algo terminantemente prohibido por las condiciones de uso. Esta compañía desplegó entonces una campaña en la que pintaba a Cupertino algo así como la capital de una dictadura sin complejos.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Aunque todavía quedan muchas semanas para que se resuelva este episodio se han puesto sobre la mesa cierto hechos relevantes y significativos gracias a las declaraciones previas de algunos testigos. Entre otras cosas ha trascendido una cadena de correos entre altos directivos donde se revelaba cómo Eddy Cue, actual responsable de la división de Servicios y responsable otrora de la App Store, era partidario de crear una versión para Android de iMessage. En el intercambio de mensajes, se veía cómo Craig Federighi, el responsable de Software, respondía a Cue que crear esa versión 'app' de mensajería podría "eliminar las barreras para que las familias con iPhone" comprasen un teléfono con otro sistema operativo a sus hijos. Phil Schiller, otro de los históricos de la manzana, respondía entonces que iMessage era una forma "de dar valor a los usuarios de iPhone".

Estos mensajes vendrían a demostrar, según la visión de Epic, que Apple estaría presuntamente estableciendo barreras para que los usuarios no puedan moverse libremente de sistema. Cue, en el interrogatorio, negó tajantemente ese extremo.

Otro de los episodios clásicos a los que ha recurrido Epic en estos interrogatorios con el fin de retratar a una Apple totalitaria ha sido la ausencia de Adobe Flash de esta plataforma. La idea que flotaba en el gremio es que la manzana desde un principio optó por desechar este estándar, muy popular a la hora de crear contenido multimedia, porque confiaba en el HTML5 con este propósito. Scott Forstall, antiguo gerifalte de desarrollo, aseguró que intentaron llevarlo a sus teléfonos y tabletas, pero que los resultados fueron "vergonzosos". "Flash ha sido un problema, porque la forma en que se conecta a los sistemas ha sido una pesadilla de virus en Windows, incluso en el Mac. Y cuando lo pusimos en marcha en iOS, el rendimiento era simplemente abismal y vergonzoso, y nunca pudo llegar a ser algo que fuera un valor añadido para el consumidor", afirmó Forstall en su declaración.

Spotify
El redactor recomienda