El último pelotazo de Glovo: consigue 450 millones para sus supermercados fantasma
  1. Tecnología
LA GUERRA DE LA ÚLTIMA MILLA

El último pelotazo de Glovo: consigue 450 millones para sus supermercados fantasma

La compañía consigue cerrar la mayor ronda de la historia para una 'startup' española. La firma pretende que sea la hormona del crecimiento para su división de 'q-commerce'

placeholder Foto: Un repartidor de Glovo. (Foto: Reuters)
Un repartidor de Glovo. (Foto: Reuters)

A pesar de los problemas en materia laboral que pueden impactar directamente en su modelo de negocio, Glovo ha vuelto a confirmarse como el gran unicornio 'español'. La compañía acaba de anunciar un nuevo pelotazo: ha conseguido cerrar 450 millones de euros de inversores internacionales. Una cifra jamás conseguida en una sola ronda de financiación, no solo por la empresa de Oscar Pierre, sino en la historia de las 'startups' españolas.

Ha sido la propia plataforma la que ha confirmado que este dinero irá principalmente destinado a su división de 'q-commerce'. Tras este anglicismo, que responde a la expresión 'quick commerce', se encuentra el último negocio en el que Glovo ha metido la pata: los supermercados fantasma. Se trata de locales situados en zonas residenciales, como pueden ser los bajos de una vivienda, donde almacenan productos de alimentación, como carnes, pescados, yogures, cervezas, vino o ginebra, así como otros típicos de la cesta de la compra, para ofrecerlos en apenas media hora.

Foto: Imagen: El Confidencial Diseño.

Esta ronda de financiación ha corrido principalmente de la mano de fondos como Lugar Road Capital o Luxor Capital Group, con sede en Nueva York; pero también ha contado con la participación de anteriores inversores como Delivery Hero, Drake Enterprises y GP Bullhound. A principios de este año, Glovo ya anunció un acuerdo de 100 millones de euros con la compañía suiza Stoneweg para impulsar su red de microalmacenes urbanos.

"Esta inversión nos permitirá crecer en nuestros mercados principales, acelerar nuestra posición de liderazgo en lugares donde ya somos muy fuertes, continuar expandiendo nuestra división de 'q-commerce' y traer más innovación a nuestra oferta multicategoría", ha explicado Oscar Pierre, fundador y CEO de la compañía, que pretende llevar el servicio a las 850 ciudades donde ya están presentes.

placeholder El cofundador de Glovo, Oscar Pierre. (EFE)
El cofundador de Glovo, Oscar Pierre. (EFE)

En España, el servicio, conocido como 'Súper Glovo', está operativo en dos ciudades: Barcelona y Madrid. Durante los meses de la pandemia se beneficiaron, ya que podían funcionar durante 24 horas a diferencia de los establecimientos físicos, algo que levantó la polémica, ya que se podía adquirir alcohol a cualquier hora de la madrugada. Un agujero que se utilizaba por parte de los que organizaban fiestas ilegales fuera de los toques de queda. Sin embargo, con el paso de los meses, a Glovo se le obligó a adaptarse a las mismas restricciones horarias que otros negocios para 'delivery'.

La guerra de la 'última milla'

Los supermercados fantasma, un negocio en el que también se ha metido Amazon, son algo que preocupa a las cadenas tradicionales, que ven cómo les pueden arrebatar un buen trozo del pastel de la compra 'online', un negocio disparado en este año de pandemia. Muchas cadenas como Carrefour o Mercadona han empezado a montar o reconvertir algunos de sus locales en centros de distribución urbana para atender únicamente pedidos 'online'.

El problema de estos locales es que ya no pueden estar en una zona periférica, en uno de los cinturones logísticos a las afueras de las ciudades, si se quiere cumplir con los plazos de entrega en un par de horas o en el mismo día. Esa necesidad de entrar directamente en las ciudades y estar bien conectados con los clientes ha generado en algunos casos protestas por parte de los vecinos, como ya ocurriese con las cocinas fantasma.

En el caso de Amazon y Glovo, supone además un cambio en su forma de operar con los productos de alimentación: ya no negocian con el supermercado, ahora son ellos el propio supermercado. Ambas compañías trabajaban con cadenas como DIA, anteriormente, pero ahora negocian directamente ellas con los proveedores, por lo que las cadenas de alimentación quedan fuera de la ecuación.

Glovo Inversores Comercio electrónico
El redactor recomienda